Humor gamberro y reflexión sobre la familia: así es 'M.O.D.O.K.', la nueva serie de Marvel en Disney+
Disney +
Humor gamberro y reflexión sobre la familia: así es 'M.O.D.O.K.', la nueva serie de Marvel en Disney+

Si después de 'Bruja Escarlata y Visión' estás buscando una serie de Marvel que te sorprenda, esa es 'M.O.D.O.K.', animación repleta de humor irreverente sobre un supervillano que ya tiene aspecto un poco cómico: es un enorme cabezón metido en un caparazón deslizante.

Por Marina Such - 22 May 2021

La primera escena en la que el villano protagonista de M.O.D.O.K. aparece en su propia serie es una pelea en el aire sobre una gran ciudad que intenta destruir. Es Iron Man quien se lo impide, pero se deja atrás una bota. La alegría infantil de M.O.D.O.K. porque le ha "robado" una bota a Iron Man ya deja claro el tono que va a tener esta comedia animada: irreverencia ante todo.

Creada por Jordan Blum y Patton Oswalt, que también pone la voz del villano cabezón, sigue más la estela de Bruja Escarlata y Visión en el sentido de ser una serie ambientada en el universo Marvel que intenta hacer algo diferente dentro de él. Si las peripecias de Wanda Maximoff se encuadraban en un diálogo con la historia de la sitcom en Estados Unidos, M.O.D.O.K. tira de las típicas historias de hombre de mediana edad en crisis. la diferencia es que ese hombre en crisis tiene poderes telepáticos, es un genio científico del mal megalómano y está empeñado en dominar el mundo.

La gracia está en que su gran némesis para conseguirlo es la política interna de la empresa tecnológica que lo creó, AIM. Comprada por una compañía de Silicon Valley, M.O.D.O.K. ya no tiene sitio allí y tampoco termina de encajar en casa. Su mujer intenta sacar adelante su canal de YouTube, su hija es una villana en ciernes con los problemas clásicos de las adolescentes y su hijo no es demasiado brillante. Casi podría ser una Matrimonio con hijos superheroica.

M.O.D.O.K. tiene también una rival en la empresa.
M.O.D.O.K. tiene también una rival en la empresa.

La serie se burla no solo de los clichés típicos de los supervillanos comiqueros, sino que también parodia la hipócrita cultura "de colegueo" de muchos de los gigantes tecnológicos. Solo se toma medianamente en serio todo lo concerniente a la familia de M.O.D.O.K. y, en concreto, a los problemas que tiene con su mujer, que se siente ignorada y poco apoyada por su marido. Los chistes habituales de una comedia familiar con retoños en el instituto tienen ese giro de que el padre y la hija podrían volatilizar toda la escuela solo con pensarlo.

Su referente más claro tal vez sea Robot Chicken, y no solo porque su estilo de animación es el mismo. Mantiene su espíritu gamberro y de desmitificar la cultura popular, los cómics de Marvel en el caso de M.O.D.O.K. En Estados Unidos se la ha comparado con Harley Quinn, aún inédita en España y que hace algo parecido con los villanos y los superhéroes de DC.

La clave es mantener el foco en la realidad de las emociones de su protagonista en relación a su familia. Ese anclaje permite a la serie matar y mutilar secuaces sin mayores complicaciones y reírse de la megalomanía de M.O.D.O.K.