'Generation' es el mejor ejemplo de la nueva ola de series juveniles más realistas
HBO
'Generation' es el mejor ejemplo de la nueva ola de series juveniles más realistas

Los adolescentes de la vida real no son como los de las series, pero es que los de las series juveniles actuales tampoco lo son. El último estreno de HBO España, 'Generation', es una nueva prueba de que el género está cambiando, optando por retratos más realistas y menos idealizados de sus protagonistas.

Por Marina Such - 09 Mar 2021

Diversidad sexual, crisis de identidad, consciencia política, experimentación con las drogas y el sexo, sororidad, masculinidad tóxica y la sensación de que hay toda una vida por delante por explorar. Las series de adolescentes siempre han tocado, de un modo u otro, todos estos temas, pero el tono con el que se abordan es el que marca la diferencia, más allá de la importancia de los móviles y las redes sociales en sus dinámicas sociales. Desde que títulos como Es mi vida o Freaks & Geeks mostraran otra manera de contar estas historias, alejada de las comedias de instituto habituales en los 80, el género ha ido evolucionando con el paso de los años.

Guionistas que crecieron viendo, precisamente, a Angela Chase enamorándose perdidamente de Jordan Catalano tienen en parte la culpa de que las ficciones juveniles que están estrenándose últimamente opten por miradas más realistas y menos idealizadas. Y, además de ellos, también han aparecido creadores que están por edad mucho más cerca de sus personajes de lo que es habitual.

Ese es el caso de Generation, la última serie de adolescentes en llegar a nuestras pantallas, a HBO España. Su creadora, Zelda Barnz, tiene 19 años y empezó a desarrollar el proyecto con 17 animada por sus padres, que trabajan en la industria del cine. La joven Zelda quiso plasmar en la serie su experiencia como adolescente queer que, además, procede de una familia con dos padres y un hermano que tampoco es heterosexual, así que su protagonista es bisexual, se resiste a dejarse categorizar de ninguna manera y está integrado perfectamente en su instituto, en el que es la estrella del equipo de waterpolo y uno de sus mejores estudiantes.

Pero aunque tenga muy claro quién es no se libra de las inseguridades típicas de su edad, y lo mismo ocurre con el resto de personajes de la ficción, que incluyen a una joven hispana cuya madre ha sido deportada, dos hermanos que se lo cuentan todo y otra adolescente que vende la marihuana que le quita a sus padres. Generation, producida por Lena Dunham, busca la honestidad y no mitificar el día a día de la adolescencia, algo que comparte con sus compañeras generacionales.

La plana mayor de 'SKAM España'.
La plana mayor de 'SKAM España'.

Las diferentes versiones de la noruega SKAM, por ejemplo, se precian del naturalismo con el que se enseña cómo sus protagonistas se enfrentan al ciberbullying, el descubrimiento de la orientación sexual, la discriminación racial, las desigualdades de clase o las relaciones abusivas, y el propósito de la española, por ejemplo, fue siempre ofrecer herramientas a los jóvenes que les permitieran afrontar esas situaciones.

Las dos series juveniles más populares de la actualidad, de todos modos, son Euphoria y Sex Education. La primera es una apuesta sumamente estilizada que gira alrededor de la adicción y la formación de la identidad a través del sexo, mientras la segunda toca directamente todo tipo de temas relacionados con él. La excusa de que la madre del protagonista sea terapeuta sexual abre la ficción a tratar algo tan clásico del género de una manera mucho más directa.

Zendaya se llevó un Emmy el pasado septiembre por su papel de Rue en 'Euphoria'.
Zendaya se llevó un Emmy el pasado septiembre por su papel de Rue en 'Euphoria'. / HBO

Euphoria es el estándar con el que se va a medir inicialmente a Generation, y no solo porque ambas sean de HBO. Sin embargo, el estilo de la segunda está mucho más cerca de Girls, que es más referente para ella. También es un estilo más próximo al de Grand Army, ficción en la que la cuestión racial y la ubicación del instituto en Brooklyn son cruciales. Además, es un ejemplo de algo que todas estas series buscan en su esfuerzo por ser realistas, que es tener un reparto de caras semidesconocidas y, a ser posible, que tengan casi la edad de sus personajes. Zendaya en Euphoria y Asa Butterfield en Sex Education son excepciones a la regla.

Lo que sí consigue esta nueva ola de series de adolescentes es pintar un panorama mucho más amplio de la generación Z. Entre comedias románticas más convencionales como Con amor, Víctor, la apuesta por el misterio de The Wilds o el drama intensísimo de Por trece razones hay hueco para que aparezcan todas estas propuestas que miran a sus jóvenes de frente.