Manolita, la "madre de España" que ha sido testigo de la historia en 'Amar es para siempre'
Atresplayer
Manolita, la "madre de España" que ha sido testigo de la historia en 'Amar es para siempre'

La novena temporada de 'Amar es para siempre' va a colocar a uno de sus personajes más queridos, Manolita, ante la situación más difícil que ha vivido nunca: la cárcel. Hablamos con su actriz, Itziar Miranda, sobre lo que esto supone para el personaje y sobre el calado que este ha tenido entre el público. No en vano, para muchos es "la madre de España".

Por Marina Such - 14 Jan 2021

El título de "madre de España" en la ficción posiblemente lo compartan Merche (Cuéntame cómo pasó) y Manolita (Amar es para siempre). Ambas han pasado por todo tipo de peripecias, calamidades y alegrías con sus familias y ambas han sido testigo de la historia reciente de España, una desde finales de los 60 y la otra, desde la Guerra Civil, si tenemos en cuenta la etapa de la diaria en La 1, antes de pasarse a Antena 3. La segunda, además, lleva toda la temporada afrontando el momento más duro que ha vivido hasta ahora, marcado por la muerte de su hija Marisol.

Las consecuencias de ese fallecimiento se han notado durante toda esta novena entrega de Amar es para siempre y, para Manolita, van a alcanzar un punto culminante esta semana, cuando el descubrimiento del responsable de lo que pasó con Marisol la pondrá en un camino que terminará llevándola a la cárcel. "Tan dramático como que se te muera un hijo, creo que no hay nada peor", afirma su actriz, Itziar Miranda, que ha sido la cara de Manolita desde Amar en tiempos revueltos y que, por tanto, las ha visto de todos los colores en la ficción.

"Los guionistas de Amar llevan haciéndome regalos muchos años, desde que empezó. Me regalaron este personaje que para mí es el gran personaje de la televisión, pero con esto ya es sublime lo que están escribiendo para Manolita y para todos los asturianos", explica en una conversación telefónica con Serielistas en medio de una jornada maratoniana de entrevistas.

Manolita y Cristina, en la cárcel de Yeserías.
Manolita y Cristina, en la cárcel de Yeserías. / Manuel Fiestas

El mayor protagonismo del personaje ya se dejaba ver en los nuevos títulos de crédito de la serie, en los que hacía su entrada de diva con una fuerza que iba a necesitar para los episodios. Su historia se concibió antes de que la pandemia del coronavirus trastocara por completo nuestras vidas, y Miranda confiesa que, al principio, se preguntó si no sería mala idea contar algo tan sumamente dramático en medio de una situación muy complicada y delicada, pero luego se dio cuenta de que podía servir como catarsis:

Me preocupó un poco pensando, madre mía, cuánto dolor dentro del dolor que ya hay, y luego te das cuenta de que a todos, cuando estamos sufriendo o estamos pasando cosas complejas, nos gusta meternos en estas historias también. De alguna manera, nos sentimos acompañados en el dolor y en la pena, o nos permitimos llorar nuestras penas con estos personajes.

La ficción puede servir como nexo de unión en momentos como los actuales. "Ha habido mucha soledad y, de alguna manera, Amar nos unía", apunta la actriz resaltando uno de los aspectos más habituales con las series diarias, y es la manera en la que sus espectadores traspasan generaciones. Abuelos y nietos pueden verlas juntos, por ejemplo, y ofrecen una manera de que conecten.

Manolita y Marce, los "asturianos" de 'Amar es para siempre'.
Manolita y Marce, los "asturianos" de 'Amar es para siempre'.

El ingreso de Manolita en prisión va a traer algunos cambios a la serie porque conlleva nuevos personajes y nuevas situaciones, y tramas separadas de las del resto de vecinos de la Plaza de los Frutos. Esos cambios son de tal envergadura, que los fans han empezado a apodar esta trama "Manolita Vis a Vis", algo que a Itziar Miranda le parece muy acertado: "Me sentí que se habían llevado a Manolita a hacer una temporada de Vis a vis porque la cárcel ha durado mucho. Voy a tener amigas nuevas en la cárcel, enemigas, van a pasar cosas muy chungas en la cárcel. Van a pasar cosas muy solidarias pero en un entorno muy hostil en el que no estamos acostumbrados a ver a Manolita".

La cárcel en cuestión no es una cualquiera, sino la de mujeres de Yeserías, que fue lugar de encierro de presos políticos durante la posguerra y funcionó como cárcel de mujeres entre 1969 y 1991. Esto abre a la serie la puerta para contar hechos reales menos conocidos: "Vamos a hablar de cosas que pasaron en Yeserías en esa época. Hay muchas tramas de cosas que pasaron realmente en Yeserías y que metieron a las presas en muchos líos".

Esa voluntad de recordar la historia reciente de España es algo que siempre ha caracterizado a Amar es para siempre. La primera mitad de la octava temporada giraba en torno a la matanza de los abogados de Atocha, por ejemplo, y la novena ha tocado la conocida como Operación Galaxia. En palabras de Miranda:

Todo lo que hemos estado contando sobre el tema de la homosexualidad, cómo estaba penada con la cárcel, cómo se lucha para se despenalice… Este año (contamos) el golpe de estado que intentaron los militares en el año 78, que es algo que se nos ha olvidado. Es maravilloso poder contextualizar tramas tan interesantes dentro de un contexto histórico también muy interesante.

Además, ese contexto no siempre es bien conocido por los espectadores o ha quedado incluso un poco olvidado o silenciado: "No vamos a hablar mucho más de esto, tenemos una democracia, dejemos esto un poco parado y calmado. Pero está bien saber la historia para no repetirla".

Manolita también ha tenido algunas apariciones en '#Luimelia'.
Manolita también ha tenido algunas apariciones en '#Luimelia'.

El tono mas dramático que la novena temporada tiene para Manolita es un cambio con respecto a lo que Amar es para siempre había estado reservando a los Gómez hasta ahora. Lo más habitual es que sus historias se enfoquen desde la comedia, algo que los acompaña cuando se pasan por #Luimelia que Miranda describe como que "en #Luimelia todo vale, y eso es genial. Todo vale, me refiero desde lo bueno". Sin embargo, la actriz afirma que le encanta variar: "Llevábamos mucho tiempo haciendo comedia, que es algo que me encanta porque vas a tu casa luego con un buen rollo que no veas de haber estado riendo todo el día, y más a nosotros, que nos dan unos ataques de risa brutales. Las escenas con Benigna han sido deliciosas".

Este giro hacia el drama más intenso ha sido igualmente algo que Miranda ha apreciado mucho. "Me dieron esto y nunca había vuelto a casa tan exhausta y tan cansada, pero tan feliz del trabajo realizado", asegura: "Al final, es un compromiso brutal el que tienes que tener con estas tramas. Están escritas increíble y tienes que dar el callo. Y es que, además, las han escrito para ti".