Los responsables de '11S: Testigos de la tragedia' resaltan la humanidad y el horror para una nueva generación
Noticias
Los responsables de '11S: Testigos de la tragedia' resaltan la humanidad y el horror para una nueva generación

El 20º aniversario del 11-S va a traer a las pantallas un buen número de documentales que recuerdan ese día y las repercusiones que tuvo para el política mundial. De todos ellos, National Geographic estrena esta noche '11S: Testigos de la tragedia', que destaca por centrarse en contar los hechos del 11 de septiembre de 2001 a través de sus supervivientes.

Por Marina Such - 30 Aug 2021

"¿Se puede transmitir la humanidad de aquel día, se puede evitar la geopolítica y llevar a la gente de vuelta a los eventos de aquel día a través de la gente que sobrevivió?" Esa pregunta, planteada por el productor ejecutivo Daniel Lindsay, resume el enfoque con el que la docuserie 11S: Testigos de la tragedia aborda la conmemoración del 20º aniversario del 11 de septiembre de 2001.

Aquel día, dos aviones de pasajeros impactaron contra las Torres Gemelas de Nueva York, un tercero se estrelló en el Pentágono y un cuarto lo hizo en unos bosques de Pensilvania después de que los pasajeros retomaran brevemente el control del aparato que había sido secuestrado, como los otros tres, por militantes de Al-Qaeda. Las ramificaciones de aquellos atentados aún se dejan notar ahora y van a centrar bastantes de los documentales y especiales informativos que se emitan en estas semanas. Los seis episodios de esta serie de National Geographic optan por seguir otro camino.

En una conversación con Serielistas, los productores ejecutivos y el director insisten en que han querido centrarse en la dimensión humana del 11-S: "Tienes gente que estaba haciendo su vida normal, y esa es una de las cosas fascinantes del 11-S, que la gente estaba yendo a trabajar como todos hacemos cada día, y ocurre esta cosa horrible", explica la productora Caroline Marsden: "¿Qué hace la gente en una situación así? Nuestro enfoque era centrarnos en los individuos que vivieron aquel día. La historia está compuesta por experiencias individuales y comprender esas experiencias nos ayuda a entendernos a nosotros mismos".

Cada capítulo, que se verán en National Geographic en noches consecutivas desde hoy, se centra en un momento del día diferente. Empieza un poco antes de las 9 de la mañana, cuando el primer avión se estrelló contra la Torre Norte, y termina casi a medianoche, con la última persona rescatada con vida de entre los escombros del World Trade Center. Para ello, los responsables de la docuserie invirtieron tres años de trabajo entrevistando a más de 50 personas y estudiando centenares de horas de grabaciones del día.

Los bomberos que llegaron los primeros al World Trade Center protagonizan el primer episodio.
Los bomberos que llegaron los primeros al World Trade Center protagonizan el primer episodio.

Entre esas grabaciones se incluyen imágenes de personas asomadas a las ventanas de los pisos superiores de las torres en llamas y de otras que saltaban al vacío huyendo del fuego y que, en su momento, los medios estadounidenses decidieron que nunca más volverían a mostrarse en televisión. Sin embargo, para Daniel Bogado, el director, era importante recuperarlas:

Teníamos la responsabilidad de mostrar ese aspecto el día porque pasó, y estamos haciendo un documental para toda una generación que no había nacido entonces y que no ha visto esas imágenes. Desde el principio, dijimos que no queríamos crear una versión blanqueada y solo resaltar el heroísmo, sino mostrar también la escala del horror, por qué fue tan traumático. La cuestión siempre fue cuál es el enfoque correcto y cuál es el equilibrio.

"Es importante para entender la violencia y las consecuencias duraderas que tiene. La gente con la que hablamos, hablamos con ellos ahora y en algunos pueden verse esas consecuencias duraderas", añade Caroline Marsden, que también abunda en la idea de que el 11-S es, para muchas personas que no habían nacido entonces o eran demasiado pequeñas para recordarlo, no es más que algo que estudian en los libros de Historia, como el asesinato de John F. Kennedy. "Se dieron cuenta de que ellos eran parte de ese evento histórico y tenían el deber de hablar sobre ello", explica Marsden sobre la decisión de bastantes supervivientes de participar en la docuserie.

Sin embargo, contar con sus testimonios añadía también más responsabilidad para no caer en el morbo. T.J. Miller, otro de los productores, señala que "ofrecía la oportunidad de mostrar la fragilidad y la resistencia humanas. La intención no es explotar el morbo de la experiencia, sino ser inmersivo y, con suerte, que sea posible empatizar con estas personas", algo en lo que Bogado profundiza al apuntar que "cuando estábamos organizando la historia, era importante que encontráramos un equilibrio entre mostrar la realidad del día, mostrar la escala del horror, y no blanquearlo (...) Si fuera solo eso, sería una serie muy difícil de ver, así que queríamos encontrar un equilibrio entre los aspectos más perturbadores del día y mostrar la humanidad, el heroísmo y la valentía que mostró la gente".

'11S: Testigos de la tragedia' dedica varios capítulos al caos que se creó con el derrumbe de las Torres Gemelas.
'11S: Testigos de la tragedia' dedica varios capítulos al caos que se creó con el derrumbe de las Torres Gemelas.

Entre los testimonios que recoge 11S: Testigos de la tragedia hay bomberos, conductores de ambulancia, personas que consiguieron escapar de las Torres Gemelas antes de colapsaran o que se encontraban en otros edificios del World Trade Center que se vieron afectados igualmente, como el hotel Marriott. Se completan con imágenes de los muchos periodistas desplazados a la zona, incluido un reportero de NBC que siguió a un grupo de bomberos en su huida de la nube de escombros y polvo que cubrió todo el downtown de Manhattan cuando las torres se desplomaron.

Todo ese material va urdiendo un relato cronológico del día y, aunque la docuserie podría haberse producido en cualquier otro momento, en palabras de Daniel Lindsay, "esto solo podía hacerse con distancia y con la posibilidad de reflexionar. Uno de los temas de la serie es el peso del trauma y cómo te acompaña durante todos estos años, y (era importante) tener esta perspectiva al hablar con estas personas."