Si aún no has visto 'Euphoria', te damos estas razones para darle una oportunidad
HBO
Si aún no has visto 'Euphoria', te damos estas razones para darle una oportunidad

El pasado mes de septiembre, Zendaya se convirtió en la persona más joven en ganar el Emmy a mejor actriz protagonista de drama por 'Euphoria', una serie impulsada por la lucha contra la adicción de su protagonista. Rue vuelve ahora en un episodio especial en HBO España que es la excusa perfecta para que, si nunca hemos visto la serie, nos acerquemos a ella.

Por Marina Such - 04 Dec 2020

Rue nació el 11 de septiembre de 2001 y está convencida que ese hecho ha marcado para siempre su vida. Sus problemas de atención, de ansiedad (o lo que sus padres y sus médicos estaban convencidos que eran problemas de atención y ansiedad), la sobremedicación que tuvo de niña, su adicción a las drogas (prácticamente cualquiera), la sobredosis con la que arranca la serie... Todo ello puede conectarse con que su nacimiento coincidió con aquellos atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono.

Así se presenta Rue en el arranque de Euphoria, la serie que HBO estrenó en el verano de 2019 acompañada de cierta polémica por varios desnudos masculinos en una escena en un vestuario y por la manera en la que retrataba a sus jóvenes protagonistas. Sus adolescentes se mueven en un mundo de sexo muy influido por el porno, masculinidad mal entendida, drogas de fácil acceso y búsqueda de la identidad y de alguna manera de empoderarse que no se había mostrado de la manera en la que lo hacía Sam Levinson, creador, guionista y director de bastantes de los episodios.

La serie está renovada por una segunda temporada cuyo rodaje tuvo que pararse por el covid y, para enlazar de alguna manera el final de la primera y los nuevos episodios, HBO va a estrenar dos capítulos especiales. El primero de ellos se centra en Rue, se titula Las rayadas no duran para siempre y está ya disponible en HBO España. El segundo ofrecerá el punto de vista de Jules y se verá ya en enero.

La existencia de ambos capítulos son un buen recordatorio de que, si hasta ahora no habíamos echado un vistazo a Euphoria, es el momento de hacerlo por estas tres razones, aunque hay más.

1. Rue

La exploración de la gran protagonista de la serie justifica plenamente el visionado de la primera temporada. Empezamos a conocerla cuando vuelve al instituto tras recuperarse de una sobredosis y veremos cómo le ha afectado la muerte de su padre, hasta donde llega su drogadicción y la relación que establece con Jules, a la que se agarra como su tabla de salvación.

Zendaya transmite a la perfección todas las facetas del personaje, que está inspirado en las propias experiencias personales de Sam Levinson.

2. Jules

Hunter Schafer es Jules en Euphoria
Hunter Schafer es Jules en Euphoria / HBO

Una de las grandes revelaciones de la serie es el personaje de Jules, una adolescente trans interpretada por una actriz trans, Hunter Schaefer. La primera temporada muestra el viaje de Jules a asumir quién es, más allá de una joven transgénero, y toca temas como las relaciones (y el acoso) por redes sociales y aplicaciones para ligar, la autoestima y la exploración de la amistad y las relaciones sentimentales.

Jules es un personaje tanto muy luminoso, como con un lado oscuro un poco perturbador, y el final de la primera temporada y los dos episodios especiales giran en torno a la evolución del vínculo que la une a Rue. ¿Está enamorada de ella? ¿Son solo amigas muy cercanas? ¿Es para Rue nada más que otra adicción?

3. El aspecto visual

En Euphoria hay otros adolescentes a través de los que se habla de los conceptos de masculinidad y feminidad, de la influencia de internet en sus relaciones y en la creación de su identidad y de la relevancia que tiene el sexo en ellas, pero lo que atrapa en un primer momento es la fuerte personalidad visual que imprimen tanto Sam Levinson como las otras directoras de la temporada, Pippa Bianco, Augustine Frizzell y Jennifer Morrison.

El cuarto capítulo, ambientado en una feria, es el mejor ejemplo de esto, sobre todo porque consigue integrar la forma con el fondo de una manera sumamente efectiva, y también funciona a la perfección la traslación en imágenes del estado mental de Rue y de los efectos que tienen en ellas las drogas.