La gran tendencia de series en 2020 han sido las ficciones confinadas
Noticias
La gran tendencia de series en 2020 han sido las ficciones confinadas

La pandemia global del coronavirus ha trastocado la vida del planeta durante este 2020, lo que incluye también la producción de series. En ese contexto de actores, guionistas y directores confinados en casa durante semanas ha surgido una tendencia de ficciones muy pegadas a la actualidad de estos meses: las series rodadas durante las cuarentenas por el covid.

Por Marina Such - 14 Dec 2020

El pasado 7de abril, TVE sorprendía al estrenar Diarios de la cuarentena, una serie concebida y grabada en pleno estado de alarma en España, con todo el mundo confinado en sus casas para intentar controlar la expansión del covid. Con los actores grabándose a través de las cámaras de su teléfonos móviles, de sus ordenadores y de videollamadas, la comedia tiraba de algunas de las costumbres y de los comportamientos que los españoles habían desarrollado en aquellas semanas de confinamiento estricto.

Su estreno abrió las puertas a que llegaran a nuestro país muchas más series ambientadas en las cuarentenas por el coronavirus de las que, tal vez, el público esperaba. Ha habido ficciones que han integrado la pandemia en algunas de sus tramas (Anatomía de Grey y The Good Doctor han sido dos de las que más a fondo se han metido, aunque muchas otras han mostrado a sus personajes con mascarillas, y Cuéntame cómo pasó va a hacer un episodio especial), pero las que nos interesan son las que se grabaron en plenas cuarentenas, con sus equipos técnicos buscando la manera de rodar sin salir de sus respectivas casas.

Mythic Quest: Banquete de cuervos lo vivió de primera mano al querer escribir, rodar, montar y emitir un capítulo especial ambientado en el teletrabajo forzado por las cuarentenas, y que contaba las secuelas psicológicas y emocionales que ese aislamiento estaba teniendo en algunas personas. El episodio se dirigió a través de videconferencia y se tuvo que enviar a los actores el equipamiento necesario para que pudieran grabarse en sus casas, que incluía 40 iPhones que tenían que esterilizarse cada vez que se mandaban de vuelta a los editores.

Una imagen del episodio confinado de 'Mythic Quest'.
Una imagen del episodio confinado de 'Mythic Quest'.

Es quizás el mejor ejemplo de este tipo de ficciones porque, aunque las circunstancias externas no se ignoraban, el episodio no iba sobre el covid ni el confinamiento, sino sobre la crisis personal que atravesaban varios personajes. Es la dicotomía a la que se enfrentaban estas series: ir sobre la pandemia y la cuarentena o que eso solo sea el fondo sobre el que se cuenta otra historia, dicotomía que se veía a la perfección en Relatos con-fin-a-dos.

Las que se grabaron durante los confinamientos la tenían muy presente. Distanciamiento físico o Jo també em quedo a casa estaban marcadas formalmente por lo que podría llamarse el "modelo Web Therapy": planos fijos con las diferentes pantallas de los personajes sentados delante del ordenador en sus casas, interactuando a través de ellas o haciendo algún tipo de absurdez motivada por pasar demasiado tiempo aislados en sus hogares.

Las diferentes versiones que HBO Europa ha hecho de En casa (empezó España y le siguió Finlandia) también encajan en otra de las tendencias que ha habido dentro de esta moda, si queremos llamarla así: la propuesta a diferentes cineastas para que entregaran una historia personal y concreta. Era el impulso detrás de Hecho en casa, que era un conjunto de cortos dirigidos, entre otros, por Pablo Larraín y la actriz Kristen Stewart. La En casa española contaba con propuestas de Rodrigo Sorogoyen, Paula Ortiz o Carlos Marqués-Marcet.

'Amor en los tiempos del corona' fue una de las primeras series anunciadas en EE.UU. sobre la pandemia.
'Amor en los tiempos del corona' fue una de las primeras series anunciadas en EE.UU. sobre la pandemia.

Al final, ficciones como Amor en tiempos del corona son las que mejor ejemplifican los problemas que pueden tener este tipo de series tan hijas de su época. Emitida en España por FOX Life, el canal Freeform fue de los primeros en anunciar que tendría una ficción que tocaría directamente el tema de la pandemia. Pero, en realidad, las restricciones en las relaciones sociales impuestas para controlar la expansión del covid son solo una excusa para contar diferentes historias de amor que añaden dichas restricciones a los habituales obstáculos que pueden encontrarse en ellas.

¿Centrarse en las cuarentenas y los efectos del coronavirus, ignorarlo como si en el mundo de la serie no existiera o dejarlo de fondo? Esas son las tres cuestiones a las que se han enfrentado estas ficciones nacidas al calor de los confinamientos.