'Los Favoritos de Midas' no es un thriller social, pero sí refleja la realidad de la crisis económica
Netflix
'Los Favoritos de Midas' no es un thriller social, pero sí refleja la realidad de la crisis económica

La volátil situación social post crisis de 2008, la burbuja de los grandes empresarios, el peso de la culpa, el valor de la ética en la sociedad actual... De todo eso va 'Los Favoritos de Midas', un adictivo thriller cocreado y dirigido por Mateo Gil y en el que Luis Tosar se enfrenta a un peculiar método de extorsión.

Por Marina Such - 13 Nov 2020

Víctor Genovés, empresario de éxito, recibe un día una formal carta, sellada con lacre, en la que se le conmina a pagar 50 millones de euros o empezarán morir personas al azar, desconocidas para él y para el grupo remitente de la misiva, que se hace llamar los Favoritos de Midas. Las dudas de Genovés sobre si debe ceder a la extorsión impulsan los seis capítulos en los que Mateo Gil y Miguel Barros han adaptado Los Favoritos de Midas, un relato de Jack London convertido en miniserie para Netflix.

El proyecto, inicialmente, llegó a Gil en 2001 como una película, pero ni el formato era el adecuado ni era la mejor época. Esa es la actual, cuando todavía se sienten los efectos de la crisis financiera de 2008. "Ha supuesto un golpe a los bolsillos de mucha gente, ha supuesto la desestabilización de muchas economías y, sobre todo, ha supuesto un cambio de percepción en todos nosotros respecto a la realidad en la que vivimos", explica el guionista y director: " Nos ha hecho más conscientes de la desigualdad creciente y de un montón de agujeros que tiene nuestro sistema político y social que han hecho más atractiva la idea, el planteamiento de los Favoritos de Midas".

Porque este grupo "ataca" a grandes empresarios que presumen de tener conciencia y principios y les obligan a plantearse si eso es así de verdad. ¿Dejarías morir a gente a la que no conoces con tal de conservar tu fortuna a cualquier precio? Luis Tosar, que interpreta a Genovés, afirma que "es un hombre que, por su extracción social, cree que es de esa manera. Seguramente, está realmente convencido de que es así, y necesita algo como los Favoritos de Midas para darse cuenta de quién es realmente, de qué es lo que busca y lo que ha buscado a lo largo de su vida".

Marta Belmonte es la periodista estrella del momento.
Marta Belmonte es la periodista estrella del momento.

El empresario ve cómo su vida y su posición se van erosionando conforme los Favoritos intensifican su chantaje, algo que ocurre al mismo tiempo que se recrudece una revuelta social que sitúa a la serie en un interesante diálogo con la actualidad. "Estoy muy contento con que la serie, partiendo de lo que parecía una ficción absoluta, se ha convertido en un relato bastante fiel a la sociedad y a la actualidad", apostilla Tosar. Con ese paralelismo, es tentador describir Los Favoritos de Midas como un thriller social, algo que Mateo Gil descarta rápidamente: "Yo no la definiría como un thriller social. Social es prácticamente cualquier ficción. Hay un trasfondo social, pero es un thriller policiaco".

La parte policiaca la aporta Willy Toledo, que da vida al comisario que investiga el chantaje, mientras se añade otra pieza más al rompecabezas con la periodista a la que interpreta Marta Belmonte, que empieza la serie teniendo unas convicciones éticas muy firmes que se tambalearán con el paso de los capítulos: "Se van a ver tentados y ninguna decisión va a ser fácil, ni siquiera definitiva. Nos va a obligar a ponernos en el sitio del otro, volver al nuestro, y tomar decisiones sobre qué son nuestros principios, si realmente es una idea que uno tiene de cómo tiene que ser en el mundo o si realmente están arraigados en lo que tú quieres ser".

Marta Milans y Luis Tosar, en una escena de 'Los Favoritos de Midas'.
Marta Milans y Luis Tosar, en una escena de 'Los Favoritos de Midas'.

"Según se va complejizando la situación, y va descubriendo ciertas cosas, se da cuenta de que eso a lo que se está enfrentando es mucho más grande de lo que él siquiera había imaginado en un principio", explica Toledo sobre la propia "tentación" de su policía: "Van teniendo influencia otro tipo de aspectos que, en un principio, ni se imaginaba. Y es verdad que va modificando poco a poco su actitud frente al caso y, al final, tiene un giro bastante inesperado, creo yo, que por otro lado es bastante coherente con el personaje".

Cada capítulo incluye giros y revelaciones que buscan que el espectador no sea capaz de despegarse de la pantalla, pero es inevitable, además, que surjan conversaciones sobre qué haríamos nosotros en una situación así o si los Favoritos de Midas son menos villanos de lo que parece. Para Marta Belmonte, "tienen un punto de vista sobre el mundo y de cómo funciona el mundo, cuanto menos, interesante. El resto, ya…" Mateo Gil es más claro: "Puede haber alguna persona que diga 'estos Favoritos de Midas son unos clarividentes', lo cual no quita para que esa clarividencia pueda ser atroz, terrible y malvada".