'La rueda del tiempo' arranca en Amazon como una serie de fantasía que ya hemos visto antes
Amazon Prime
'La rueda del tiempo' arranca en Amazon como una serie de fantasía que ya hemos visto antes

La adaptación de 'La rueda del tiempo' se estrena hoy con tres episodios en Amazon Prime Video esperando que los aficionados a la fantasía tengan paciencia con la construcción de su mundo y no estén pensando todo el rato en cómo lucirá el año que viene la serie de 'El Señor de los Anillos'.

Por Marina Such - 19 Nov 2021

Las búsquedas de "las nuevas de" siempre son muy injustas con las series que se van estrenando después de ese gran éxito que se intenta repetir. Pasó con Perdidos, pasó con Sexo en Nueva York y está pasando con Juego de tronos, el fenómeno que todas las cadenas y plataformas quieren tener. Netflix ha encontrado el suyo con The Witcher, y Amazon Prime Video tiene su opción en la recámara para 2022 con El Señor de los Anillos. Sin embargo, eso parece obviar que la plataforma dispone de otra adaptación literaria fantástica que perfectamente podría aspirar a ese título de "la nueva Juego de tronos", aunque todas las comparaciones jueguen en su contra.

Esa serie es La rueda del tiempo, un proyecto con el que se podría hacer una serie solo con todas las encarnaciones diferentes que ha tenido, incluyendo una emisión extrañísima hace años de un piloto aún más extraño en FX a altas horas de la madrugada. La tarea de trasladar la creación de Robert Jordan a la pantalla es casi tan hercúlea como la de Fundación, en el sentido de que la saga de Jordan también está compuesta por más de una docena de libros, los últimos publicados por Brandon Sanderson después por su muerte.

Y el peso de esa tarea parece notarse en el arranque de la serie, que es su propia versión de la introducción de La comunidad del anillo contando la historia del Anillo Único (ya sabéis, todo aquello de "un anillo para dominarlos a todos, un anillo para encontrarlos a todos y atarlos en las tinieblas"). La rueda del tiempo se sirve de Moraine (Rosamund Pike) para presentarnos su mundo y explicarnos lo básico de la lucha entre luz y oscuridad que va a desatarse en él y la misión que ella va a desempeñar: encontrar al elegido profetizado antes de que lo hagan las fuerzas oscuras.

En el mundo de 'La rueda del tiempo', solo las mujeres pueden controlar la magia.
En el mundo de 'La rueda del tiempo', solo las mujeres pueden controlar la magia.

Está todo extraído de lo más clásico del género, que es el principal problema que la serie tiene de inicio. La hechicera sabia que debe proteger a varios jóvenes muy importantes, los monstruos al servicio del Mal que lo arrasan todo a su paso, la orden secreta que vela por el orden en el mundo... La primera sensación con La rueda del tiempo es que ya la hemos visto antes. Es una sensación que se puede superar; la Dune de Denis Villeneuve tenía el mismo inconveniente porque Frank Herbert ha inspirado a multitud de autores de género posteriores, pero consigue sobreponerse al entregar algo con personalidad propia.

La personalidad es lo que falla de primeras en esta serie. Las aventuras del grupo protagonista de notan genéricas y tampoco es ya algo nuevo rodar en impresionantes localizaciones naturales en la República Checa y Croacia. A Moraine se la presenta de primeras como alguien misterioso y que infunde temor en los habitantes de esa villa entre las montañas, pero no consigue trasladar la sensación a los espectadores.

Arrancar una serie de fantasía siempre es una empresa desagradecida y complicada porque el world building es al mismo tiempo imprescindible y potencialmente un escollo. Hay que encontrar la manera de que el público sepa en pocas pinceladas cómo es el mundo en el que se mueven los personajes, que se interese por ellos y que quiera ver más, sin abrumarlo ni aburrirlo. Arcane, por ejemplo, es un caso reciente que resuelve la papeleta eficientemente. La rueda del tiempo no termina de rematar esa faena pese a que sí logra que queden claro los cimientos de la historia.

La fantasía estuvo durante mucho tiempo bastante desprestigiada porque gran parte de lo que se publicaba en el género era muy parecido. Las copias de El Señor de los Anillos eran muchas y costaba que surgiera algo realmente original que llamara la atención de los lectores, y algo similar ocurría en televisión. Allí sobrevivía en producciones de presupuestos reducidos que compensaban su falta de medios con mucho sentido del humor y gran personalidad.

La irrupción de Juego de tronos cambió el juego en la ficción seriada, y el riesgo ahora es que se persiga repetir aquel éxito sin detenerse a pensar de verdad en qué hacia destacar a aquella serie. La rueda del tiempo tiene, de todos modos, todavía margen para que cristalicen todos sus elementos y que ofrezca a sus espectadores un viaje entretenido e interesante.