'The Crown' y la vida 'Real': similitudes y diferencias entre la historia de Harry y Meghan Markle y la de Carlos de Inglaterra y Lady Di
Netflix
'The Crown' y la vida 'Real': similitudes y diferencias entre la historia de Harry y Meghan Markle y la de Carlos de Inglaterra y Lady Di

El mismo día en que 'The Crown' se ha coronado como mejor serie del año en los Crític’s Choice, con dos de los cuatro galardones para los actores Josh O’Connor y Emma Corrin por sus papeles del príncipe Carlos y Lady Di, el mundo se ha despertado con los durísimos titulares de la entrevista del príncipe Harry y Meghan Markle con Oprah Winfrey. Escuchando su historia es inevitable hacer comparaciones con la realidad "ficcionada" que muestra 'The Crown'.

Por María G. Lomas - 08 Mar 2021

No hay quien baje del trono a The Crown, la serie de Netflix que sigue arrasando en las entregas de premios del año y que cuenta la historia de la familia real británica desde la llegada al trono de la reina Isabel II. Los cuatro premios en los Critic’s Choice se unen a seis Globos de Oro que también premiaron la interpretación de Emma Corrin y Josh O’Connor como Lady Di y el príncipe Carlos. Realidad y ficción parecen estar más conectadas que nunca, ya que esta misma madrugada hemos conocido las duras declaraciones de Meghan Markle y el Príncipe Harry hacia la familia real británica en una entrevista con Oprah Winfrey para la CBS.

Escuchar a Meghan Markle hablar de que tuvo pensamientos suicidas por los comentarios y la preocupación que la familia de su marido verbalizó acerca del color de la piel que tendría el hijo de la pareja nos lleva casi instantáneamente a conectar con Lady Di y su preocupante estado de salud mental por la presión que vivió tras convertirse en princesa de Gales. Los motivos eran diferentes pero ambos casos denotan la frialdad y la falta de preocupación por parte de la institución hacia algunos de sus miembros.

Emma Corrin como Lady Di, en The Crown
Emma Corrin como Lady Di, en The Crown / Netflix

Realidad y ficción, o cuando la historia se repite

Quizá Lady Di era más consciente de lo que suponía pertenecer a la realeza británica de lo que lo era Meghan Markle cuando contrajo matrimonio con el príncipe Harry, tal y como ella misma ha relatado en la entrevista con Winfrey. Sin embargo, las dos se sintieron igual de abandonadas cuando reclamaron ayuda a la institución o al "sistema", expresión con la que Harry se refiere a su familia cuando explica que "estaba atrapado por ese sistema" al igual que lo están su padre y su hermano. Para Harry es especialmente dolorosa la decepción que ha vivido con su padre porque "él pasó por algo similar".

Es algo que hemos visto en los capítulos de la cuarta temporada de la serie, que además se estrenaba con polémica porque desde Buckinham Palace insistían en que se hiciera hincapié en el hecho de que la serie es ficción. Al parecer, la familia real estaba molesta por cómo se reflejaba la figura del príncipe Carlos y su fría y distante relación con la reina Isabel II. Y parece que la historia se repite. La soledad e incomprensión que, según la serie y las crónicas de la época, padeció el príncipe Carlos cuando se le impidió casarse con Camila, la mujer a la que amaba, es muy similar a la "decepción" y "distanciamiento" que ha vivido Harry con su padre y su hermano Guillermo después del ‘Megxit’ (la renuncia de Harry y Megahn sobre sus deberes como miembros de la familia real británica).

Hasta dónde llega la ficción de 'The Crown'

Aunque en un principio, la futura quinta temporada de la serie iba a ser la última, más tarde se confirmó que —siguiendo con el proyecto inicial— la serie acabará con la sexta temporada. Aún así, desde la plataforma aclararon que eso no suponía que la ficción fuese a abarcar un periodo más largo de tiempo llegando gasta la actualidad, sino que la mayor duración permitirá "cubrir el mismo periodo con más detalle".

Según las últimas informaciones sobre la ficción, no parece que los recientes acontecimientos narrados por Harry y Meghan en primera persona ante Oprah Winfrey o el turbio vínculo del príncipe Andrés con Jepfrey Epstein vayan a verse reflejados en la ficción, pero quién sabe.