'La maldición de Bly Manor': estas son todas las historias de fantasmas de Henry James en las que se basa
Netflix
'La maldición de Bly Manor': estas son todas las historias de fantasmas de Henry James en las que se basa

'La maldición de Bly Manor' es, principalmente, una adaptación de 'Otra vuelta de tuerca', la famosa novela corta de Henry James. Pero los fantasmas de la serie de Netflix provienen también de otros cuentos de miedo del escritor estadounidense.

Por Marina Such - 19 Oct 2020

Henry James está considerado uno de los autores más importantes en lengua inglesa, sobre todo, por sus observaciones de las clases altas en Estados Unidos y en el Reino Unido. Novelas como Retrato de una dama, Washington Square o Las alas de la paloma le garantizaron, ya en su época, un estatus de novelista relevante que no necesitaba recurrir a géneros considerados menores como el terror para ganarse la vida.

Pero a James le gustaba el gótico y el romance tal y como lo describía Nathaniel Hawthorne, como un solapamiento entre fantasía y realismo. A finales del siglo XIX y principios del XX, la ghost story, la historia de fantasmas, era muy cultivada entre los escritores británicos, con algunos exponentes muy clásicos como M.R. James, Arthur Machen o Sheridan LeFanu.

Los fantasmas de cada uno de ellos eran muy distintos. Los de James eran casi corpóreos y aparecían en el día a día de, generalmente, académicos y anticuarios, mientras los de Machen provenían de la naturaleza. En el caso de Henry James, escribió 18 cuentos de fantasmas en los que las decisiones de sus personajes y sus traumas creaban más fantasmas que maldiciones y ruinas embrujadas.

La maldición de Bly Manor, segunda temporada del éxito sorpresa que fue para Netflix La maldición de Hill House, se inspira en el relato de miedo más famoso que escribió James, Otra vuelta de tuerca, la historia de una institutriz que debe velar por el bienestar de dos niños acosados por los fantasmas de dos malévolos criados en un enorme caserón campestre. La novela corta tuvo su adaptación más famosa en 1961, Suspense, con Deborah Kerr como la señorita Giddens, pero ha inspirado desde películas como Los otros, de Alejandro Amenábar, a una treintena de traslaciones a la pantalla.

Peter Quint y Rebecca Jessel, los fantamas que lo inician todo.
Peter Quint y Rebecca Jessel, los fantamas que lo inician todo. / Eike Schroter (Netflix)

En la serie de Mike Flanagan, el esqueleto de la temporada es el de ese relato: una au pair estadounidense entra a trabajar a una mansión de campo inglesa, en 1987, para cuidar de dos niños, Miles y Flora, que parecen estar bajo el influjo de dos empleados de su familia, Peter Quint y Rebecca Jessel, que aquí eran el asistente del tío de los niños y su anterior cuidadora.

Ese esquema, sin embargo, se enriquece al entrelazar en la trama otros tres cuentos de fantasmas de Henry James que permiten a Flanagan continuar con la exploración de las apariciones como metáforas del duelo, la culpa y los traumas de sus personajes que ya hizo en la primera temporada, que adaptaba un libro de Shirley Jackson.

De hecho, ya los títulos de los capítulos hacen referencia a esos cuentos sobrenaturales de James: El altar de los muertos, el quinto episodio, que es el que más conversación ha generado y se centra en el ama de llaves, la señora Grose, gira alrededor del olvido y de la imposibilidad de amar. También los nombres de los personajes provienen de dichos cuentos: Wingrave es el apellido del protagonista de Owen Wingrave, mientras el apellido de Dani, la au pair, parece más un guiño a Jack Clayton, director de Suspense.

Los tres relatos de James que pueden reconocerse más fácilmente en La maldición de Bly Manor, aparte de Otra vuelta de tuerca, son Sir Edmund Orme, Romance de la ropa antigua y La esquina alegre. En el primero, un caballero corteja a una joven a la que acompaña perennemente el espíritu de su anterior prometido, que se suicidó por ella. En el segundo, una mujer está enamorada del prometido de su hermana, con el que se casa cuando esta muere, pero su fantasma permanece en sus vidas. Y en el tercero, un hombre se empeña en buscar a un doppelgänger suyo que se aparece en la casa de su infancia, y que muestra su cara menos amable.

Muchos de esos relatos acaban en muerte, incluido Otra vuelta de tuerca, que nos hace dudar en muchas ocasiones si lo que está ocurriendo no estará, en gran parte, en la mente de la institutriz.