La docuficción de 'Pioneras' se pone de moda para contar historias reales poco conocidas
Movistar
La docuficción de 'Pioneras' se pone de moda para contar historias reales poco conocidas

La mezcla de dramatizaciones, entrevistas e imágenes reales de archivo se ha convertido en algo habitual en las docuseries en los últimos años. 'Pioneras', la serie de Movistar+, es solo la última en subirse a esa tendencia, que ha dejado algunos ejemplos realmente curiosos.

Por Marina Such - 27 Nov 2020

Un agente de la CIA que muere en extrañas circunstancias, la primera misión tripulada a Marte o las mujeres españolas que la Historia ha olvidado son temas que merecen ser contados en un documental. El género, sin embargo, admite muchas más opciones de narrar dichas historias de las que parece, y una que ha ganado popularidad en los últimos tiempos es la docuficción.

Pioneras, la serie que #0 ha estrenado sobre mujeres que destacaron en la historia de España por adelantarse a su tiempo, solo para caer después en el olvido, es uno de los últimos ejemplos de esta tendencia. Su formato mezcla escenas de ficción, en las que actores dramatizan algunos momentos de la vida del personaje histórico, con entrevistas con expertos que ayudan a contextualizar y a valorar lo que hemos visto.

Va más allá de las meras recreaciones a las que nos tienen acostumbrados los programas de true crime: es como si una película sobre, por ejemplo, la reina María de Castilla se intercalara con historiadores comentando lo innovador que fue que ella gobernara la corona de Aragón mientras su esposo, Alfonso V, se pasaba décadas en el reino de Nápoles.

'Wormwood' era un peculiar experimento en docuficción.
'Wormwood' era un peculiar experimento en docuficción.

Netflix estrenó hace un par de años una serie que llevaba ese formato hasta sus últimas consecuencias. Se trataba de Wormwood, dirigida por un veterano de los documentales como Errol Morris y que contaba la historia de Frank Olson, un agente de la CIA que, teóricamente, participó en un experimento con LSD que le llevó al suicidio. La intersección entre la parte ficcionada, protagonizada por Peter Sarsgaard, y la documental estaba integrada de una manera casi indistinguible.

Mucho más convencional en ese aspecto era Marte, una propuesta de National Geographic que contaba cómo podría ser la primera misión tripulada al planeta rojo. La parte dramatizada se centraba, precisamente, en todos los desafíos que los astronautas afrontaban al llegar allí, mientras el apartado documental mostraba los avances tecnológicos que estaban realizándose justo para que esa misión pudiera ser una realidad en el futuro próximo.

Todas ellas aspiran a que esta conjunción de ficción y documental ofrezca una panorámica más completa del tema que se está tratando. La ficción, en ocasiones, puede ayudarnos a comprender determinados hechos de una manera más clara que un informativo.