'El desorden que dejas' es un thriller que, en realidad, explora el miedo a la ausencia de un ser querido
Netflix
'El desorden que dejas' es un thriller que, en realidad, explora el miedo a la ausencia de un ser querido

Un thriller sobre el duelo y la culpa en el entorno natural de Galicia. Eso es lo que propone 'El desorden que dejas', el nuevo trabajo de Carlos Montero ('Élite') para Netflix del que te traemos también una escena en exclusiva.

Por Marina Such - 01 Dec 2020

Y tú, ¿cuándo vas a tardar en morir? Esa nota, recibida por una profesora de instituto que sustituye a otra que parece haberse suicidado, lanza toda la trama de El desorden que dejas, la miniserie que adapta el libro homónimo de Carlos Montero. El propio Montero, cocreador de ese gran éxito internacional que es Élite, es el encargado de trasladar la historia a la pequeña pantalla dirigiendo los dos primeros episodios y escribiendo muchos de ellos.

"Yo tenía muy claro lo que quería contar. Es verdad que a veces me faltaban elementos. Como guionista que soy sé mis carencias y mis virtudes, pero como director era una incógnita, llegaba todos los días al set en plan “a ver cómo salgo de esta”. Pero lo hacía desde un lado muy entusiasta porque me lo estaba pasando muy bien", explica Montero sobre la experiencia de poner en pie la serie, de la que se puede tener un vistazo en esta escena exclusiva.

Raquel (Inma Cuesta) arranca la miniserie sintiendo todavía la sombra de la ausencia de su madre. En la escena, la vemos entrar con su amiga a vaciar su piso, algo que todavía no se había atrevido a hacer. Pero Raquel, para Carlos Montero, logra algo muy encomiable:

"Hay algo muy heroico en cada uno de nosotros cuando conseguimos superar eso. (...). Raquel, por eso, se convierte en una heroína, porque aunque es difícil y se mete cada vez más en el fango, consigue salir".

La manera en la que Raquel vive con esa pérdida entronca con el que es el gran tema de la serie, y que está ya explicitado en su título. "No nos acomodamos bien en la pérdida, en el duelo o en la culpa, y eso, lo que hace es desordenarnos. No reencontramos nuestro camino, que al final es lo que todos intentan", señala Inma Cuesta, y Tamar Novas, que da vida al marido de Raquel, ahonda un poco más al apuntar que "la serie narra cosas universales como el hueco que deja la pérdida de una vida. En el caso de Germán, es la pérdida de su padre, pero en el caso de Viruca, ese hueco lo ocupa Raquel".

Porque El desorden que dejas se articula sobre el diálogo en la distancia y el tiempo que se establece entre Viruca y Raquel. La ausencia de la primera se convierte en una presencia constante y hasta agobiante para la segunda, que se encuentra siendo comparada constantemente con ella y hasta repitiendo algunos de sus pasos. El misterio alrededor de su muerte es lo que impulsa el thriller: "Hay una trama muy clara; saber quién era Viruca, quién es Yago y qué hizo y quien está acosando a Raquel, pero después hay un tema, que para mí es el miedo a la ausencia. Cómo gestionas cuando alguien se va de tu vida y te lo desordena todo, porque creo que es muy difícil levantarse por las mañanas sin esa persona que quieres que ya no va a estar nunca más en tu vida", en palabras de Montero.

Tamar Novas y Carlos Montero, en un momento del rodaje.
Tamar Novas y Carlos Montero, en un momento del rodaje.

El desorden que dejas intercala la búsqueda de respuestas de Raquel, que ve cómo su vida se enreda de una manera peligrosamente similar a la Viruca, a la espiral de secretos que llevó a la muerte de esta última, y cada capítulo ofrece una nueva revelación que cambia la manera en la que percibimos a los personajes. Eso es algo que atrajo al proyecto a Bárbara Lennie (Viruca), que explica que "eso era interesante para mí. Implica también que los personajes se transforman (...). Te da la posibilidad de ver diferentes caras de un mismo ser humano, que a veces no es tan fácil encontrarlo en las ficciones; que sean más poliédricos, que haya aristas, que lo que creías que era, no es, pero a la vez, es, porque todos somos muchos, como decía Pirandello".

Y Viruca y Mauro, su marido, ocultan verdaderas multitudes. "El thriller se apoya fundamentalmente en nuestra historia: qué pasó ahí", apunta Roberto Enríquez: "Hay muchas cosas de las que no se puede… Ni siquiera mi personaje, en un momento dado, cambiaría el rumbo de los acontecimientos si en algún momento contara cosas que sabe de las que se ha dicho a sí mismo que no puede hablar, no quiere hablar".

El peso de esos secretos y sus consecuencias es otro de los temas que toca la serie, pero es finalmente esa exploración de lo que uno deja tras de sí cuando ya no está lo que más interesa. ¿Cómo se afronta el duelo? ¿Nos conviene más intentar avanzar lo antes posible o quedarse atascados en él? Esa es la gran pregunta que Raquel ha de resolver para sí misma, y no solo ante la pérdida de su madre, sino ante la situación en la que la pone verse reflejada todo el rato en Viruca: "Acaba obsesionándose con ella, con ella como un personaje, como un ente, alguien que, incluso después de muerta, lo ocupa todo", concluye Inma Cuesta.