David Fincher confirma que 'Mindhunter' era demasiado cara y poco vista para sobrevivir en Netflix
Netflix
David Fincher confirma que 'Mindhunter' era demasiado cara y poco vista para sobrevivir en Netflix

Ya sabíamos que, de haber tercera temporada de 'Mindhunter', tardaríamos bastante en verla porque la agenda de su responsable, David Fincher, está muy completa. Ahora, el propio Fincher ha confirmado que lo más probable es que no lleguemos a verla nunca porque los números no cuadraban para Netflix.

Por Marina Such - 18 Nov 2020

La promoción de Mank, la película sobre el rodaje de Ciudadano Kane que David Fincher ha hecho para Netflix, está reviviendo un poco la conversación sobre el futuro de Mindhunter, la serie que el director supervisó para la plataforma y cuya segunda temporada se emitió en el verano de 2019.

En aquel momento se apuntó que, hasta que Fincher no finalizara Mank, no se plantearía qué hacer con la serie porque es un proyecto que requiere mucho tiempo y dedicación. Cada temporada, de hecho, tardaba casi diez meses en rodarse en Pittsburgh y alrededores. Sin embargo, parece que ese hiato indefinido en el que está Mindhunter también obedece a razones más de números y rentabilidad para Netflix.

En una entrevista para Variety, Fincher apunta que se involucró en aquella segunda temporada mucho más de lo que esperaba, despidiendo al showrunner inicial y descartando todos los guiones para encargar una reescritura completa de los capítulos. El director comentó a Ted Sarandos y Cindy Holland, jefes de contenido en la plataforma, que no se veía con fuerzas para pasarse otros dos años dedicados en cuerpo y alma a la serie.

Los actores de 'Mindhunter' ya no están atados a la serie.
Los actores de 'Mindhunter' ya no están atados a la serie.

Y, además, Mindhunter nunca consiguió atraer a la cantidad de espectadores que habría justificado tanto la inversión de tiempo de Fincher como la económica de Netflix: "Necesitaba tiempo apartado (de la serie). Era una serie cara. Tenía una audiencia muy apasionada, pero nunca tuvimos los números que justificaran el coste".

Esto apunta a que es bastante difícil que regrese la ficción, protagonizada por dos agentes del FBI y una psicóloga que entrevistan a asesinos en serie encarcelados para tratar de realizar perfiles psicológicos que les permitan reconocerlos y atraparlos antes de lo habitual.