'Line of duty' estrena sexta temporada y te contamos lo que necesitas saber sobre la serie
Movistar
'Line of duty' estrena sexta temporada y te contamos lo que necesitas saber sobre la serie

Los agentes anticorrupción de AC-12 vuelven a la carga. 'Line of duty' estrena su sexta temporada en Movistar+ convertida en todo un éxito y añadiendo cada año a nuevos espectadores que se enganchan a la tensión de sus investigaciones. Te contamos lo que debes saber sobre la serie si quieres subirte al carro ahora.

Por Marina Such - 23 Mar 2021

Jed Mercurio es uno de los creadores más exitosos de la ficción británica. Hace un par de años tuvo un enorme éxito con Bodyguard, en la que Richard Madden intentaba proteger a una polémica ministra interpretada por Keeley Hawes. El alto factor adictivo de la miniserie la convirtió en un fenómeno global, pero antes de ella, Mercurio ya había creado una serie con un experto manejo de la tensión y de los giros de guion, y que se adentra en todas las trabas burocráticas del trabajo policial y en las tentaciones de saltárselas.

Esa serie es Line of duty, y su sexta entrega llega a Movistar+ precedida de la gran acogida que tuvo su estreno en BBC. Más de 9,5 millones de espectadores vieron el primer episodio de la temporada; los mejores datos en la cadena desde el estreno de, precisamente, Bodyguard, y es probable que no hagan más que subir en las siguientes semanas.

Al fin y al cabo, es la evolución que ha tenido la ficción. Emitida inicialmente en BBC Two, cada entrega tuvo mejor audiencia que la anterior, hasta explotar con una cuarta que se mudó al canal principal y que pasó por primera vez de los nueve millones de espectadores de media. La sexta rozó los trece. ¿Qué tiene Line of duty para conquistar así al público?

Lo que hay que saber de 'Line of duty'

Martin Compston y Vicky McClure son los agentes Steve Arnott y Kate Fleming.
Martin Compston y Vicky McClure son los agentes Steve Arnott y Kate Fleming.

La serie arranca siguiendo a Steve Arnott, policía de una brigada armada de respuesta rápida. Una de sus intervenciones se tuerce y él acaba destinado en AC-12, la unidad anticorrupción. Allí se pondrá a las órdenes de Ted Hastings y tendrá como compañera a Kate Fleming, que se dedica a infiltrarse en las unidades de los inspectores que están investigando. El primer caso de Arnott será el de Tony Gates, un condecorado policía de Birmingham del que sospechan que es demasiado bueno para ser verdad.

Cada temporada de la serie cuenta una nueva investigación y ficha a un actor de renombre para que interprete al inspector sospechoso. Lennie James, Keeley Hawes, Thandie Newton, Daniel Mays, Stephen Graham o, en esta sexta temporada, Kelly Macdonald son algunos de esos actores, a los que se añaden en papeles más secundarios gente como Anna Maxwell Martin o Polly Walker. Todos ellos tienen sus escenas más tensas en los interrogatorios por los que Line of duty ya es famosa.

Además, hay una trama que lleva desarrollándose desde el principio, que es el intento de desenmascarar a una red de policías corruptos liderada por una figura conocida solo por la inicial H. Y nadie está libre de verse tentado por las promesas de un dinero extra o de poder saltarse las trabas burocráticas de su trabajo. Arnott, Fleming y Hastings también ven sus principios comprometidos y se mueven en una zona éticamente gris.

De qué va la sexta temporada

La sexta temporada de 'Line of duty' promete más tensión.
La sexta temporada de 'Line of duty' promete más tensión.

Los nuevos episodios de la ficción se van a centrar en Joanne Davidson, inspectora jefe cuyos métodos poco convencionales para investigar un asesinato han llamado la atención de AC-12. Davidson no lo va a poner fácil porque es un completo enigma y, además, el equipo de Hastings se encuentra al mismo tiempo inmerso en intentar averiguar la identidad de H. Tras el final de la quinta entrega, que estuvo a punto de destruirlos a todos, esa tarea se ha vuelto prioritaria para ellos.

La política oficial del departamento, que niega que haya corrupción en sus filas, y las sospechas de que el crimen organizado alcanza incluso a las más altas esferas de la policía volverán a ser también parte importante de la ficción, sobre todo porque la frustración de los agentes con sus jefes cada vez es mayor.