'Fundación': parecidos y diferencias entre la serie y las novelas de Asimov tras sus 5 primeros episodios
Apple TV+
'Fundación': parecidos y diferencias entre la serie y las novelas de Asimov tras sus 5 primeros episodios

Hemos pasado ya el ecuador de la 1ª temporada de esta serie basada en los famosos libros de Isaac Asimov y ya es hora de ver en qué se parece y en qué difiere esta ficción de la historia en la que se inspira. Ya os adelantamos que la frase "inspirada en los libros de Asimov" da lo que promete.

Por Israel Alejandre Carbajo - 22 Oct 2021

Es justo eso. Una inspiración. David S. Goyer, el showrunner de Fundación se ha fijado en los libros de Isaac Asimov para contar su propia historia. Su propia "Fundación". Y recalcamos lo de "se ha fijado" porque en ningún momento parece tener la intención de usar los libros como un mantra del que no se va a salir. Siempre se ha dicho que Fundación era inadaptable. Sobre todo porque los libros abarcan siglos de tiempo y la acción brilla por su ausencia. Pero aquí no hemos venido a juzgar si estamos ante una buena adaptación porque ya lo hemos hecho. Aquí hemos venido a remarcar qué elementos se mantienen tal cual son en las novelas y cuáles se han cambiado. Tened cuidado porque si no habéis leído los libros, es posible que os encontréis con algunos SPOILERS menores...

Los parecidos

Empezamos por ellos porque son los menos. Fundación, la serie y las novelas parten de la misma base. Hari Seldon pronostica, gracias a la ciencia de la psicohistoria, la caída del Imperio Galáctico. La debacle durará miles de años y Seldon pretende acortar el tiempo de esa destrucción creando una Fundación: un grupo de científicos que preservarán la historia y las costumbres humanas en un planeta a miles de años luz de Trántor, la capital del Imperio Galáctico. Hari Seldon, Gaal Dornick, Salvor Hardin, el emperador Cleon, los personajes principales están ahí y sus motivaciones son iguales que las de los libros. Y ya. Esto es lo poquito que Goyer ha cogido tal cual. El resto ha sido cambiado o mezclado para adaptarlo con sentido.

Las diferencias

Empezando por los personajes, mencionamos ahora el cambio de sexo y etnia de varios de los protagonistas para no hacerlo más. Es algo natural y que no cambia la naturaleza de la serie. No hay que olvidar que la trilogía original tiene más de medio siglo. Entonces todos eran hombres, blancos y heterosexuales. La serie es hija de su tiempo y la diversidad es necesaria para adaptarla a la actualidad y también de cara a las futuras generaciones. Ahora, lo que ya sorprende más es la deriva y el cambio de rol de algunos de ellos.

Partimos de la base de que en Fundación, la serie, hay personajes que no aparecen en la trilogía original de novelas y sí en las precuelas que se escribieron a partir de la década de 1980 explicando con más detalle el funcionamiento de Trántor y el Imperio.

Hari Seldon

Jared Harris es Haris Seldon en 'Fundación'.
Jared Harris es Haris Seldon en 'Fundación'.

En la serie, Seldon es presentado como un hombre atormentado y solitario, y ni se menciona a quien fuera su esposa, Dors Venabili, un personaje con influencia en él. Seldon muere mucho antes de lo que lo hace en los libros. De hecho, en ellos Hari llega a Términus y comienza a forjar la Fundación junto con el resto de sus miembros. Fallece el año después de aterrizar en el planeta. Algo menos espectacular y que cuadra mucho más con una novela que con una serie.

Gaal Dornick

Lou Llobel es la Gaal Dornick de la serie.
Lou Llobel es la Gaal Dornick de la serie.

Son varias las diferencias con este personaje. En la serie es alguien capital mientras que en los libros, su influencia no va más allá de los capítulos iniciales. Su función sí que es la misma: apoyar y refutar las teorías psicohistóricas de Seldon pero ella no tiene ni remota idea de lo que ocurre de verdad. De hecho, en el libro su existencia es mucho más plácida.

Llega a Términus, se convierte en profesor de de matemáticas y enciclopedista y muere mucho antes de que se produzca la Primera Crisis Seldon. En la serie, es víctima de un ¿complot? durante el largo viaje a Términus en el que Seldon termina asesinado y ella acaba siendo expulsada de la nave por su pareja (el verdugo de Seldon) y que la induce en animación suspendida. Acaba metida en una nave misteriosa que llega a un planeta misterioso. Vamos, que no se parecen en casi nada. La Gaal Dornick de la serie va a tener una importancia muy grande y si se confirman nuestras sospechas (no haremos spoiler de ellas) enlazará con una de las grandes revelaciones de los libros.

