'Para toda la humanidad' cuenta la historia alternativa de la carrera espacial: estos son todos sus desvíos históricos
Noticias
'Para toda la humanidad' cuenta la historia alternativa de la carrera espacial: estos son todos sus desvíos históricos

¿Y si el primer hombre en poner un pie en la Luna hubiera sido soviético, en lugar de estadounidense? La respuesta a esa pregunta es el inicio de 'Para toda la humanidad', la serie de Apple TV+ que estrena este fin de semana su segunda temporada. Con esa excusa, repasamos los principales desvíos de la historia que toma la ficción.

Por Marina Such - 19 Feb 2021

El 20 de julio de 1969, Neil Armstrong se convertía en el primer hombre que pisaba la superficie de la Luna. Su misión, Apolo XI, era la tercera tripulada que la NASA enviaba al satélite: la primera, Apolo VIII, se dedicó a volar alrededor de la Luna y la segunda, Apolo X, probó el descenso del módulo lunar, pero no aterrizó. Fueron Armstrong y su compañero Buzz Aldrin quienes tuvieron ese honor, superando a los soviéticos en la carrera espacial que ellos mismos habían iniciado en 1957 con el lanzamiento del Sputnik.

El programa lunar de la NASA iba mucho más avanzado que el de la URSS, que tardó varios años en dotarlo de fondos suficientes y atravesó todo tipo de problemas, desde burocráticos al fallecimiento de su gran impulsor, Sergei Korolev, al accidente del cohete N1, que era el elegido para ir a la Luna y que estalló en su primer lanzamiento, en febrero de 1969.

¿Pero y si no hubiera sido así? ¿Y si la URSS hubiera mantenido el ímpetu de sus primeras misiones tripuladas y hubiera sido uno de sus cosmonautas, Alexei Leonov, el elegido para caminar por el polvo del satélite? Para toda la humanidad utiliza ese punto de partida para explorar la historia alternativa de la carrera espacial, una historia en la que la NASA siempre se mantuvo por detrás de los rusos y en la que se siguieron muchas posibilidades que, en realidad, se aparcaron por otras. Estas son las más significativas.

El ejército asume el control de la NASA

La militarización de la NASA fue algo que se discutió bastante durante la Guerra Fría. Hubo proyectos para que la primera estación orbital estadounidense, Skylab, estuviera armada y lista para actuar ante la sospecha de que la soviética, Salyut, pudiera estarlo, pero nunca llegaron a llevarse a cabo. De hecho, ambas potencias iniciarían una colaboración con la misión conjunta Apolo-Soyuz, en 1975, que se trasladaría después a la Mir y la Estación Espacial Internacional (ISS).

En la serie, sin embargo, la derrota de la NASA en la carrera lunar provoca la caída de Wernher Von Braun, el gran artífice de su programa tripulado. Su pasado como diseñador de las bombas V-2 del ejército nazi, y el uso de prisioneros de campos de concentración para su fabricación, deja de ser secreto, como ocurrió de verdad. La salida de Von Braun cambia por completo la dirección del programa.

Las mujeres aterrizan en la Luna

En realidad, la NASA no admitió mujeres en su cuerpo de astronautas hasta los 80.
En realidad, la NASA no admitió mujeres en su cuerpo de astronautas hasta los 80.

Una de las alteraciones más significativas que adopta la serie es la entrada mucho más temprana de las mujeres en el cuerpo de astronautas. En la realidad, la NASA no empezó a admitirlas hasta la década de los 80, dentro de una nueva categoría de tripulantes del transbordador espacial denominada especialistas de misión. En Para toda la humanidad, el director del programa tripulado decide admitirlas ya en los primeros vuelos Apolo a la Luna porque es un golpe propagandístico importante.

La serie sí recupera parte de la historia de las 13 de Mercury, un grupo de mujeres que pasó las mismas pruebas físicas que los primeros astronautas de la agencia, pero a las que no se les permitió continuar su entrenamiento más allá de aquellos tests iniciales.

Las bases permanentes en el satélite

En el tiempo de la ficción, a principios de los 70 se empiezan a establecer las primeras bases tripuladas en la Luna. El descubrimiento de hielo bajo cráteres del polo sur como Shackleton impulsa a EE.UU. y la URSS a instalarse allí directamente, en lugar de seguir el paso intermedio de las estaciones orbitales. La NASA construye la suya, Jamestown, en 1973, y los rusos hacen lo propio con la suya poco después, situándola a 13 kilómetros de distancia y llamándola Zvezda.

La Guerra Fría se traslada a las bases lunares.
La Guerra Fría se traslada a las bases lunares.

Nada de esto ocurrió de verdad. Aunque sí que hubo un satélite soviético que detectó trazas de agua en los 70, hasta principios de la década de 2000 no se obtuvo confirmación de la existencia de hielo enterrado en el fondo de cráteres que nunca reciben la luz del sol. Y proyectos de bases lunares permanentes ha habido muchos, pero ninguno se ha puesto en marcha. Lo que sí toma prestado Para toda la humanidad de la historia es el nombre Zvezda: es la denominación que recibió el tercer módulo de la ISS puesto en órbita.

La privatización del espacio

En 1962, el ingeniero Robert Truax diseñó, estando en la empresa Aerojet, un enorme cohete de dos etapas, reutilizable, que debía ser lanzado desde una plataforma en el mar. Recibió el nombre de Sea Dragon y nunca pasó de la etapa de diseño. La idea, sin embargo, es muy similar a la de los lanzadores Falcon de SpaceX y, si hubiera funcionado, habría adelantado varias décadas la entrada de compañías privadas en la exploración espacial. Las cápsulas Dragon de la empresa han llevado carga y astronautas a la ISS en los últimos años.

Al final de la primera temporada de Para toda la humanidad, un cohete de estas características despega desde una base de lanzamiento marina en 1983.

La serie entrelaza otros muchos temas: Nixon es indultado por el escándalo Watergate, se aprueba la ley de igualdad de derechos cuya accidentada tramitación se cuenta en Mrs. America, una de las astronautas ve cómo su homosexualidad puede convertirse en un arma utilizada contra ella en el entorno laboral... La ucronía que presenta Para toda la humanidad opta por hechos históricos alternativos y explora cómo afectan a la sociedad.