Guía para no perderse con la docuserie sobre Ruiz-Mateos que analiza al protagonista de uno de los primeros memes de nuestra historia
Noticias
Guía para no perderse con la docuserie sobre Ruiz-Mateos que analiza al protagonista de uno de los primeros memes de nuestra historia

Es posible que toda una generación, si no más, no sepa quién es José María Ruiz-Mateos y que apenas haya oido hablar de él cuando a partir de 2010 se produjo la quiebra de su empresa Nueva Rumasa y se sucedieron sus problemas con la Justicia, otra vez. Porque la historia de este personaje se remonta a los años 80 y su "que te pego, leche" pudo ser el primer meme de nuestra historia. Su figura se analiza en la serie documental 'Ruiz-Mateos, el primer fenómeno viral' y aquí tienes una guía para no perderte.

Por María G. Lomas - 03 Nov 2021

¿Héroe o villano? Dependiendo de a quién se le pregunte, José María Ruiz Mateos es una cosa o la contraria. La serie documental Ruiz-Mateos, el primer fenómeno viral —disponible en RTVE Play— traza a través de testimonios de amigos, colaboradores, abogados, periodistas y también de víctimas de sus negocios un retrato del personaje que sin duda fue provocador, exagerado y mediático.

La docuserie utiliza la ingente cantidad de imágenes de archivo del empresario para dar a conocer una historia que incluye "esperpento y disparate, corrupción política y económica, fervor religioso y alocadas acciones mediáticas que forman parte de la memoria colectiva de España". Se puede decir que Ruiz Mateos fue el protagonista del primer fenómeno viral, mucho antes de la existencia de Internet y de las redes sociales, con la diferencia de que en la actualidad las polémicas virales suelen ser flor de un día y la suya se extiende durante varias décadas, prácticamente hasta su muerte en 2015. A continuación repasamos algunos de los nombres y conceptos clave para no perderse en la serie documental que cuenta además con una acertadísima selección de temas musicales, de Astrud y su Hay un hombre en España que lo hace todo, a Mamá Ladilla con Kitt y los coches del pasado o Los Punsetes y su tema Una persona sospechosa, entre otros.

José María Ruiz-Mateos

Es el protagonista de esta historia que podría calificarse de sainete si no fuera por la gravedad de algunos de los hechos. Un empresario gaditano y perito mercantil que inició su carrera profesional exportando vinos a Reino Unido sin saber ni una palabra de inglés, como el mismo llegó a reconocer. Un dato que da una idea del personaje. Tras conocer a Teresa Rivero y casarse con ella entró en contacto con el Opus Dei dando lugar a una relación fructífera para ambas partes. Fue el dueño del holding Rumasa que llegó a tener más de 230 empresas que incluían bancos, empresas de alimentación, hoteles y marcas como Galerías Preciados. En 1983, el Gobierno decidió expropiar la empresa alegando la evasión de impuestos por importes millonarios y la bancarrota real de la compañía que falsificaba su contabilidad y tenía una importante deuda con la Seguridad Social. La polémica decisión la tomó el por entonces ministro de Economía Miguel Boyer que se convirtió, a partir de entonces, en el objetivo de la "guerrilla" que empresario emprendió contra el estado español. Las numerosas acciones de esta llamada guerrilla estaban totalmente orquestada y Javier Sáinz Moreno era el ideólogo y guionista. Tras pasar varias veces por la cárcel y con numerosos problemas con la Justicia volvió a hacerse con un nuevo holding, Nueva Rumasa, que volvió a quebrar en 2011 y que llevó a la ruina a numerosos de ciudadanos que habían confiado en la publicidad e invertido sus ahorros en lo que se destapó como una de las mayores estafas piramidales del país. Muy debilitado, acosado por los problemas económicos y judiciales y con una deteriorada relación con su numerosa familia murió en septiembre de 2015.

