'Mare of Easttown': lo que más nos ha gustado y lo que menos del final de la serie
HBO
'Mare of Easttown': lo que más nos ha gustado y lo que menos del final de la serie

'Mare of Easttown' ha emitido su último episodio, disponible en HBO España, convertida en una de las series que más conversación ha generado, algo que tal vez no se esperaba cuando se estrenó. La detective de pueblo interpretada por Kate Winslet ha alcanzado el final de la serie y hay unas cuantas cosas que nos han gustado mucho y otras, algo menos de lo que hemos visto.

Por Marina Such - 31 May 2021

La obsesión general desatada alrededor de Mare of Easttown ha llegado al último episodio de la serie. El misterio de quién, y por qué, mató a Erin McMenamin se resuelve de una manera que muestra que el centro de la historia ha estado siempre en las consecuencias que eso tiene en los personajes, más que en averiguar la identidad del asesino. Eso marca el tono y lo que cuenta el capítulo final.

Si no has visto aún el cierre de la serie, es preferible que no sigas leyendo porque, a partir de aquí, vamos a hablar con spoilers de lo que más nos ha gustado y lo que menos de ese final de Mare of Easttown.

Lo que más nos ha gustado

Mare es una celebridad local gracias a una importante canasta que metió en el instituto.
Mare es una celebridad local gracias a una importante canasta que metió en el instituto.

Mare y Lori

El último episodio gira, en realidad, alrededor de la relación más sólida que Mare ha tenido en toda la serie: la amistad con Lori. Cuando Mare está en su momento más bajo, después de haber intentado incriminar a Carrie, la madre del pequeño Drew, poniendo drogas en su coche, es Lori quien se mantiene a su lado y le dice que, por mucho que intente apartar a todo el mundo de su vida, ella no lo va a permitir y siempre estará ahí.

Al final, las tornas se dan la vuelta. El mundo entero de Lori se derrumba con el descubrimiento de que fue su hijo Ryan quien mató accidentalmente a Erin, y que su padre y su tío ocultaron el cadáver y, en el caso del padre, hasta intenta cargar con la culpa. La tozudez de Mare y su instinto policial acaban por destapar la verdad y, al mismo tiempo, provocan que la familia de Lori salte por los aires. Visto lo visto, su familia estaba construida sobre tantas mentiras y secretos, que sus cimientos eran mucho más frágiles que los de la traumatizada familia de Mare.

Una de las últimas escenas de la serie es el abrazo de Mare a Lori en el suelo de la cocina. Julianne Nicholson y Kate Winslet transmiten perfectamente la fortaleza de su vínculo sin tener que pronunciar ni una palabra. Lori puede haber querido expulsar a Mare de su vida porque le echa la culpa de haber perdido a su marido y a su hijo (culpa que, en el fondo, sabe que es de John y su empeño en no asumir su responsabilidad por todo lo que ha hecho), pero es la única persona en quien de verdad confía, y así se aprecia cuando Lori se relaja por fin en brazos de su amiga.

El perdón, el tema del episodio

Mare vive con su madre, su hija pre universitaria y su nieto.
Mare vive con su madre, su hija pre universitaria y su nieto.

Es un acierto que el asesinato de Erin se resuelva antes de la mitad del capítulo y el resto se dedique a explorar cómo continúan después las vidas de todos. Ahí, Mare of Easttown toca el tema del perdón, y del perdón según una concepción muy católica. Los personajes que lo alcanzan son los que hacen un acto de contricción, los que reconocen que han hecho algo malo y se proponen mejorar. Es lo que le ocurre a Mare con el suicidio de Kevin (aunque ese perdón sea a sí misma), también es la razón por la que vemos a Ryan, pero no a John, en una de las visitas de Lori (John confesó porque quería salvar a su hijo, pero sigue sin pensar que acostarse con su sobrina adolescente estuviera mal), y el quid de todo lo que ocurre con Mare y Lori.

Además, la serie ha estado mostrando qué pasa cuando las tragedias del pasado no se discuten, se enquistan y fermentan hasta que envenenan las relaciones familiares e incluso la propia salud mental de quienes cargan con ellas. Solo cuando Mare se permite empezar a hablar de su hijo es capaz de apartar su lado más vengativo; el Ryan que vemos en el reformatorio es un niño mucho más relajado que el que nos enseñan durante toda la serie, constantemente preocupado y triste y que descarga su tensión contra ese compañero del instituto que se mete con su hermana.

No vamos a entrar de nuevo en cantar las alabanzas del trabajo de todo el reparto o del nivel de especificidad con el que se pintan Easttown y sus habitantes porque ya lo hemos hecho en otras ocasiones.

Lo que menos

Erin y su amiga Jess, en el primer episodio de 'Mare of Easttown'.
Erin y su amiga Jess, en el primer episodio de 'Mare of Easttown'.

El retrato de Dylan

Durante toda la serie, Dylan, el novio de Jess, ha sido un personaje empleado más como un potencial sospechoso demasiado evidente que como alguien tan bien perfilado como el resto de personajes. Esa subtrama en la que un amigo y él se dedican a amedrentar a Jess, la mejor amiga de Erin, para que no cuente a la policía lo que había en los diarios de ella destaca, para mal, por su tono tan obvio y porque en ningún momento tenemos ningún apunte de lo que esos tres podían querer ocultar.

Sí podemos sospechar que ninguno de esos adolescentes se mueve en el mejor ambiente para aprender a gestionar sus emociones y no tener que afrontar situaciones adultas antes de tiempo, pero es el punto más débil de toda la serie.