'Lupin' habla de racismo e impunidad de los ricos en un envoltorio de diversión y ligereza
Netflix
'Lupin' habla de racismo e impunidad de los ricos en un envoltorio de diversión y ligereza

La última producción original de Netflix en Francia es una relectura en clave contemporánea de un clásico de la literatura como Arsène Lupin, el caballero ladrón creado por Maurice Leblanc. Parte de esa relectura incluye un comentario sobre el racismo y la integración de inmigrantes en la sociedad francesa que es importante en la historia de origen de su protagonista, al que interpreta Omar Sy.

Por Marina Such - 13 Jan 2021

En el primer capítulo de Lupin, en medio de la preparación de un robo fantástico durante una subasta en el Museo del Louvre, vemos unos flashbacks a la infancia de Assane, el protagonista, que nos ayudan a poner en perspectiva dicho golpe. Su padre es un inmigrante senegalés que está intentando sacarlo adelante él solo, pues la madre murió, y para ello consigue trabajo como chófer de una adinerada y poderosa familia, los Pellegrini.

En muchos de esos flashbacks se aprecia que al padre de Assane lo tratan con condescendencia, cuando no directamente de manera racista. Es invisible para sus jefes y hasta para buena parte de la gente que se cruza por la calle, lo que lo sitúa en una situación vulnerable que acaba teniendo consecuencias. La más trágica de todas es que lo incriminen por el robo del collar que se convierte en el leit motiv de la primera temporada de la serie.

Assane termina haciéndose a sí mismo en el molde de Arsène Lupin, el protagonista del libro que se padre le regaló: es un ladrón con su propio código moral y con un gran talento para los disfraces y para utilizar a su favor las ideas preconcebidas que determinadas personas pueden tener no solo hacia alguien de origen africano, sino hacia el técnico informático o el personal de limpieza de un museo. La invisibilidad que sufrió el padre la busca el hijo para dar sus golpes, y es un paralelismo que la serie traza conscientemente.

Omar Sy, en el rodaje de la serie en el Louvre.
Omar Sy, en el rodaje de la serie en el Louvre. / Emmanuel Guimier (Netflix)

"Es algo que él aprendió, y tal vez lo aprendió a través de cierto trauma. Es la manera en la que lo aprendió porque su padre era así. Sabe que hay gente que otras personas nunca ven. Los miran, pero no los ven de verdad" explica Omar Sy, estrella de la función que aporta a Assane no solo un gran carisma, sino también cierta rabia soterrada ante la injusticia cometida contra su padre: "A menudo, cuando te ha pasado algo muy traumático, muy doloroso, una herida, puede utilizarse como acicate. Así es para Assane".

Ese subtexto permanece presente durante toda la temporada, del mismo modo que lo está la devoción que Assane y uno de los policías que lo persiguen sienten por Lupin: "Por supuesto. Es un héroe, ¿sabes? Siempre exitoso, listo, encantador, así que por supuesto que todos queremos ser como él. Incluso yo mismo, por eso he hecho esta serie".

Sin embargo, este Lupin del siglo XXI no es tan perfecto. Aunque solo roba a las personas que lo merecen, esos ricos y privilegiados que viven en su propia burbuja, también tiene un lado menos amable que vamos descubriendo poco a poco, y que fue otro aliciente para Sy: "Como también lo fue Lupin, él es, por supuesto, un ladrón, lo que no es algo bueno, pero al mismo tiempo tiene unas reglas muy concretas, como son nada de violencia y no va a robar a todo el mundo, lo hace con personas muy específicas. Y tiene valores y el corazón para ayudar a otras personas. Por eso me gusta el personaje, porque no es solo un tipo malo o un ladrón, es más complejo. Es bueno y malo, es complicado".

Pellegrini es el gran rival de Assane en la primera temporada.
Pellegrini es el gran rival de Assane en la primera temporada. / Emmanuel Guimier (Netflix)

Los aspectos más oscuros del protagonista aparecen en su búsqueda de venganza contra Hubert Pellegrini, el hombre que incriminó al padre de Assane por el robo de un collar que le pertenecía. Este personaje introduce otro comentario en la serie, el de los privilegiados que se creen por encima de las normas y que se arrogan rápidamente el título de patriotas para ocultar sus tejemanejes.

Durante los cinco episodios se va destapando hasta dónde llega la influencia de este hombre, que con los años se ha construido una posición que casi le garantiza ser intocable. Da la sensación que la lucha definitiva por desenmascararlo centrará la segunda mitad de la temporada.