'Harley Quinn' es la comedia gamberra de superhéroes que buscas antes de que llegue 'El Pacificador'
HBO
'Harley Quinn' es la comedia gamberra de superhéroes que buscas antes de que llegue 'El Pacificador'

Violencia muy explícita, parodia irreverente y muy gamberra de los superhéroes y mensaje feminista: esos son los ingredientes de 'Harley Quinn', la comedia animada de HBO Max que aprovecha al máximo a este popular personaje de DC.

Por Marina Such - 31 Dec 2021

Harley Quinn siempre ha sido un personaje muy querido por los fans de los cómics de DC pero, al mismo tiempo, con una historia de lo más problemática. Fue creada como sidekick aún más perturbado de Joker para Batman, la serie animada, y su popularidad la llevó a dar el salto a las viñetas. Con el tiempo, se fue contando que su nombre real era Harleen Quinzell, que era psicóloga en Arkham, donde había conocido a Joker durante sus sesiones de terapia.

En dichas sesiones, él le había contado todo tipo de historias falsas y lacrimógenas que habían conseguido que la doctora Quinzell se enamorara de él de una manera rayana en lo obsesivo, que el propio Joker alimentaba hasta el punto de que la psicóloga abandonó su trabajo, se convirtió en Harley Quinn y pasó a dedicarse al crimen a su lado. El personaje ha dado muchas vueltas desde principios de los 90, con una nueva popularidad al debutar en el cine con los rasgos de Margot Robbie en las películas del Escuadrón Suicida y en su propio largometraje, así que no era de extrañar que DC Universe (aquel servicio de streaming de Warner centrado en DC) le dedicara una serie de animación.

Esa serie, titulada simplemente Harley Quinn, pasa a ser un original de HBO Max con su tercera temporada, aún en producción, y así es como ha llegado también a España. Curiosamente, se ha estrenado aquí algo más de un mes antes de que llegue otra ficción que tira de un personaje de Escuadrón Suicida, el Pacificador, una ficción que apunta a que pretende ser una comedia gamberra e irreverente sobre superhéroes y villanos. El caso es que Harley Quinn ya es esa comedia bruta, violenta y divertidísima.

El grupo de secuaces de 'Harley Quinn'.
El grupo de secuaces de 'Harley Quinn'.

Su Harley es similar a la de Aves de presa; después de múltiples desengaños con Joker, y de comprobar cómo él solo piensa en sí mismo y la trata ella como alguien completamente descartable, Harley se refugia en casa de su mejor amiga, Poison Ivy, que solo intenta que todo el mundo la deje tranquila. Quinn, sin embargo, quiere demostrar que puede ser una supervillana temible por sí misma, por lo que se empeña en entrar en la Legión de la Perdición.

Así arranca Harley Quinn, pero las dos temporadas disponibles son bastante más que los empeños de Harley por ser reconocida. Su evolución está marcada por conseguir separarse definitivamente del Joker, con quien la serie reconoce que ha tenido una relación abusiva y mucho más tóxica que las feromonas de Ivy. Harley tiene que tomar sus propias decisiones y construir su personalidad sin depender de lo que le diga un grupo de tipos narcisistas y egocéntricos como la Legión de la Perdición.

Ahí, la relación realmente importante de la serie (y casi lo único que se toma en serio de verdad) es la de Harley e Ivy. En los cómics, esa amistad ha derivado hacia algo romántico, que es un camino que Harley Quinn va tomando poco a poco, sobre todo en la segunda temporada. Lo darían todo la una por la otra y, pese a los altibajos que atraviesan, siempre se reencuentran. Es la gran constante en una serie donde nadie se libra de ser parodiado.

La relación que mantienen Harley Quinn y Joker es abusiva y tóxica.
La relación que mantienen Harley Quinn y Joker es abusiva y tóxica.

Joker es un megalómano narcisista que se comporta como un matón de patio de colegio, Batman es un tipo aburrido incapaz de de conectar con sus emociones, Bane solo quiere hacer explotar cosas (y le desespera que nadie lo tome en serio como el encargado de controlar los gastos de la Legión de la Perdición), a Dr. Psycho lo cancela todo el mundo por llamar zorra a Wonder Woman, King Shark es un tímido y experto hacker en el corpachón de un tiburón gigante y Superman y Lois Lane están por encima de toda esta panda y solo quieren irse a cenar sushi.

Harley Quinn, creada por Justin Halpern y Patrick Schumacker, no se toma en serio a ningún personaje (el comisionado Gordon, por ejemplo, pretende confesare a Batman todos sus problemas matrimoniales) y aprovecha cualquier oportunidad para reírse hasta de los magacines matinales tipo el de Wendy Williams. Hay sangre y vísceras, hay villanos llevados al extremo y hay una labor de doblaje en la versión original absolutamente magistral, encabezada por una Kaley Cuoco desatada como Harley Quinn (también es productora ejecutiva) y una Lake Bell realmente divertida como esa Poison Ivy que procura poner algo de sentido común.

Probablemente, cuando se estrene El Pacificador se hable sobre cómo DC intenta establecer su identidad con comedias salvajes que Marvel no se atreve a hacer. HBO Max ya tiene esa comedia superheroica salvaje: se llama Harley Quinn.