El creador de 'Downton Abbey' sigue explorando la aristocracia inglesa con 'Belgravia' tras retratar la Nueva York de 1880 en 'The Gilded Age'
Movistar
El creador de 'Downton Abbey' sigue explorando la aristocracia inglesa con 'Belgravia' tras retratar la Nueva York de 1880 en 'The Gilded Age'

De 'Downton Abbey' a 'Belgravia', pasando por la Gilded Age de Nueva York, Julian Felowes es un experto en recrear la vida de otras épocas reflejando la diferencia de clases. 'Belgravia' es su último trabajo, una miniserie de seis episodios sobre secretos, mentiras y escándalos que salpican a la alta sociedad londinense.

Por María G. Lomas - 07 May 2021

Si eres de los que sigue echando de menos Downton Abbey —a pesar de las dos películas con las que se ha dado continuidad a la serie (la segunda está en marcha y se estrenará en Navidad)—, el estreno de Belgravia en Movistar+ debe ser tu próximo objetivo. Con la primera, Julian Fellowes recuperó las series de época, un filón que continuó explorando con The Gilded Age, la serie de HBO ambientada en la incipiente ciudad de Nueva York en 1880 y que, de momento, no se agota.

En el caso de Belgravia, Fellowes adapta su propio libro homónimo y aunque en Reino Unido no ha conseguido el mismo éxito que Dowton Abbey, sí ha logrado reunir semanalmente a seis millones de británicos. En este caso no será tan extensa, estamos hablando de una miniserie de seis episodios que, en principio, no tendrá nuevas temporadas. Mientras que Downton Abbey estaba ambientada en el condado de Yorkshire, Belgravia nos traslada directamente a la capital londinense y a uno de sus barrios más chic, que precisamente da nombre a la serie.

En The Gilded Age cruzamos el charco para situarnos en la Edad Dorada de Nueva York en el siglo XIX y la década de 1880. Una época floreciente en la que convivían la proliferaron de grandes fortunas con las importantes quiebras de otras familias. La serie con un reparto de excepción en el que encontramos entre otros a Christine Baranski, Carrie Coon, Cynthia Nixon y Morgan Spector se centra en el personaje de Marian Brook, interpretado por Louisa Gummer. Se trata de una joven de una familia conservadora que entra la rica y poderosa familia vecina al frente de la cual está el despiadado magnate del ferrocarril George Russel (Spector).

Al igual que sus predecesoras, Belgravia no cuenta hechos verídicos pero sí se enmarca en un periodo histórico real que nos traslada a un siglo anterior al de Downton Abbey. Los acontecimientos nos llevan a un baile celebrado en honor al duque de Wellington con intención de levantar los ánimos ante el avance de las tropas de Napoleón en la víspera de la batalla de Waterloo, que fue el 18 de junio de 1815. A la fiesta asisten los Trenchard, una familia de clase baja que se codea con lo más granado de la sociedad, y los sucesos durante el baile seguirán resonando décadas después en el exclusivo barrio de Belgravia.

Harriet Walter y Tom Wilkinson están en el elenco de 'Belgravia'.
Harriet Walter y Tom Wilkinson están en el elenco de 'Belgravia'. / Movistar+
Ella Purnell y Jack Bardoe, en una escena de 'Belgravia'.
Ella Purnell y Jack Bardoe, en una escena de 'Belgravia'. / Movistar+

Como hemos visto en sus anteriores trabajos uno de los sellos de Fellowes es incluir un reparto de renombre y el caso de Belgravia no iba a ser menos. La serie reúne a caras concidas de la televisión y el cine británicos como Tamsin Greig (Talking Heads), Harriet Walter (Sentido y sensibilidad), Tom Wilkinson (John Adams), Philip Glenister (Life on Mars), Alice Eve (Agatha Christie: Inocencia trágica), Ella Purnell (El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares) y Richard Goulding (The Crown).

El mundo de la nobleza no es ajeno para el actor, escritor y director Julian Fellowes no solo porque gran parte de sus obras exploren y se ambienten en él si no también porque es uno de sus integrantes. Hijo de diplomático, está casado con una condesa y él mismo fue nombrado lugarteniente segundo de Dorset, la localidad en la que reside. Un conocimiento de causa que le permite hacer un retrato agudo de la alta sociedad británica aunque sea retrocediendo en el tiempo.