Para 'Dopesick', contar la verdad de la crisis de los opioides es contar la historia de sus víctimas y sus villanos
Disney +
Para 'Dopesick', contar la verdad de la crisis de los opioides es contar la historia de sus víctimas y sus villanos

Desde finales de los años 90, Estados Unidos está sumida en una crisis de los opioides que se lleva las vidas de 90 personas al día de media. El uso y abuso de estos medicamentos es el centro de 'Dopesick', una serie que estrenará Disney+ y de la que sus responsables cuentan a Serielistas sus principales claves.

Por Marina Such - 02 Nov 2021

La adicción a los analgésicos opiáceos se ha convertido en una verdadera plaga en Estados Unidos en las últimas tres décadas. Según datos del Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas, entre el 8% y el 12% de los pacientes que toman algún opioide para el dolor crónico se vuelven adictos a ellos, y entre el 21% y el 29% de los pacientes a los que se les recetan como analgésicos los toman de manera inapropiada. En 2015, más de 33.000 personas murieron en el país a causa de una sobredosis de estos fármacos.

El origen de esta situación, que el realizador Alex Gibney denominó El crimen del siglo en el documental sobre ella, puede encontrarse a finales de la década de 1990, cuando la farmacéutica Purdue, pertenciente a la familia Sackler, sacó al mercado un analgésico, OxyContin, que consiguió meter en las consultas de multitud de médicos de familia bajo el falso reclamo de que solo un 1% de los pacientes desarrollaba adicción. Danny Strong, que en su faceta de guionista se encargó de las tv movies El recuento y Game Change, es quien convierte aquello en el objetivo de Dopesick, serie que Disney+ estrena el 12 de noviembre y que aspira a enseñar el alcance de aquellas maniobras.

"Si quieres contar la verdad de lo que pasó realmente, no puedes contar la historia de los Sackler sin contar la historia de sus víctimas, y no puedes contar la historia de los fiscales que llevan el caso de Purdue Pharma sin contar la historia de los Sackler, así que todo está conectado", explica Strong sobre el punto de vista panorámico que adopta la ficción. Sus episodios siguen a varios personajes durante diferentes líneas temporales para mostrar, primero, el marketing despiadado de Purdue y las primeras consecuencias del uso de OxyContin y, después, la investigación que varios agentes federales llevaron a cabo sobre la responsabilidad de la farmacéutica en el aumento de los delitos relacionados con su producto.

Will Poulter interpreta en 'Dopesick' a uno de los visitadores médicos de Purdue Pharma.
Will Poulter interpreta en 'Dopesick' a uno de los visitadores médicos de Purdue Pharma.

Strong se documentó exhaustivamente sobre el asunto porque, como ocurría con buena parte del reparto de la serie, apenas conocía unos pocos detalles básicos. "Una de las razones por las que me gusta trabajar en este género como guionista es que me encanta aprender algo nuevo", señala: "Parte de lo que me lleva a aceptar un proyecto como este es (preguntarme) si voy a disfrutar leyendo cinco o siete libros sobre un tema, y si no es así, no soy quien debe escribirlo".

La calidad y el nivel de detalle de sus guiones es elogiado por dos de sus estrellas, Kaitlyn Dever y Will Poulter, que representan dos de las caras de la historia. Poulter, por ejemplo, da vida a un visitador médico de Purdue encargado de venderle OxyContin a los médicos de cabecera de comunidades rurales y mineras, y la investigación de Strong le vino muy bien para preparar el papel, sobre todo por la cantidad de información relacionada con la farmacéutica que aún puede verse online, incluido un vídeo de formación de los visitadores.

"Gran parte de ello lo descubrió Danny Strong, lo incluyó en el guion y dio forma a mucho de lo que se ve en las sesiones de formación y en las charlas a las que asisten los vendedores", reconoce el actor, que añade que "revisados a través de una visión moderna, esos comportamientos de ventas son muy manipuladores emocionalmente, engañosos y parecen sobornos. Y eso es porque lo son".

Poulter tenía muy claro que el tema de Dopesick era lo que le atraía para interpretar a un personaje tan ambiguo moralmente: "en realidad, esta es una historia sobre injusticias sociales, y eso me hizo apasionarme por interpretar al personaje".

Kaitlyn Dever es una de las víctimas de OxyContin.
Kaitlyn Dever es una de las víctimas de OxyContin.

En el otro extremo encontramos a Betsy, una joven que trabaja en la mina con su padre y que empieza a tomar OxyContin para tratar el dolor que le deja un accidente laboral. Kaitlyn Dever ha llamado mucho la atención en los últimos tiempos por interpretar a personajes involucrados en situaciones duras, como su Marie de Creedme o hasta la adolescente en Justified con la que se dio a conocer. "Betsy es un ejemplo de una víctima de esta crisis y representa a un grupo grande de gente. Ese elemento era muy interesante para mí", explica: "Elegir los papeles más difíciles empieza con la historia y si esta merece ser contada, no importa lo difícil que sea, voy a ponerlo todo de mi parte y esta historia, sobre todo, lo merece".

Ella encuentra mucho más interesante ese enfoque panorámico que Danny Strong ha dado a la historia porque "una cosa es seguir a la familia Sackler y ver las decisiones que tomaron en sus salas de conferencias, pero ver luego sus efectos es vital para que los espectadores vean cómo afectaron a los habitantes de pequeñas comunidades que creían que, simplemente, iban a ver su médico para que les recetara analgésicos para ayudarlos a ponerse mejor".

Dopesick aspira a que los episodios conmuevan tanto al público como los guiones lo hicieron con los actores y, especialmente, busca dar visibilidad a una historia lejos de estar resuelta. La familia Sackler ha negociado en dos ocasiones (2007 y el pasado mes de septiembre) acuerdos de culpabilidad en las demandas contra Purdue Pharma por marketing falso del OxyContin, comprometiéndose a pagar más de 4.000 millones de dólares de indemnización y abandonando la propiedad de la empresa, pero ganando de paso inmunidad y evitando la prisión. La serie de Hulu llega, por tanto, en un momento muy relevante.