5 curiosidades sobre 'El desorden que dejas' que tal vez no sabías
Netflix
5 curiosidades sobre 'El desorden que dejas' que tal vez no sabías

'El desorden que dejas' ha atrapado al público desde su estreno en Netflix. La serie, un thriller ambientado en un pueblo de Galicia, es la siguiente producción de Carlos Montero para la plataforma después de 'Élite' y está repleta de curiosidades sobre su rodaje y sus episodios que pueden completar tu visionado.

Por Marina Such - 16 Dec 2020

Raquel llega a Novariz para sustituir a la profesora de Literatura de su instituto, fallecida unas semanas atrás. Para Raquel es una manera de demostrarse a sí misma que ha superado una gran pérdida personal, pero se va a ver envuelta en una historia mucho más complicada sobre las razones detrás de la muerte de Viruca y los secretos que guardan tanto sus alumnos como el resto de habitantes del pueblo.

Con ese punto de partida, El desorden que dejas ha atrapado a los suscriptores de Netflix, que la han impulsado a los primeros puestos de las tendencias en la plataforma en España y también la colocaron en cabeza de las series en ascenso en la aplicación TV Time. Desenredar la madeja de secretos del pasado, malas decisiones y conexiones personales que atrapa a Raquel impide que veamos solo un episodio de la miniserie, y también nos lleva a que queramos saber más sobre ella.

Así que te contamos cinco curiosidades sobre el rodaje de El desorden que dejas, su concepción y los cambios con respecto al libro que, quizás, no sabías.

1. Una serie gallega en Galicia

Tamar Novas e Inma Cuesta son Germán y Raquel.
Tamar Novas e Inma Cuesta son Germán y Raquel.

El desorden que dejas transcurre en Galicia, así que el rodaje tuvo lugar por entero en esa comunidad autónoma, en localizaciones de las provincias de Orense y La Coruña, principalmente. Carlos Montero, su creador, nació allí y situó la acción en lugares que él conoce bien, y entre gente que le resulta muy familiar.

De hecho, el instituto de Novariz, con su claustro de piedra y su imponente fachada, es realmente el instituto del pueblo donde él estudió, Celanova. El interior se construyó entre la biblioteca y los pasillos del centro real y estancias "prestadas" de otros sitios. La sala de profesores, por ejemplo, es una sala de la Escuela Oficial de Idiomas de La Coruña. Las termas, por cierto, también existen de verdad en Celanova: son las de Baños de Bande.

2. Inma Cuesta siempre iba a ser la protagonista

Inma Cuesta protagoniza 'El desorden que dejas'.
Inma Cuesta protagoniza 'El desorden que dejas'.

La relación de Inma Cuesta con la serie es bastante más estrecha de lo que parece. La actriz intentó en su momento hacerse con los derechos del libro del propio Montero en el que se basa, sin éxito, pero eso hizo que el guionista la tuviera enseguida en mente a la hora de escribir los capítulos y de pensar en posibles protagonistas.

Eso sí, Cuesta, que creció en un pueblo de Jaén, tuvo que preparar a conciencia el acento gallego de Raquel, que resulta muy convincente al lado, por ejemplo, del de Tamar Novas.

3. Una canción exclusiva para la cabecera

Los títulos de crédito de El desorden que dejas evocan ese tema de la ausencia de un ser querido sobre el que gira la serie, con imágenes de sus protagonistas diluyéndose como acuarelas mojadas. La canción que los acompaña es una composición inédita del cantante gallego Xoel López, La espina de la flor en tu costado. A López se le escucha también en algunos episodios, igual que a otros artistas de la zona como Iván Ferreiro, cuya Turnedo cierra el último capítulo.

4. Viruca, el gran cambio con respecto al libro

Bárbara Lennie coprotagoniza 'El desorden que dejas' junto a Inma Cuesta.
Bárbara Lennie coprotagoniza 'El desorden que dejas' junto a Inma Cuesta. / Netflix

Al adaptar su propia novela a la pantalla, Carlos Montero introdujo algunos cambios. El principal es el peso de Viruca, la profesora muerta, en la trama. En la obra original casi no aparece. Sin embargo, en la serie es mucho más importante, hasta el punto de que Raquel protesta que su fantasma lo ocupa todo y resulta casi más real que ella misma, que aún está viva.

Montero afirma que quería explorar las motivaciones de Viruca y que el hueco que deja tras su muerte acabe siendo prácticamente tangible. La sombra del personaje de Bárbara Lennie es muy corpórea para Raquel, que se ve constantemente comparada y reflejada en ella.

5. Un libro de premio

El desorden que dejas se publicó en 2016 y ese mismo año ganó el Premio Primavera de novela. Era el segundo libro de Carlos Montero tras Los tatuajes no se borran con láser y, hasta ese momento, era más conocido por su amplia trayectoria como guionista, sobre todo de televisión. Participó en la creación de ficciones como Maneras de sobrevivir, Génesis, en la mente del asesino o Física o química.