La docuserie 'Dolores: la verdad sobre el caso Wanninkhof' busca "hacer autocrítica para que algo así no vuelva a suceder"
HBO
La docuserie 'Dolores: la verdad sobre el caso Wanninkhof' busca "hacer autocrítica para que algo así no vuelva a suceder"

¿Podría volver a producirse un error como el que llevó a la cárcel a Dolores Vázquez sin haber cometido el crimen de Rocío Wanninkhof? Es una de las peguntas para las que busca respuesta la serie documental de HBO Max, 'Dolores: la verdad sobre el caso Wanninkhof', que analiza al detalle todo lo que sucedió en el caso que conmocionó a la sociedad finales de los 90 y principios de los 2000.

Por María G. Lomas - 22 Oct 2021

HBO Max estrena el próximo 26 de octubre la serie documental Dolores: la verdad sobre el caso Wanninkhof, una docuserie en la que Dolores Vázquez toma la palabra más de 20 años después del caso que la llevó injustamente a pasar 17 meses en prisión. Una de las periodistas que cubrió el caso fue Toñi Moreno y recuerda en una entrevista cómo vivió aquel juicio en el que prácticamente se estrenaba como reportera: "Estuve en el juicio como reportera, acababa de estrenarme, tenía 26 o 27 años, y nadie demostró que esa señora fuera culpable".

De aquel trabajo como reportera surge ahora una "deseada entrevista" y una miniserie true crimen de la que la periodista es una de las productoras ejecutivas. Tras "13 años sin verla", Moreno llamó a Dolores cuando se cumplieron 20 años del caso para decirle que "toda una generación no conocía su historia". "La convencimos, pero no ha sido fácil", asegura. Y añade que quiere "saber cómo una señora que no ha hecho nada acaba con una condena de culpabilidad por asesinato". "¿Qué hemos hecho mal todos?", se pregunta.

La periodista Toñi Moreno es una de las productoras ejecutivas de la docuserie de HBO Max.
La periodista Toñi Moreno es una de las productoras ejecutivas de la docuserie de HBO Max. / HBO Max/Laura Peris García

La historia de Dolores Vázquez es la del mayor error judicial de la historia de España, del que muchos sectores fueron responsables desde investigadores, a jueces, fiscales y abogados pasando por periodistas. Dolores: la verdad sobre el caso Wanninkhof analiza paso a paso todo lo que sucedió desde la desaparición forzosa y el hallazgo del cadáver de Rocío Wanninkhof, al crimen de Sonia Carabantes que permitió, años después, dar con el verdadero asesino de ambas mujeres y liberar a la persona que había sido condenada sin pruebas en un juicio público y encarcelada durante un total de 17 meses.

"El documental saca nuestras desvergüenzas como sociedad. Ahí fallaron todos, falló el juez que la metió en la cárcel, falló la investigación, falló el sistema judicial pero es que fallamos también los periodistas. Yo no voy decir que desde el principio pensé otra cosa. Yo entré en ese juicio pensando que era culpable porque habíamos dibujado esa imagen de ella", afirma Toñi Moreno.

El caso puso en 1999 el foco en la Costa del Sol por la desaparición forzosa en Mijas de Rocío Wanninkhof, que tuvo en vilo a toda la sociedad hasta que se encontró el cadáver. La alarma social apremiaba a los investigadores a encontrar a un culpable y comenzaron a señalar —sin pruebas— a Dolores Vázquez, una amiga cercana de la familia y expareja de la madre de la víctima Alicia Hornos. Con esos datos el espectáculo estaba servido y la historia tenía todos los mimbres de un auténtico culebrón. La sospechosa fue pintada como una mujer fría, calculadora, vengativa y su orientación sexual fue además utilizada para estigmatizarla. Poco ayudó su carácter reservado y la presencia constante en televisión de una dolida Alicia Hornos que no dudaba de la versión de la Guardia Civil.

