El covid tiene la culpa de que Emmy Rossum no haya vuelto a 'Shameless' para su final
Movistar
El covid tiene la culpa de que Emmy Rossum no haya vuelto a 'Shameless' para su final

La familia Gallagher dice adiós tras 11 temporadas de peripecias, y su final es tan accidentado como el resto de desventuras que han sufrido en la serie. Movistar+ emite mañana el último episodio de 'Shameless', que en la temporada 11 ha sufrido las consecuencias del covid tanto en sus tramas como detrás de las cámaras.

Por Serielistas - 12 Apr 2021

La ausencia de Fiona (Emmy Rossum) ha sido uno de los aspectos que más han llamado la atención de la undécima y última temporada de Shameless. Los Gallagher se han enfrentado a no pocos problemas, de los que los más apremiantes han sido los problemas de salud de Frank y la discusión sobre qué deben hacer con la casa, y en todos ellos se echaba de menos la presencia de la hermana mayor, que era quien había mantenido unida a la familia ante el alcoholismo galopante de su padre.

Los espectadores se preguntaban por qué Rossum no había regresado ni para hacer un cameo, y la respuesta está en las restricciones de la movilidad impuestas por el covid. John Wells, showrunner de la serie, ha explicado a The Hollywood Reporter que su idea original había sido que Fiona volviera para varios capítulos y la actriz estaba más que dispuesta. Pero el coronavirus lo paró todo.

"Queríamos que volviera y teníamos varias historias sobre su regreso, y ella quería hacerlo. Con lo que estaba pasando con la pandemia, cuando estábamos planeándolo había habido tantos rebrotes que no recuerdo cuál de ellos era, las cuarentenas entre Nueva York (donde vive Emmy Rossum) y Los Ángeles entraron en marcha y era imposible averiguar cómo traerla de vuelta. Esa fue la mayor decepción, no poder hacerlo porque todos queríamos que pasara", explica Wells.

El guionista había supervisado con anterioridad los finales de dos series muy longevas como El ala oeste de la Casa Blanca y Urgencias y afirma que no cree en los finales cerrados: "no intentamos resolver nada. Sus vidas continúan. Muchas novelas maravillosas acaban y sigues pensando en los personajes y lo que hacen, y eso me hace sentirme bien como espectador y como lector".