'El Juego del Calamar', el nuevo fenómeno de Netflix, es una feroz crítica contra el sistema
Netflix
'El Juego del Calamar', el nuevo fenómeno de Netflix, es una feroz crítica contra el sistema

Se ha convertido en la sorpresa de la temporada, y es que 'El Juego del Calamar' es ya un fenómeno a nivel mundial gracias al boca-oreja y las buenas críticas de los usuarios en redes sociales. Y eso no es todo, porque la ficción también está respaldada por unos datos que la han llevado a ser uno de los títulos más vistos de la plataforma. Una impactante propuesta llegada desde Corea del Sur que da un giro a los juegos infantiles tradicionales y los convierte en una trampa mortal.

Por Laura Mateos - 01 Oct 2021

Imaginaos que un simple juego de balón prisionero pudiera cambiar vuestra vida para siempre. El sueño de cualquier profe de gimnasia. Pues esto es -más o menos- lo que nos plantea El Juego del Calamar, el último éxito de Netflix que va camino de convertirse en el título más visto de la historia de la plataforma. La premisa es sencilla: un grupo de personas con problemas económicos son invitadas a competir en una serie de juegos infantiles tradicionales para hacerse con un premio monetario que pondría fin a todos sus quebraderos de cabeza. Hasta ahí bien. Sin embargo, esta tentadora oferta oculta más de lo que parece, ya que perder el juego supondrá la muerte de los participantes.

Unos participantes que ya eran supervivientes antes de entrar a formar parte de esta competición a vida o muerte, ya que su día a día estaba marcado por la precariedad y la falta de oportunidades. Este es el caso de Gi-hun y San-Woo, dos amigos de la infancia a los que la vida había llevado por caminos muy distintos y que volverán a reunirse en este inusual escenario junto a otros cientos de jugadores.

'El Juego del Calamar' llevará a sus participantes a enfrentarse los unos contra los otros en todo tipo de pruebas.
'El Juego del Calamar' llevará a sus participantes a enfrentarse los unos contra los otros en todo tipo de pruebas.

Y es que, sin contar con un planteamiento especialmente innovador que retoma la dinámica del Battle Royale, El Juego del Calamar ha conseguido ganarse al público de todo el mundo gracias a unos personajes con los que es imposible no empatizar. Desde criminales hasta padres de familia e inmigrantes que buscan labrarse un futuro, todos tienen sus motivos para entrar en el juego. Aunque al final todo se reduce a la misma idea: tratar de darle la vuelta a una vida en la que ya han perdido.

Más allá de la violencia y la sangre con la que se nos presenta, El Juego del Calamar es, ante todo, una salvaje crítica hacia un sistema diseñado por y para que los privilegiados mantengan su posición a costa de exprimir económicamente a los que no corren su misma suerte. Una jerarquía que esta peligrosa competición de seis fases pretende derrocar (al menos, en apariencia) al otorgar a cada jugador un número y, con él, la oportunidad de despojarse de su nombre y apellidos y empezar desde la misma casilla que el resto de sus compañeros. Una opción que la sociedad les quitó hace tiempo. Sin embargo, aquí entra en juego otro importante dilema: ¿hasta qué punto son libres de tomar esta decisión cuando se ven asfixiados por un sistema que les empuja a ello?

Esta ficción surcoreana nos introduce en un colorido mundo que oculta auténticos horrores y sacará lo peor de los protagonistas.
Esta ficción surcoreana nos introduce en un colorido mundo que oculta auténticos horrores y sacará lo peor de los protagonistas.

La creación de Hwang Dong-hyuk nos ofrece una historia de contrastes, que encuentra su base en la dualidad entre lo cercano y el más absoluto horror. Así, se recurre a la nostalgia de los juegos infantiles para enmascarar un espectáculo grotesco y, en este sentido, el apartado visual desempeña un papel fundamental al presentarnos unos escenarios acogedores llenos de colorido y formas geométricas que ofrecen una falsa idea de seguridad a los participantes y que, en realidad, constituyen auténticos campos de batalla en los que correrá la sangre y se cometerán los actos más atroces.

Ante todo esto, no es de extrañar que la serie se haya convertido en uno de los mayores éxitos de la plataforma. Una historia llena de tensión, una misteriosa organización, unos personajes al límite de su humanidad y un mensaje que trasciende y ataca directamente a las desigualdades sociales y al sistema que las permite. Esto es El Juego del Calamar, donde solo los perdedores encontrarán su hueco.