"Creo que hubo una concatenación de errores, desde la investigación bajo la presión para encontrar un culpable, hasta el juez de instrucción que no tuvo los reaños para decir ustedes me traen a esta culpable pero no me dicen por qué es culpable ni me traen pruebas, al juez que en el juicio no es capaz de decirle al jurado "ustedes no me argumentan por qué es culpable", una ley del jurado recién implantada en nuestro país cuando no estábamos preparados como sociedad para juzgar a una señora que durante un año había estado mañana tarde y noche en los medios de comunicación", recuerda la periodista. Todo ello llevó a Dolores Vázquez a pasar 17 meses en la cárcel hasta que tras el recurso al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía se determinó que se celebrara un nuevo juicio que nunca tuvo lugar. Vázquez estaba en libertad provisional cuando el asesinato de Sonia Carabantes también en la provincia de Málaga se vinculó con el caso Wanninkhof y señaló a Tony Alexander King, ciudadano británico y todo un depredador sexual que había llegado años antes a la Costa del sol huyendo de sus antecedentes delictivos.

A pesar de los intentos por seguir vinculando a Dolores Vázquez con el crimen, fue puesta en libertad y se borró cualquier rastro de su ficha policial. Sin embargo el daño ya estaba hecho. "Desarrolló una fobia a los medios de comunicación porque el recuerdo de la detención es de todos los periodistas, los flashes y las cámaras agolpados. Además, nos culpaba de una forma indirecta, decía que habíamos dibujado de ella una figura que no tenía nada que ver con su personalidad". Después de 20 años y sin que haya recibido una disculpa por parte del estado, Dolores ha decidido hablar y Toñi Moreno cree que "para ella ha sido como una catarsis". "Estoy convencida que después del documental su vida va a cambiar, porque yo me la he encontrado anclada en lo que le pasó, sin evolucionar, con la misma desconfianza, con los mismo rencores. Su vida se paralizó en el momento de su detención y yo confío que después del documental ella vaya por la calle con otra actitud y recupere su vida, porque todavía es joven", nos cuenta esperanzada. Tras varios años de exilio en Reino Unido, donde Dolores pasó toda su infancia, ha regresado al lugar donde nació para intentar seguir con su vida lejos de las miradas de sospecha.

Si la docuserie servirá para que Dolores Vázquez obtenga esa ansiada disculpa de las autoridades está por ver, Toñi Moreno no parece optimista al respecto, pero sí cree que es necesaria la autocrítica: "Vamos a mejorar como sociedad si todo el mundo asume su culpa, es que hubo un ministro que fue Acebes que dijo que esta mujer tenía un perfil delincuencial. ¿Qué perfil? ¿Que era lesbiana, que tenía un físico poco afortunado, que era dura en sus facciones? Si no tenía una multa de tráfico...". La periodista cree que aunque le debemos una disculpa a Dolores Vázquez, el momento ya pasó y ahora es complicado que se produzca.

La vida de Dolores Vázquez quedó marcada el día de su detención por el caso Wanninkhof.
La vida de Dolores Vázquez quedó marcada el día de su detención por el caso Wanninkhof. / HBO Max / Laura Peris García

El documental también cuenta con el testimonio de Alicia Hornos, que aún hoy sigue creyendo en la culpabilidad de Loli, su expareja, aunque Toñi Moreno cree que lo dice "con la boca pequeña". La cara visible de este documental producido por Unicorn señala un momento en el que Hornos afirma que si Loli se sienta enfrente y dice que no ha matado a su hija, ella sabrá si miente o no. En el documental se les muestran a ambas las declaraciones de una y de otra en una pantalla, pero el encuentro en persona —si se llega a producir— será en privado, aunque Moreno confiesa que se lo llegó a plantear: "La directora, Noe Redondo, pensó con muy buen criterio que no era el momento".

A pesar de que Toñi Moreno espera que haciendo autocrítica mejoremos todos y no se vuelva a repetir otro caso igual, también cree que hoy en día se mantienen muchas de las circunstancias que propiciaron aquel error como la necesidad de encontrar culpables rápidamente y la voracidad con la que consumimos información. "Creo que hubiera pasado exactamente lo mismo".