'Jupiter's Legacy' y las otras series que han humanizado a los superhéroes
Netflix
'Jupiter's Legacy' y las otras series que han humanizado a los superhéroes

Siempre se les ha visto como salvadores, como seres incorruptibles moralmente intachables. Pero ¿qué pasa cuando bajamos a los superhéroes al barro? Cuando les convertimos en personas de a pie de las de todos los días. Muchas de las series que se salen del paraguas de Marvel y DC se están centrando en esto. No hay nada más morboso que ver a esos seres supuestamente tan superiores comportarse como sujetos cotidianos o... directamente insoportables.

Por Israel Alejandre Carbajo - 10 May 2021

En Jupiter's Legacy, una familia de superhéroes que lleva 90 años salvando al mundo cree que ya es hora de pasar al testigo a la siguiente generación. Son sus hijos los que se tienen que hacer cargo ahora de ese legado superheroico. Pero... ellos están muy lejos de ser esas personas que sus padres quieren que sean.

Aunque sean sangre de su sangre, su educación ha distado mucho de ser equilibrada. Uno de los destinados a recoger el testigo lo dice: "mi padre nunca estuvo cuando era pequeño". Claro. Estaba salvando el mundo y en ese camino de altruismo desatendió a su hijo.

Ese síndrome del abandono que muchas hijas e hijos reconocen haber sufrido cuando son adultos se solían reservar para otro tipo de historias de ficción. Los superhéroes siempre tenían acotado ese terreno. Lo suyo era dedicarse a salvar el mundo y, como mucho, tener que lidiar con la etiqueta de seres inadaptados o marginados por ser una minoría pero nunca hasta ahora habían tenido que hacer frente a problemas de una forma tan descarnada como ahora. Podían tener dificultades para llegar a fin de mes y mantener a salvo a sus seres queridos, pero no hacer frente a hijos decepcionados o desencantados por tener un padre superhéroe. Y este es solo un ejemplo. Ahora mismo existen varias series que están bajando a los superhéroes a una realidad a la que no estaban acostumbrados...

Superhéroes egoístas, zafios y corruptos

En teoría, no son villanos porque la sociedad no los ve así pero en The Boys, los superhéroes son los verdaderos malos de la función. Aunque en la mayoría de los casos no lo son porque sean malos en esencia. El mundo los ha hecho así. Los ha educado como personas sin valores, como seres egoístas que sólo piensan en ellos mismos. Y cuando a esa gente les otorgas poderes porque sí, porque van a convertirse en peones comerciales para la estrategia de márketing de una empresa que quiere ganar millones a su costa, les conviertes en una bomba de relojería. De cara a la galería hacen el bien pero la realidad es que se comportan como descerebrados que no tienen ni el más mínimo remordimiento de dejar que un avión secuestrado por terroristas acabe estrellándose con todos sus pasajeros dentro porque les cuesta "mucho trabajo" salvar a todos. Solo les importa la fama. Puede que sea una visión demasiado descarnada de la sociedad pero viendo el día a día, no es tan descabellado.

'Patriota' cree ser el mejor superhéroe pero es un niño que creció sin amor y está tremendamente frustrado.
'Patriota' cree ser el mejor superhéroe pero es un niño que creció sin amor y está tremendamente frustrado.

Pasado traumático

Otro punto de vista interesante dentro de los superhéroes con problemas reales tiene que ver con su origen. Todos los problemas de comportamiento más profundo derivan de nuestros primeros años de vida. En The Umbrella Academy todo arranca con 6 niños con poderes que son adoptados por un "padre" que quiere formar un supergrupo. No quiere mimarles, no quiere darles cariño, ni educarles en valores. Quiere explotar sus habilidades para formar un grupo de superhéroes que no pueden beber alcohol ni pueden votar pero sí que pueden detener el atraco a un banco. Y mientras están en la academia utiliza los mecanismos más crueles para desarrollar su competitividad y sus ganas de destacar. Al final varios de ellos desarrollan unas personalidades que van desde lo tóxico y la introversión extrema hasta la psicopatía. Por eso, cuando todos acuden al funeral, las reacciones son de todo menos de luto, pérdida y dolor. A raíz de ahí empieza la serie de verdad pero el camino que les ha llevado hasta allí es lo que hace que estos superhéroes sean tan tremendamente interesantes.

Los huérfanos de 'The Umbrella Academy' no tuvieron una infancia al uso.
Los huérfanos de 'The Umbrella Academy' no tuvieron una infancia al uso.

Vagos e interesados con poderes

Un superhéroe puede ser tonto e incompetente y aun así salvar el día. Eso es lo que nos lleva enseñando Jan durante décadas con Superlópez, pero en El Vecino, de momento, Titán no ha salvado nada que no haya sido a sí mismo. Javier (Quim Gutiérrez) es uno de esos ni-nis de los que tanto se habló en nuestro país hace unos añitos. Ni tiene oficio, ni beneficio. Quiere que los otros sean los que hagan las cosas por él y cuando le toca echar un cable, siempre tiene una buena razón para no hacerlo. Un jeta de manual al que, todavía no sabemos si por error o no, le cae encima un traje y unos poderes de superhéroe.

¿Quién es más superhéroe? Si lo miramos desde el punto de vista más canónico, ninguno de los dos.
¿Quién es más superhéroe? Si lo miramos desde el punto de vista más canónico, ninguno de los dos.

Si todo fuese como los cómics nos han enseñado tantas veces, el prota de El Vecino enseguida tendría las ganas irrefrenables de salvar el mundo y a todos los que le rodean. Y la verdad es que lo intenta. Pero lo que le sale es todo lo contrario. Lo único que quiere es notoriedad, atención y volver con su chica. Lo hace rematadamente mal porque es rematadamente torpe. Porque las personas muchas veces somos rematadamente torpes aunque intentemos llevar a cabo con éxito las empresas más elevadas. Y esto es lo verdaderamente interesante. Tener poderes no significa automáticamente convertirse en un ser con una visión tajante de la justicia y lo moralmente correcto. Todo depende de la persona que se ponga ese traje y que empuñe esos superpoderes. La persona nunca debería estar por debajo del traje. Y eso es el gran legado de estas series: tratan a los superhéroes como lo que son. Humanos ordinarios en situaciones extraordinarias. Esas situaciones no siempre salen bien.