'La guerra de los mundos' aprovecha el potencial alegórico de sus alienígenas en la segunda temporada
Noticias
'La guerra de los mundos' aprovecha el potencial alegórico de sus alienígenas en la segunda temporada

La segunda temporada de 'La guerra de los mundos', la nueva versión del clásico de H.G. Wells, se estrena esta noche en FOX y hablamos con su creador y con alguno de sus protagonistas, como Gabriel Byrne, sobre lo que nos espera en unos episodios en los que se explora qué pretenden los extraterrestres con su invasión.

Por Marina Such - 18 May 2021

Cuando H.G. Wells publicó La guerra de los mundos, en 1897, probablemente no imaginaba que sería una de las historias más versionadas y más populares de la ciencia ficción. Los alienígenas tienen un alto potencial alegórico que ya estaba presente en la novela original y que la versión de Canal+ Francia y FOX tampoco deja pasar, sobre todo en su segunda temporada.

Ambientada seis meses después del primer contacto con los alienígenas, y de su invasión del planeta, la serie se adentra en la lucha de los humanos por contraatacar y por averiguar qué pretenden dichos extraterrestres, algo que se complica con los hallazgos sobre ellos que hace Bill, el científico al que interpreta Gabriel Byrne, y el rol de Emily (Daisy Edgar-Jones), conectada a los alienígenas de una manera que no es capaz de explicar.

"El mundo ha cambiado, así que la manera de contar la historia ha cambiado", explica Howard Overman, responsable de la serie. Sobre estos nuevos episodios, afirma que "tienes que cambiar las cosas un poco para mantener a la audiencia interesada, porque si simplemente les das más de lo mismo, no es especialmente interesante, pero no puedes cambiar demasiadas cosas o no es la serie que enganchó a la gente al principio".

Daisy Edgar-Jones va a ganar protagonismo en la segunda temporada de 'La guerra de los mundos'.
Daisy Edgar-Jones va a ganar protagonismo en la segunda temporada de 'La guerra de los mundos'.

La segunda temporada va a tener más acción, como afirman tres de sus actores, Ty Tennant, Bayo Gbadamosi y Pearl Chanda, pero no va a dejar de lado la capacidad de plantear preguntas a los espectadores a la vez que les hace pasar un buen rato. Para Gabriel Byrne, esa es la clave que le atrajo al proyecto: "Cuando es un entretenimiento emocionante puedes enterrar estas ideas dentro de la historia. Si fueras a hacer una película sobre estos temas tan serios, tendrías que librar una difícil batalla. Pero cuando escondes buenas ideas en un thriller, la gente absorbe esas ideas. Incluso aunque no estén articulando esas ideas, están pensando en ellas. ¿Qué es un alienígena? ¿Hay algo ahí fuera? ¿De qué tenemos miedo?"

"La idea de la historia siempre fue que podemos ver a la gente como nuestro enemigo y todas las maneras en las que se distinguen de nosotros, pero en realidad, son bastante parecidos a nosotros y toman decisiones muy parecidas a las que tomaríamos nosotros. Siempre ha sido una idea muy interesante cómo de parecidos a nosotros son nuestros enemigos", profundiza Overman. Que el punto de vista de los alienígenas gane protagonismo permite a La guerra de los mundos explorar más a fondo la metáfora sobre el mundo real que sus invasores presentan.

"Alguien preguntó una vez a Paul McCartney cómo escribía sus canciones y su respuesta fue muy interesante. Dijo ‘está en el zeitgeist, mi trabajo es coger esa información y meterla en algo con lo que la gente pueda sentirse identificada’", señala Byrne, que añade que entre esos temas que pueden representar los extraterrestres figuran "la impotencia, apatía, negación, desinformación, educación. Están todas conectadas y todas influyen en cómo formamos nuestras opiniones y cómo nos sentimos sobre determinadas cosas, lo que creemos que podemos cambiar y lo que no".

'La guerra de los mundos' sigue potenciando a su reparto coral.
'La guerra de los mundos' sigue potenciando a su reparto coral.

Ese potencial para tratar asuntos serios de una manera que facilite que lleguen al espectador es lo que confiere a La guerra de los mundos su atractivo para que los guionistas vuelvan a ella una y otra vez. Para Overman, "cuando los humanos están bajo presión, vemos quiénes son en realidad. Da igual que sean zombies, alienígenas, una pandemia, es una herramienta narrativa en la que eliminamos capas y planteamos preguntas difíciles a nuestros personajes".