Dickinson y otros biopics históricos, pero deliberadamente anacrónicos
Noticias
Dickinson y otros biopics históricos, pero deliberadamente anacrónicos

Apple TV+ estrena la segunda temporada de Dickinson, la exitosa serie que cuenta la vida de la poeta Emily Dickinson durante su juventud mezclando realidad y fantasía y reflejando algunos aspectos desde una perspectiva contemporánea. La serie creada por Alena Smith no es la única revisión de un personaje histórico que no se ciñe totalmente a la realidad de la época, repasamos a continuación algunos ejemplos.

Por María G. Lomas - 08 Jan 2021

Cuando se trata de ficciones históricas siempre es complicado separar lo real de lo ficticio porque al final se interpreta lo que se supone que ha pasado pero es muy difícil reproducir con total fidelidad todos los pasajes de la vida de un personaje histórico y si no que se lo digan al creador de The Crown. Sin embargo, hay series que se saltan deliberadamente el rigor histórico y tiran de anacronismo para descontextualizar a sus personajes.

Algo así es lo que sucede en Dickinson, la serie original de Apple TV+ que estrena su segunda temporada. La comedia relata la juventud de la poeta Emily Dickinson (Hailee Steinfeld) utilizando licencias para presentar al personaje con preocupaciones propias de una millennial a pesar de estar ambientada en el siglo XIX. Una ausencia de prejuicios más propia de la actualidad, gran permisividad en el ámbito sexual y del consumo de drogas y una banda sonora que incluye desde el hip-hop de Lizzo al pop de Billie Eilish son algunos de los elementos que ayudan a presentar a Emily Dickinson como la artista adelantada a su tiempo que fue.

En la recién estrenada segunda temporada veremos cómo el talento de la poeta sale de la esfera privada para ser público y notorio y las reflexiones de la escritora sobre lo que la fama puede suponer para ella.

The Great

The Great es una delirante reinterpretación de la historia de Catalina, la Grande.
The Great es una delirante reinterpretación de la historia de Catalina, la Grande. / Hulu

Otro claro ejemplo de una serie que es deliberadamente anacrónica es The Great, que protagonizada por Elle Fanning en el papel de Catalina la Grande cuenta cómo ésta se convirtió en la monarca más longeva de Rusia. Desde la advertencia inicial para alertar de que la serie "incluye algún que otro hecho histórico" ya sabemos que The Great es una delirante reinterpretación de la historia que en sus diez capítulos relata a su manera el ascenso al trono de Pedro III y el golpe de Estado de Catalina II de Rusia, más conocida hoy en día como la Grande, en 1972. Un hecho en el que ni siquiera los historiadores tienen claro que Catalina participase.

Sherlock

Esta serie es claramente una versión moderna del personaje literario creado por Arthur Conan Doyle y ambientado en la era victoriana. En la ficción de la BBC, Benedict Cumberbatch interpreta a un Sherlock Holmes del siglo XXI que junto a su inseparable Watson hace gala de sus habilidades de deducción para resolver una ola crímenes. La lupa, la pipa y la gorra que acompañan al personaje clásico en sus investigaciones de los casos se actualizan en esta serie en la que Sherlock se sirve de smartphone y iPad con conexión a Internet para resolver los crímenes.