El gobierno británico pide a Netflix que deje claro que 'The Crown' es ficción
Netflix
El gobierno británico pide a Netflix que deje claro que 'The Crown' es ficción

La familia real británica no está demasiado cómoda con el retrato que la serie de Netflix, 'The Crown', hace de su historia. Especialmente en la cuarta entrega de la ficción que dramatiza la historia más reciente. El Gobierno de Reino Unido se ha sumado a las críticas hasta el punto de pedir a la plataforma que aclare que se trata de una ficción y no de hechos reales.

Por Serielistas - 01 Dec 2020

Oliver Dowden, ministro de Cultura del Gobierno de Boris Johnson, ha sido el encargado de alzar la voz de manera oficial para pedir a Netflix que aclare que The Crown es una ficción. En declaraciones al Daily Mail, Dowden aseguraba que "es una obra de ficción con una producción fantástica, pero que como cualquier otro contenido televisivo, Netflix debería dejar claro desde el principio que se trata de eso, de una ficción". Una petición que se espera sea remitida formalmente al gigante del streaming con el fin de que incluya una advertencia al inicio de cada episodio.

La aclaración "ayudaría", según el ministro, a evitar que toda una generación de jóvenes se haga una idea equivocada de los hechos que relata la serie. "Temo que toda una generación de espectadores que no vivieron estos eventos puedan confundir los hechos con la ficción", ha asegurado Dowden.

Las declaraciones de Oliver Dowden son las primeras manifestaciones oficiales al respecto y llegan en medio de una creciente polémica acerca del daño que la ficción de Peter Morgan estaría ocasionando a la imagen de la monarquía y del príncipe Carlos, en concreto.

Gillian Anderson, en la cuarta temporada de 'The Crown'
Gillian Anderson, en la cuarta temporada de 'The Crown'

Las críticas han llegado tanto por parte de allegados al príncipe Carlos, que acusan a la serie de ser "propaganda sofisticada"; como del hermano de Diana Spencer o del biógrafo de Margaret Tatcher, Charles Moore, que —aunque destaca la interpretación de Gillian Anderson— señala numerosas inexactitudes históricas. Frente a las críticas hay otras voces que defienden que no es necesario hacer ninguna aclaración puesto que consideran evidente que se trata de una ficción al ser un drama interpretado por actores.

Aunque no ha habido ninguna respuesta oficial por parte de Netflix o del creador de la serie, Peter Morgan, éste ya dijo antes del estreno que "a veces hay que apartarse de la exactitud, pero nunca de la verdad". También Emma Corrin, que en la serie da vida a Diana de Gales, admitía en una entrevista que "hay una parte muy fiiccionada" y que "aunque tienen su origen en la realidad" tanto los personajes como los guiones "son creaciones de Peter Morgan".