'The Crown': ¿está Gillian Anderson sobreactuada como Margaret Thatcher o es una interpretación de Emmy?
Netflix
'The Crown': ¿está Gillian Anderson sobreactuada como Margaret Thatcher o es una interpretación de Emmy?

La incorporación de Gillian Anderson como Margaret Thatcher es uno de los aspectos que más está dando que hablar de la cuarta temporada de 'The Crown', sobre todo si su interpretación es fiel o entra en el terreno de la parodia. Es una pregunta que también podría aplicarse al trabajo de Emma Corrin como Diana de Gales.

Por Marina Such - 18 Nov 2020

Interpretar a personajes reales es, en ocasiones, un regalo envenenado, sobre todo si son gente muy conocida y que ha sido muy imitada. El reto al que se enfrentaron, por ejemplo, Jedet, Daniela Santiago e Isabel Torres en Veneno era mayúsculo porque tenían que transmitir los rasgos de Cristina Ortiz que la hacían fácilmente reconocible sin caer en la parodia.

Es un desafío similar al que se abría ante Gillian Anderson cuando se confirmó que iba a ser Margaret Thatcher en la cuarta temporada de The Crown. La ex primera ministra británica ha sido, durante muchos años, una fuente inagotable de imitaciones y parodias en el Reino Unido, sobre todo conforme adoptaba políticas cada vez más impopulares.

Una generación entera de televidentes recordarán todavía la salvaje imitación que hacían de ella los guiñoles de Spitting Image, y durante los 80 se formaron multitud de cómicos que refinaron sus dotes para la sátira, precisamente, criticándola (John Oliver fue, por ejemplo, uno de ellos). La manera de hablar de Thatcher, sus vestidos y sus peinados han sido tan parodiados, que la interpretación de Anderson iba a ser juzgada con lupa, y más después de que Meryl Streep le diera vida en La dama de hierro.

El retrato de Thatcher está siendo uno de los comentados.
El retrato de Thatcher está siendo uno de los comentados.

No pocos espectadores han considerado que la actriz está pasadísima de rosca y sobreactuada como Thatcher. Su peculiar forma de hablar y su caracterización, incluido su lenguaje corporal cuando se reúne con la Reina, han levantado críticas de que es un retrato que destaca, para mal, en la línea general de la serie mientras se elogia la interpretación de Emma Corrin de Diana de Gales.

En este caso, la línea que separa la sobreactuación de la imitación y de la interpretación más o menos fiel es bastante fina. Si vemos vídeos de discursos de la propia Thatcher, se aprecia que ella misma va acentuando ese habla tan machacona.

Estos comentarios surgieron también cuando Penélope Cruz dio vida a Donatella Versace en la segunda temporada de American Crime Story, El asesinato de Gianni Versace. Su acento al hablar inglés estaba tan forzado, que resultaba imposible pensar que Cruz no se había ido al otro extremo al interpretarla, una asunción que se desmontaba al comprobar que la Donatella real habla de verdad así.

Emma Corrin, como Diana de Gales.
Emma Corrin, como Diana de Gales.

El trabajo de Emma Corrin como Lady Di también ha sido muy comentado, en su caso para destacar que logra transmitir el aura de melancolía que la rodeaba según fueron pasando los años en su matrimonio con Carlos. Estas comparaciones entre las personas reales y sus personajes siempre han perseguido a The Crown, y es de esperar que, ahora que la serie ha entrado en los 80 y en los 90 (épocas que muchos de sus espectadores recuerdan más que los 50 y los 60 del principio), se hagan cada vez más insistentes.