Los tres puntos más importantes de la segunda temporada de 'Hierro', según sus creadores
Movistar
Los tres puntos más importantes de la segunda temporada de 'Hierro', según sus creadores

La buena acogida de 'Hierro' entre el público y, sobre todo, en los premios fue una pequeña revelación para Movistar+. El protagonismo de Candela Peña como esa jueza trasladada como castigo a la isla de El Hierro atrapó a los espectadores, y ahora el reto es mantener el nivel con una segunda temporada de la que sus creadores, los hermanos Jorge y Pepe Coira, nos cuentan los tres puntos más importantes que debemos tener en cuenta.

Por Marina Such - 18 Feb 2021

¿Qué más quedaba por contar después de que se resolviera el asesinato del joven que abre Hierro, y de que la narcotraficante que interpretaba Antonia San Juan cayera víctima de las consecuencias de sus acciones? A juzgar por la segunda temporada, que llega el viernes a Movistar+ con sus dos primeros episodios, aún hay zumo en el limón para exprimir, utilizando una comparación de Jorge y Pepe Coira, creadores de la ficción.

Si no recuerdas bien de qué iba la primera entrega, te refrescamos la memoria para que no te pierdas ningún detalle de lo que vendrá a continuación.

Ese zumo del limón del que hablábamos son los flecos sueltos de la relación entre Díaz (Darío Grandinetti) y la jueza Montes (Candela Peña), que continúa oscilando entre el interés profesional y cierta comprensión a nivel personal, y el rumbo que debe tomar ahora la operación que dirigía Samir (Antonia San Juan). Candela está más integrada en la isla, pero dos circunstancias van a alterar ahora su existencia: su mayor preocupación por el estado de su hijo Nico y un caso de custodia que revoluciona a los habitantes del lugar.

Los hermanos Coira han armado los nuevos capítulos alrededor de ese nuevo caso, con la intención también de seguir explorando a los personajes que ya conocimos en la primera temporada. De cara a esos nuevos capítulos, estos son los tres puntos que debemos tener en cuenta.

1. La realidad no es blanca o negra

Jorge Coira, a la derecha, durante el rodaje de 'Hierro'.
Jorge Coira, a la derecha, durante el rodaje de 'Hierro'. / Jaime Olmedo (Movistar+)

Hierro no se ha movido nunca en absolutos. La investigación que veíamos en la primera temporada estaba repleta de matices, y lo mismo ocurre con el caso de custodia de esta segunda. "No es una decisión obvia y fácil con quién van a estar mejor las niñas. Ninguno de los dos es un monstruo total y absoluto y ninguno de los dos es un ángel perfecto. Gaspar (Matías Varela) es un personaje heavy, pero Lucía (Aroha Hafez) no es perfecta", explica Jorge Coira, el director.

Cada personaje tiene sus motivaciones puede reaccionar mal o bien ante ciertas situaciones que se le presenten. Con esta pareja separada que pelea por la custodia de sus dos hijas ocurre algo similar, y el hecho de que ambos tengan un lado oscuro complica el trabajo de Candela. Jorge Coira añade que "es una decisión compleja, no tiene blanco y negro, y esa decisión de fijarse más en la ley y no quedarse en lo emocional es muy poderosa. Es un dilema muy poderoso. Eso le genera ecos de que, de repente, ve cómo ella no tiene estos líos pero su hijo tiene un problema grave y, en cambio, estas niñas son totalmente sanas, y eso genera cosas por dentro muy poderosas".

2. La grietas en Candela y Díaz

Candela Peña, en el rodaje de la segunda temporada de 'Hierro'.
Candela Peña, en el rodaje de la segunda temporada de 'Hierro'. / Jaime Olmedo (Movistar+)

Las ramificaciones del caso van a dejarse sentir en la jueza y en Díaz, los dos personajes principales de la primera temporada. Él no está involucrado directamente, pero El Hierro es demasiado pequeña para que los caminos de sus vecinos no se crucen repentinamente, mientras ella debe lidiar con las implicaciones emocionales de esa pelea por la custodia y, sobre todo, con lo caldeados que están los ánimos alrededor de esa familia. Nos permite tener algunos vistazos a una Candela más vulnerable.

"Lo de la vulnerabilidad es muy importante porque esa la buscábamos en el personaje, y más en los personajes poderosos que en los, digamos, débiles. Eso era importante en el caso de Candela, la jueza, que se está enfrentando a un caso muy sensible, que es el de las custodia de las niñas, y eso es algo que hablas con jueces y recuerdan bien", apunta Pepe Coira: "Son casos complicados porque tienen algo emocional muy potente. Y claro, en su caso, tiene tanto que ver con su propia vida personal, que está en un mal momento por cómo está Nico, que nos interesaba mucho jugarlo. Apetece mucho pensar en un juez, que tiene un trabajo endiablado, cómo concilia ese trabajo con su propia vida y sus sentimientos".

3. La potencia de la lucha canaria

La custodia de dos niñas es el impulso de la trama de la temporada.
La custodia de dos niñas es el impulso de la trama de la temporada. / Jaime Olmedo (Movistar+)

La primera temporada de Hierro utilizaba una de las tradiciones más arraigadas de la isla, la Bajada de la Virgen, para construir el clímax de varias de sus tramas. En la segunda, se sustituye por la lucha canaria, cuya popularidad sorprendió a los hermanos Coira cuando llegaron por primera vez al archipiélago. Pepe Coira apunta que "nosotros éramos muy conscientes de que había un ingrediente que ya no teníamos, ese de 'vas a alucinar con esta isla'. Conocemos la isla, pero no la conocemos entera", y añade que "viendo un periódico canario, había una página entera dedicada a la lucha canaria. Algo que tú pensarías 'ah, esto es un rollo folclórico', de verdad es algo popular. En la tele canaria retransmiten luchadas. Era algo muy natural meterlo".

En ese aspecto, el terrero, o campo de lucha, de El Hierro acabará jugando igualmente un papel importante en cuanto al aspecto visual de la serie. "La lucha canaria, en la primera temporada, rascamos un poquito porque nos parecía visualmente muy poderoso y aparece una pequeña escenita, una cosita", explica Jorge Coira: "En la segunda teníamos espacio para explorarlo, empezamos a investigarlo y me fascinó, y a mí no me interesan los deportes. Aquí hay algo noble, es complejo, y al mismo tiempo hay un elemento de cierta violencia, es lucha. De alguna manera, conecta también con el espíritu de la serie, y visualmente es poderosísimo. Ese campanario es puro Hitchcock".