'Arcane' termina temporada renovada por Netflix y como uno de sus mejores estrenos del año
Netflix
'Arcane' termina temporada renovada por Netflix y como uno de sus mejores estrenos del año

No parecía que una serie animada ambientada en el mundo del videojuego de 'League of Legends' fuera a ser uno de los mejores estrenos de Netflix en 2021, pero así ha sido. 'Arcane' ha cerrado su primera temporada entregando espectáculo, reflexionando sobre el poder y con un cliffhanger que nos llevará hasta su segunda entrega, ya confirmada.

Por Marina Such - 22 Nov 2021

Lo que las personas oprimidas pueden hacer para luchar contra ese yugo, lo que los poderosos son capaces de hacer para mantener su posición, la arrogancia de los científicos que no piensan en las consecuencias de inventos increíbles y potencialmente peligrosos... Y en el centro, la relación entre dos hermanas que buscan reencontrarse aunque una esté perdida en sus traumas y la otra, obsesionada por corregir un pasado que ha quedado atrás. Más o menos, todo eso es lo que hemos visto en la primera temporada de Arcane, la serie basada en League of Legends que finalizó su primera temporada en Netflix el pasado fin de semana.

Lo hizo con tres últimos episodios que culminaron todas las tramas que había ido trazando con cuidado desde el principio, y que lanzaron de paso la serie hacia una segunda temporada ya confirmada y que apunta a contar la guerra total entre Piltover y la ciudad subterránea. Y la responsabilidad recae en gran parte sobre Jinx, a quien los fantasmas del pasado la persiguen de una manera muy literal. Su mente y sus emociones son demasiado inestables para decidir algo que no sea quemarlo todo a su paso, pero sus acciones no habrían sido posibles sin todas las que toman el resto de personajes.

Los mundos de arriba y abajo van colisionando, por ejemplo, con la relación entre Vi y Caitlyn, que le abre a su vez a Jayce la puerta hacia la realidad más allá de Piltover y hacia las consecuencias de su obsesión por fusionar magia y tecnología. Su ceguera es tan culpable de lo que ocurre en la última escena como la perturbación mental de Jinx.

'Arcane' maneja diferentes tramas, como unos inventores intentando "domar" la magia.
'Arcane' maneja diferentes tramas, como unos inventores intentando "domar" la magia.

Esa perturbación es un buen ejemplo del nivel de animación que tiene la serie, y que a veces recuerda a Spider-Man: Un nuevo universo en las alucinaciones de Jinx con todos esos fantasmas que la acompañan o en los juegos de color cuando entran en acción las armas mágicas. El estilo general es de cinemática de videojuego llevada hasta el límite, con una construcción muy detallada de los entornos y unas peleas vibrantes y en las que puede pasar cualquier cosa. Tenían que estar a buen nivel para no decepcionar a los fans de League of Legends, y pasan la prueba.

Donde Arcane acaba triunfando es en la manera en la que va matizando a todos sus personajes y los sitúa en situaciones donde la única opción es tomar la decisión menos mala. Jayce acaba sumido en su propia versión de "el sueño de la razón produce monstruos", mientras la tozudez de Vi por ver a Jinx aún como una niña pequeña la lleva a enredarlo todo aún más. Las diversas obsesiones de los personajes son las que los precipitan a todos al abismo y dejan la ciudad al borde de la autodestrucción, y nadie se libra de las consecuencias.

Podríamos decir que todos aprenden por las malas lo que significa de verdad que un gran poder conlleve una gran responsabilidad, por seguir con las menciones a Spider-Man. Y vemos también rayos de esperanza en lo que Ekko y sus Firelights han construido, que es un ejemplo para Vi de cómo se puede cuidar de su gente construyendo algo por lo que merezca la pena pelear.

Los Firelights son uno de los grupos que pelean por su supervivencia en 'Arcane'.
Los Firelights son uno de los grupos que pelean por su supervivencia en 'Arcane'.

Es tentador quedarse con Arcane solo por sus aspectos técnicos y su brillante animación, pero la serie ha conseguido que su historia y sus personajes estén también a la altura. Gran parte de la temporada era la historia paralela del despertar de Jayce hacia las consecuencias de sus actos y el descenso hacia la locura de una Jinx cada vez más convencida de que todo el mundo está contra ella y con serios problemas de abandono. Una y otra trama han impulsado lo que pasaba en Piltover y en el subsuelo, hasta que ambas colisionan de una manera muy literal.

¿Qué puede pasar en la segunda temporada? La ciudad va derecha a la guerra porque de lo que Jayce y Jinx hacen no hay marcha atrás. Uno planta las semillas para la última acción de la otra, incluso aunque sea indirectamente, y todos los personajes se verán afectados. Lo que sí es de esperar es que los nuevos episodios, por ejemplo, profundicen en Vi más allá de sus remordimientos por haber abandonado a su hermana y su empeño por solucionarlo todo a golpes y ella sola, y que nos dejen ver algo más de la comunidad de los Firelights.

La elección entre violencia y diálogo, entre abuso de poder y empatía, han sido los ejes temáticos de Arcane, unos ejes muy clásicos que aquí han funcionado a la perfección al añadirles el peso de un pasado traumático del que los personajes no son capaces de escapar o se empeñan en ignorarlo y, por tanto, terminan repitiéndolo.