Teresa Rivero

Procedente de una familia de clase alta de Jerez de la Frontera vinculada al Opus Dei, contrajo matrimonio con José María Ruiz-Mateos a los 23 años. Dedicó prácticamente toda su vida a criar a sus 13 hijos (seis mujeres y siete hombres) hasta que a sus 59 años su marido la nombró presidenta del Rayo Vallecano del que su marido era máximo accionista. Bajo su mandato, el club vivió una de las mayores etapas deportivas. Tras entrar en concurso de acreedores en 2011 junto a las otras diez empresas de Nueva Rumasa, el club fue traspasado. En 2018 fue condenada a siete años de fraude fiscal durante su gestión al frente del equipo de fútbol.

Miguel Boyer

Este economista procedía de una familia pudiente que se había instalado en San Juan de Luz tras la guerra civil. Trabajó en el Banco de España, en el Instituto Nacional de Industria del que llegó a a ser director y trabajó en el Instituto Nacional de Hidrocarburos. Tras la victoria socialista en 1982 entró en el gobierno de Felipe González como ministro de Economía y Hacienda. Su decisión de expropiar el holding Rumasa le perseguirá durante toda su carrera y toda su vida porque de eso encargó personalmente José María Ruiz-Mateos, que le culpaba de su ruina empresarial. Tras un primer matrimonio del que nacieron dos hijos, inició una relación con Isabel Preysler, conocida por su relación con Julio Iglesias, se casaron en 1988 en el que sería el segundo matrimonio para los dos. Durante toda su vida sería objeto de la persecución de José María Ruiz-Mateos y fue el protagonista involuntario del famoso "que te pego, leche", la frase que precedió al puñetazo que el empresario le propinó en los pasillos de los juzgados en 1989.

Isabel Preysler

Pareja del que fuera ministro de Economía del primer gobierno socialista de Felipe González (1982-1986), Miguel Boyer. Sufrió los efectos de la "guerrilla" que José María Ruiz-Mateos emprendió contra el gobierno español y, en concreto, contra el ministro al que consideraba responsable de su desgracia empresarial. La guerrilla consistía en todo tipo de acciones orquestadas para humillar y provocar el escarnio público de Boyer. Una de ellas fue lanzar una tarta a Isabel Preysler cuando ella se dirigía a su peluquería en el barrio de Salamanca. Unas situaciones de acoso que van más allá de lo que hoy en día conocemos como escraches.

Adela María Montes de Oca

Es la hija número 14 de José María Ruiz-Mateos, fruto de su relación extramatrimonial a lo largo de diez años con Patricia Montes de Oca. Le fue reconocida la filiación con el empresario tras una demanda judicial para la que, incluso, se llegó a exhumar el cadáver de Ruiz-Mateos en 2017. El reconocimiento no solo incluye la posibilidad de utilizar el apellido de su padre con el que tuvo relación hasta los 13 años en las visitas que hacía con su madre a España, sino que —al aceptar la herencia— incluye heredar las deudas que no son pocas, en el caso de la familia.

Rumasa y Nueva Rumasa

Rumasa es el holding empresarial creado por José María Ruiz-Mateos en los años 60 y con el que el empresario consiguió si fortuna. El grupo empresarial llegó emplear a más de 60.000 personas en 700 empresas de todo tipo de sectores, desde la banca, a la hostelería, la alimentación, los grandes almacenes, la cosmética, el sector farmacéutico o el de la construcción. Las astronómicas deudas con Hacienda y con la Seguridad Social unidas a la falta deliberada de controles propiciaron la polémica expropiación por parte del Gobierno de Felipe González en 1983 y la posterior reprivatización de las empresas por separado.

Nueva Rumasa es el entramado empresarial creado en 1996 con el que Ruiz-Mateos pretendía levanta un nuevo imperio. El grupo empresarial, que no holding, llegó a contar con un centenar de empresas también de diferentes sectores y entre las que estaban por ejemplo el club de fútbol Rayo Vallecano o la empresa de alimentación Dhul que generó sonadas campañas de publicidad protagonizadas por el propio Ruiz-Mateos. La mayoría estaban radicadas en paraísos fiscales y eludían los controles administrativos. Además de los problemas económicos que acabaron con la quiebra de sus empresas en 2011, desde 2009 Nueva Rumasa había captado inversión de pequeños accionistas a través de pagarés que nunca obtuvieron la prometida rentabilidad. A día de hoy las víctimas de la que se considera una estafa piramidal siguen sin recuperar su dinero.