Homenajes a las sitcom y guiños al MCU: qué puedes esperar de los primeros episodios de 'Bruja Escarlata y Visión'
Disney +
Homenajes a las sitcom y guiños al MCU: qué puedes esperar de los primeros episodios de 'Bruja Escarlata y Visión'

La primera serie de Marvel para Disney+ se ha estrenado por fin. El honor le ha correspondido a 'Bruja Escarlata y Visión', que aspira a ofrecer su propia historia a esos dos personajes y mantenerse, al mismo tiempo, dentro del MCU. Y lo hace, además, repasando la historia de la sitcom estadunidense.

Por Marina Such - 15 Jan 2021

Es probable que, para sacarle todo el provecho a Bruja Escarlata y Visión, haya que estar versado no solo en las películas de Marvel y, especialmente, en las dos últimas entregas de Los Vengadores, sino que también haya que conocer algunas de las sitcom clásicas de la televisión estadounidense en los últimos 50 años. Haber visto la película Pleasantville tampoco viene mal del todo. Pero eso solo necesario para el modo experto. La serie es igualmente divertida y entretenida para todos los públicos.

Tras una larga espera, y bastante expectación, la primera serie de Marvel para Disney+ ha aterrizado en la plataforma de streaming con dos capítulos de, aproximadamente, media hora de duración y que confirman lo que se dejaba ver en el tráiler. Wanda y Visión están atrapados en sus propias versiones de las comedias televisivas familiares que hicieron estrellas de Lucille Ball y Dick Van Dyke, empeñados en integrarse en ese vecindario de vallas blancas y jardines cuidados al milímetro aunque no puedan esconder del todo quiénes son.

Quien se acerque a Bruja Escarlata y Visión se va a encontrar, para empezar, que el primer capítulo está en blanco y negro y en 4:3, que era la relación de aspecto de la televisión en los 60 (y que lo fue durante muchas décadas). También verá que sus protagonistas, Elizabeth Olsen, Paul Bettany y Kathryn Hahn, tiran del estilo de actuación un poco exagerado que se llevaba en la época, y se dará cuenta de que, aquí y allá, aparecen pequeñas insinuaciones de que algo más grande está ocurriendo fuera de ese particular "show de Truman".

El segundo episodio de 'Bruja Eacarlata y Visión' homenajea a 'Embrujada'.
El segundo episodio de 'Bruja Eacarlata y Visión' homenajea a 'Embrujada'. / Marvel Studios 2020

Las referencias a las sitcom

Los dos episodios iniciales con los que se ha estrenado la serie homenajean a dos títulos muy concretos. El primero toma como referencia The Dick Van Dyke Show (Visión hasta juega con el gag de Dick y el taburete que se veía en todos sus títulos de crédito; era su propio gag del sofá), que seguía al joven matrimonio formado por Dick Van Dyke y Mary Tyler Moore. Su humor se basaba mayoritariamente en malentendidos como el que Wanda y Visión tienen por esa cena de celebración que ninguno recuerda por qué es.

El segundo, por su parte, es un directo homenaje a Embrujada, en la que Elizabeth Montgomery daba vida a una bruja casada con un hombre normal y corriente. Este arranca con una de las escenas más comunes en estas sitcom de los 60: los matrimonios siempre dormían en camas separadas. Y también es el que introduce más elementos del "mundo real", por decirlo de alguna manera, en la fantasía de Wanda, empezando por ese armario de mago con el dibujo de la Gema de la Mente.

Los guiños al MCU

Wanda y Visión están viviendo en su propio mundo de fantasía.
Wanda y Visión están viviendo en su propio mundo de fantasía. / Marvel Studios 2020

Sabemos que Bruja Escarlata y Visión transcurre temporalmente después de Vengadores: Endgame, por lo que el destino de Visión es conocido y, por tanto, nos hace sospechar desde el principio que todo lo que vemos es una elaborada fantasía. El segundo capítulo avanza un poco más ese lado, pues Wanda empieza a recibir señales que no encajan en su mundo de esposas perfectas. No especificaremos más.

El origen de Wanda en Sokovia, los geniales anuncios intercalados en medio de los capítulos, ciertos logos e insignias... Todo ello remite al universo Marvel.

Lo más destacado de este arranque, de todos modos, es lo rápido que el espectador toma cariño a Visión, presentado aquí como alguien que fracasa adorablemente en simular que es humano, y capta el estado de negación de Wanda. Sus dos actores están completamente entregados al proyecto y la vecina, Agnes, apunta a que va a dejar grandes momentos.