Guía rápida para distinguir 'Todo va a ir bien' y 'Todo va a estar bien', estrenos de Movistar+ y Netflix
Noticias
Guía rápida para distinguir 'Todo va a ir bien' y 'Todo va a estar bien', estrenos de Movistar+ y Netflix

En ocasiones, los títulos de los series se parecen tanto, que es fácil confundir unas con otras. Es lo que ocurre con 'Todo va a ir bien' y 'Todo va a estar bien', dos dramedias que giran en torno a familias un poco distintas, pero que tienen menos que ver entre sí de lo que sugieren sus nombres.

Por Serielistas - 20 Aug 2021

Dos dramedias centradas en familias que atraviesan encrucijadas vitales estrenan hoy nuevos capítulos. A Movistar+ llega la segunda y última temporada de Todo va a ir bien, mientras Netflix estrena una nueva ficción, Todo va a estar bien. Los títulos son lo suficientemente parecidos para que podamos confundirlas, pero lo cierto es que no tienen demasiado que ver una con la otra.

La primera de ellas proviene de la mente de Josh Thomas, actor y guionista australiano que llamó la atención al crear Please like me, una comedia muy autobiográfica sobre un joven homosexual que descubre que lo es después de que lo deje su novia, y que tiene que navegar a partir de ahí una vida en la que también entran en juego su salud mental, el chico que le gusta, sus amigos, su familia...

Aquella serie lo lanzó al estrellato y así acabó en Estados Unidos creando Todo va a ir bien, que también se basa en ciertas experiencias vitales suyas. En concreto, cómo al ir a Norteamérica a despedirse de su padre moribundo se enteró de que tenía unas hermanastras a las que no conocía y que, ahora, era su tutor legal.

Josh Thomas crea y protagoniza 'Todo va a ir bien'.
Josh Thomas crea y protagoniza 'Todo va a ir bien'.

Todo va a estar bien, por su parte, está creada por el actor, guionista y director mexicano Diego Luna, que ya había pasado detrás de las cámaras en el cine, pero aún no lo había hecho en televisión. Su primera temporada son ocho capítulos situados en Ciudad de México y protagonizados por un matrimonio separado pero que, por el bien de su hija, sigue viviendo en la misma casa.

Ambas series tocan la manera en la que ha cambiado el concepto moderno de familia, pero lo hacen de manera diferente. En Todo va a ir bien destaca la manera en la que se retrata a una de las niñas, que está en el espectro del autismo, mientras Todo va a estar bien muestra el modo en el que han evolucionado los roles de género en la sociedad.