Salvor Hardin

Leah Harvey es Salvor Hardin, el personaje más "polémico" si comparamos las novelas con la serie.
Leah Harvey es Salvor Hardin, el personaje más "polémico" si comparamos las novelas con la serie.

Es el personaje más polémico y controvertido de lo que llevamos de serie. Sobre todo por su naturaleza radicalmente distinta a la de los libros. El Hardin de los libros es un político pragmático, realista, muy inteligente y alcalde de Términus cuando se produce la Primera Crisis Seldon. Hace frente a la llegada de los invasores de Anacreonte de una forma radicalmente diferente.

El Hardin de las novelas usa la diplomacia, la inteligencia. La Hardin de la serie, de momento, lo está haciendo a través de la fuerza y sin comprender lo que ocurre a su alrededor. Hay un factor mesiánico/mágico en torno a esta Salvor Hardin. No podemos olvidar esa Bóveda que es la clave de todo lo que ocurre en Términus. En el libro solo diremos que la Bóveda está al alcance de todos. Cualquier persona de la Fundación puede entrar en ella y comprender sus secretos pero es Hardin el que se atreve a hacerlo. En la serie, hay un componente místico. Sólo ella puede acceder. De hecho es la bóveda la que la "llama". Hay que esperar a ver cómo se resuelve el conflicto con Anacreonte, pero todo apunta a que no tendrá nada que ver con las novelas.

Raych Foss

Alfred Enoch es Raych Foss.
Alfred Enoch es Raych Foss.

En las novelas su nombre en realidad es Raych Seldon porque es el hijo adoptivo de Hari. En la ficción mata al que sería a su propio padre pero en la trilogía original de libros, Raych ni siquiera existe, y en las precuelas, Raych fallece cuando tiene que escapar de Trantor. Todo apunta a que el asesinato de Seldon a manos de su pupilo y el obligatorio éxodo de Gaal Dornick a manos de Raych obedecen a un plan muchísimo mayor.

Eto Demerzel

Laura Birn es Demerzel.
Laura Birn es Demerzel.

Este personaje tiene una importancia y un origen totalmente opuesto entre las novelas y la serie. En los libros es un legendario robot humanoide, primer ministro del emperador Cleon, con muchos contactos, relaciones e influencia en Trántor. En la serie es un personaje con problemas para expresar emociones y además lo reducen a una especie de niñera de todos los clones del emperador.

En la serie, Eto Demerzel y Hari Seldon son casi enemigos, pero en los libros son amigos estrechos (de hecho le salvó la vida en varias ocasiones). Demerzel es presentado como un robot con la capacidad de matar, algo que contradice Las Leyes de la Robótica de Isaac Asimov y que en las novelas nunca hace. Demerzel, en la ficción de AppleTV+, revela su condición de robot a uno de los clones del emperador, algo que jamás se hizo en saga. Eto nunca reveló su identidad, hasta que Hari Seldon logró descubrirla de alguna forma.

El emperador Cleon

Lee Pace encarna a todos los Cleon en el apogeo de su poder.
Lee Pace encarna a todos los Cleon en el apogeo de su poder.

El primer Cleon se clona a sí mismo para perpetuarse en el poder a lo largo de los siglos sucediéndose así las copias de tres en tres y que los clones más veteranos eduquen y asesoren a los más jóvenes. En los libros, sin destriparos el cómo, no tiene prácticamente nada que ver. Lo que sí os podemos decir es que todo el entorno del emperador y su forma de vivir y gobernar en Trántor se trata muchísimo más en las precuelas que en la trilogía original de Fundación donde la importancia se centra casi en exclusiva en el entorno de Términus y sus descendientes a lo largo de los siglos.

Y para acabar, a modo de curiosidad, hay que contar también que los viajes intergalácticos que se ven en la serie difieren mucho de los del libro. Asimov, ya hace más de 50 años imaginaba los trayectos por el espacio que cubren distancias de miles de años luz como quien va en tren o en avión. Sin embargo, en la serie de David S. Goyer, la parafernalia es mucho más sofisticada durmiendo a los viajeros en una suerte de crioestásis seguida de cientos de efectos especiales. Es mucho más espectacular. Sobre todo, pensado en que Fundación es un espectáculo visual como pocos se han visto en una serie hasta ahora.