Daniel Brühl encuentra la diversión en el Barón Zemo de 'Falcon y el Soldado de Invierno'
Disney +
Daniel Brühl encuentra la diversión en el Barón Zemo de 'Falcon y el Soldado de Invierno'

Toda serie de superhéroes necesita un villano pintón que represente un reto a la altura de los protagonistas. El Barón Zemo hace su entrada en 'Falcon y el Soldado de Invierno' más como un aliado del que igual no hay que fiarse y su intérprete, Daniel Brühl, aprovecha la situación para explorar todos sus matices. Así se lo contó a Serielistas.

Por Marina Such - 09 Apr 2021

De Daniel Brühl se repiten en todas las entrevistas y perfiles los mismos datos: se hizo famoso gracias a la película Goodbye, Lenin; habla perfecto castellano porque, aunque creció en Colonia, nació en Barcelona de padre alemán y madre española, y el cine de Hollywood lo busca para interpretar muchas veces a villanos, el papel que suele adjudicarse a los actores europeos que cruzan el charco. Brühl dio vida a uno de esos malos, el Barón Zemo, en Capitán América. Civil War, lo que le puso en la órbita del universo cinematográfico de Marvel y de su gran pope, Kevin Feige.

Aunque en aquella película fuera quien inició la guerra civil entre los Vengadores, y quien no duda en emplear los métodos más crueles para conseguir sus objetivos, tanto Brühl como Feige querían que no fuera un simple villano más. "Me quedé muy sorprendido con lo que él quería hacer con este personaje: reinterpretarlo, reinventarlo y formarlo a mi favor. No tenía nada que ver con el Zemo nazi de los cómics", explica el actor en una mesa redonda con otros periodistas en la que participó Serielistas: "Me pareció muy inteligente alejarse de los cómics y muy apropiado para esa película. Pero el espacio era limitado en aquella película; era un personaje importante, pero no daba para más. Es un lujazo, en esta serie, tener tiempo y explorar otros aspectos sin perder las motivaciones que Zemo tuvo en Civil War".

Así es como, en el tercer episodio de Falcon y el Soldado de Invierno, conocemos a un barón que mantiene su empeño por evitar que puedan crearse más supersoldados, pero que aporta cierto sarcasmo arrogante que altera la volátil dinámica entre Bucky y Sam: "Lo que sí me gustó, y a lo mejor tenemos oportunidad de verlo más en este triángulo, es que ellos tengan tiempo de conocerse mejor y que Bucky me vea con otros ojos. Me parecía interesante que todos han sufrido unos traumas importantes e intentan encontrar su lugar en este mundo post Chasquido y que por debajo, aunque no podrían ser más diferentes e incluso se odien, sí que se aprecian y entienden que cada uno ha sufrido".

Zemo ha actuado en el pasado movido por ese sufrimiento, por haber visto como los Vengadores destruían Sokovia, su país, y su familia moría, y tomó decisiones cuyas consecuencias van a perseguirle en la serie. Todos los personajes se encuentran en la misma tesitura y la búsqueda de esos Sin Banderas va más allá de la amenaza que puedan suponer. Como Zemo, tienen un objetivo loable que quieren conseguir mediante los peores medios posibles y también actúan movidos por el dolor. "Que todo nazca desde un lado muy humano de la pérdida de la familia me parecía muy comprensible y muy entrañable en Zemo", señala Brühl, "aunque no me parezcan bien los métodos radicales que utiliza. Era un personaje ambiguo que no era el cliché del villano".

Lo que sí tiene Zemo es un momento muy memorable en su primer capítulo, un baile que se ha convertido en un meme instantáneo.

Ese detalle ha hecho que los fans se pongan de su lado, algo que su intérprete agradece aunque pida cautela:"Ha sido muy refrescante hacer algo nuevo con Zemo, pero no sabía si esto iba a gustar a la gente. De momento, tengo la impresión de que los fans les cae bien Zemo, pero ya veremos". Puede terminar pasándole lo que a John Walker, ese nuevo Capitán América que no se parece a Steve Rogers, por mucho que asegure que quiere honrar su legado, y que ha generado reacciones intensas en los fans que, por desgracia, se han trasladado también hacia Wyatt Russell, su actor.

A Brühl, sin embargo, no le preocupa y no cree que él deba hacerlo tampoco: "Wyatt no debería preocuparse demasiado porque igual, al final, va a caer bien a la gente. Esto nunca se sabe. Entiendo que hay un mundo muy comprometido de fans y esa idea de que él sea el nuevo Capitán América pueda causar reacciones de esta manera, pero hay que ver toda la serie y darle un poco de tiempo. Sé que Wyatt es un tipo encantador, muy seguro de sí mismo, muy inteligente, así que no se lo va a tomar demasiado en serio".