La cuarta y última temporada de Ozark vs Breaking Bad
Netflix
La cuarta y última temporada de Ozark vs Breaking Bad

¿Todavía a estas alturas vamos a mencionar a 'Breaking Bad' para hablar de 'Ozark'? Por supuesto. Las comparativas en este caso son obligadas porque, durante sus tres primeras temporadas, nunca ha llegado 'Ozark' a distanciarse conceptualmente de su predecesora. ¿O sí? Vamos a repasar lo sucedido hasta ahora.

Por Xaime Barreiro - 03 Aug 2020

La serie empezó intensisísima en Chicago. Una de las mejores cosas que tiene es precisamente esa, que sus guionistas dominan los arranques. De hecho, alardean de ello al inicio de cada capítulo desde el la primera temporada. La trama global, sin embargo, parecía destinada a suavizarse cuando la familia Byrde llegó a Ozark.

Allí llegamos a contrarreloj, como si no quisieran que no disfrutáramos demasiado de la vida anterior de los Byrde. Casi sin darnos cuenta vimos como una localización caducaba para dejar paso a la otra. Los Lagos de Ozark, con su atmósfera hillbilly, se convertirían pronto en un protagonista más de la serie. Allí nos quedarnos atrapados en un desarrollo que, aún aderezado con sobresaltos, parecía no llegar a explotar nunca.

Hay que destacar las impresionantes interpretaciones de un elenco relativamente desconocido

Los personajes secundarios fueron cayéndose o encontrándose en un devenir de acontecimientos afectados por la llegada de Marty, Wendy y los hijos del matrimonio Byrde. En este punto hay que destacar las impresionantes interpretaciones de un elenco relativamente desconocido en el que destaca el trabajo de Julia Garner, que con solo 25 años, ganó un Emmy por su papel de Ruth en la serie. Estos personajes van conociendo, al tiempo que padeciendo, las consecuencias de vivir al resplandor de la actividad de un poderoso cartel mejicano. La ciudad de 'Orzak' no es, como ocurría con Albuquerque en 'Breaking Bad', el punto de venta, sino centro de blanqueo. Precisamente, en el eterno gran dilema de cómo poner en curso el dinero de las mafias es donde entra en juego Marty Byrde.

Marty es un genio trampeando con grandes cantidades de dinero y resolviendo para los delincuentes una de sus tareas más complejas

Lo suyo es casi un súper poder, igual que el de Spiderman para descolgarse de los edificios, el de Superman para volar sobre ellos o el de Walter White (Breaking Bad) para cocinar la mejor metanfetamina nunca antes conocida. Marty es un genio trampeando con grandes cantidades de dinero y resolviendo para los delincuentes una de sus tareas más complejas. La clave de su talento, sin embargo, no se basa exclusivamente en sus conocimientos financieros, sino más bien en su enorme elocuencia y su agudizado instinto de supervivencia. Hay que aclarar que su vida, y la de su familia, pende de un hilo desde la primera entrega. El aparentemente anodino padre de familia, se transforma por lo tanto en un hombre de pocos escrúpulos, capaz de que cualquier cosa por salvaguardar a sus hijos.

Ruth en Ozark
Ruth en Ozark

Las mujeres son las protagonistas

Wendy Byrde, la pareja de Marty, es un personaje fundamental. Ella en sí misma es el trampolín desde el que saltan los defensores de la genuinidad de la serie respecto a Breaking Bad. Wendy, a diferencia de Skyler, la esposa de Walter White, es cómplice de su marido. Comparte con él el peso de las estrategias a seguir para salvarse y relativiza las implicaciones morales de la actividad criminal de la pareja. De hecho, no se limita solo a eso, de hecho irá tan lejos que acabará quedándose con la segunda temporada para ella solita. Junto con Helen Pierce, la abogada del cartel que interpreta por Janet Mc Teer, sostienen el peso de la serie haciendo escorar al propio Marty a su alrededor. Helen mueve los hilos, se la ve superior, se ha divorciado, lucha por la custodia de su hija y está dispuesta a jugar fuerte. La hemos visto sufrir torturas y nada parece llegar a doblegarla. Con ella, y desde el pulso a veces cómplice que mantiene con Wendy, se cierra el aplaudido círculo de la feminización de esta ficción.

Wendy Byrde en Ozark
Wendy Byrde en Ozark
Detrás de la historia de White hay una crítica al sistema de salud de EEUU

El otro gran elemento diferencial entre ambas series tiene que ver con la enfermedad. El cáncer de pulmón le marca el ritmo y la evolución psicológica al protagonista de 'Breaking Bad' desde el inicio. En cierto modo, detrás de la historia de White hay una crítica al sistema de salud de EEUU. Marty, sin embargo, es un codicioso que quiere la pasta sin más. Ante esta diferencia, podrían ser las infidelidades y los vaivenes de dos parejas en crisis aún capaces de profesarse sendas muestras de auténtico amor lo que lleve a ambas series de nuevo a punto común.

La importancia del algoritmo

Hay quien piensa que detrás de producciones tan relacionables se esconde el interés por alimentar un algoritmo que nos invite a ver contenidos perfectos para cubrir el vacío que provoca terminar una serie. Para mi, sin embargo, la norma de “si te ha gustado esto te interesará aquello” no siempre funciona.

No por disfrutar de Escobar te vas a enganchar al Chapo Guzmán, su homólogo mexicano

Una cosa es que hayas visto 'Narcos' y acabes rastreando en la web todo lo relacionado con el personaje de Pablo Escobar. Y otra muy distinta que después de pasar del brasileño Wagner Moura al colombiano Andrés Parra y de verte 'El Patrón del Mal' acabes viéndote cualquier cosa sobre narcotraficantes. Es más, seguramente, cuántos más te alejes de tu personaje adorado más te irás desencantado. O sea, que no por disfrutar de Escobar te vas a enganchar al Chapo Guzmán, su homólogo mexicano. Por eso me extraña tanto que los usuarios de la plataforma de críticas norteamericana Rotten Tomatoes hayan valorado con interés creciente la temporada 3 de 'Narcos', en la que Escobar ya no está presente.

La cuarta temporada

Si no te has visto la tercera y piensas hacerlo no te leas esto, vamos a meternos de lleno en el terreno spoiler. Los que hemos visto la serie estamos pensado en dos cosas. La primera es que Wendy Byrde sacrificó, literalmente, a su hermano Ben para salir de un tremendo lío. La segunda es que Omar Navarro, el jefe del cartel mejicano, se cargó a su incondicional empleada Helen sorpresivamente y delante de Marty y Wendy.

Estarán mirando su nuca el resto de sus días pensando, con razón, que podrían ser el último

Los supervivientes, salvo el propio narco mexicano, empezaban a denotar un gran agotamiento antes de estos acontecimientos. Sus personajes evolucionaban iluminados por la luz de la consciencia de que estarán mirando su nuca el resto de sus días pensando, con razón, que podrían ser el último.

Helen Pierce Ozark
Helen Pierce Ozark

Pero, del agotamiento pasaron directamente al trauma. ¿Se habrán recuperado desde que no los vemos?. Otra cuestión importante es el papel de los hijos, a los que el guion otorgó un especial protagonismo en las últimas tramas. A ellos parecía reservada la tarea de poner los límites morales a un adultos que estaban perdiendo el control. La hija de Ruth habrá visto las extremas consecuencias de no lograrlo a tiempo, pues su madre ya ha muerto. Pero Charlotte y Jonah, los hijos de los Byrde, también tuvieron lo suyo. Ellos se quedaron horrorizados con el asesinato consentido del tío Ben.

El tío Ben con su sobrino en Ozark
El tío Ben con su sobrino en Ozark
La evolución de los hijos a favor o en contra de lo que hagan sus padres podría ser determinante en la cuarta temporada

La evolución de los hijos a favor o en contra de lo que hagan sus padres podría ser determinante en la cuarta temporada. No hay que olvidar que ambos guardan desde el principio un trasfondo de enfado considerable con la vida que podría hacerles explotar en cualquier momento. Además, en su equipo hay que incluir por derecho a Ruth, a quien los Byrde tratan con una condescendencia casi paternalista y que sufrió como quien más con la muerte de Ben, el tío de los adolescentes. Él, que nos hizo padecer gracias a una interpretación soberbia de Ben Davis en el roce de la locura, acababa de empezar una relación sentimental con ella. Todos esperamos que el personaje de Julia Garner, también angustiado hasta el enfado crónico, sea determinante en la nueva temporada.

Un final que lo cierre todo

El deseo de un final redondo nos lleva a la enésima comparativa con 'Breaking Bad'. Hacia el final de la serie creada por Vince Gilligan las tramas alrededor de Walter White y Jesse Pinkman se enredaron tanto que su resolución parecía imposible. ¡Qué tensión!. Solo quedaba un capítulo y seguíamos con la sensación de que no les iba a dar tiempo a dejarnos a gusto.

Walter White en Breaking Bad
Walter White en Breaking Bad

A quienes llegaron a programar su visionado en pandilla les debió cundir descorchar las botellas y dipear sus doritos. Otros expirarían aliviados como el propio hizo el propio Walter en aquella escena épica que sirvió de colofón. Unos meses después de aquello yo pasé por delante de un establecimiento hostelero en mi ciudad al que habían puesto como nombre 'Breaking Bar'. Aquello quise leerlo como una señal de conformidad general con cómo habían terminado las cosas para Walter y Jesse.

Marty Byrde en Ozark
Marty Byrde en Ozark
Nos encontramos con la dicotomía entre malos extremos y buenos venidos a malos a los que, de algún modo, deseamos indultar

En el caso de 'Ozark', también nos encontramos con la dicotomía entre malos extremos y buenos venidos a malos a los que, de algún modo, deseamos indultar. Lo que queremos es que el tiempo lo vaya poniendo a todos en su sitio, pero que parezca lo contrario casi hasta último momento. Teniendo esto en cuenta, y sabiendo que se ha anunciado como la última, esperamos de la serie creada por Bill Dubuque y Mark Williams una temporada épica.

Por ahora sabemos que el reparto repite, pero también que posiblemente no los veremos en acción hasta 2021. También sabemos que esta temporada será más larga de lo normal, pues se dividirá en dos entregas de siete capítulos cada una. Incluso en eso, Netflix repetirá la fórmula de 'Breaking Bad'.