De 'Creedme' a 'La jauría', las series han aprendido a tratar la violencia de género
Noticias
De 'Creedme' a 'La jauría', las series han aprendido a tratar la violencia de género

En la ficción es habitual encontrarnos con escenas de violencia hacia las mujeres, a veces gratuita y con poca justificación en la trama. También está convirtiéndose en más común que las series lo traten de una manera mucho más honesta y directa, algo que merece la pena destacar en el Día Internacional contra la Violencia de Género.

Por Marina Such - 25 Nov 2020

Una pareja se besa al borde de una piscina. Desde fuera, parece que están pasándolo bien, que entre ellos hay cierta conexión. Sin embargo, enseguida se verá que esa escena puede derivar a algo mucho más peligroso por la inseguridad de él, que lo lleva a querer imponerse sobre ella, y por la conducta aprendida de ella de buscar siempre agradar y evitar el conflicto. Eso es lo que muestra Lo de aquella noche, el corto con el que COSMO busca concienciar al público en el Día Internacional contra la Violencia de Género.

Este es un tema en el que la ficción ha ido sensibilizándose y aprendiendo a tratarlo con el tiempo. Los espectadores están más que acostumbrados a ver que, en las series de policías, las víctimas de asesinatos brutales y agresiones sexuales sean casi siempre mujeres, y a nadie le extraña que, si se retrata a un asesino en serie, su fijación sean chicas jóvenes y guapas. Cuando Bryan Fuller estrenó Hannibal, su versión sobre el famoso psiquiatra asesino, dijo desde el principio que no habría violencia sexual contra mujeres en ella.

Con la mayor sensibilización de la sociedad sobre este tema, la ficción televisiva ha ido mostrando las realidades de, por ejemplo, una adolescente que denuncia una violación en su propia casa solo para que la policía casi termine acusándola a ella de mentir, que es lo que nos muestra Creedme. La miniserie utiliza la investigación de varios casos similares para explorar las secuelas que deja un ataque así y que ni las instituciones ni la sociedad dispongan de las herramientas necesarias para apoyar a las víctimas.

'Creedme' está basada en un caso real.
'Creedme' está basada en un caso real.

Al fin y al cabo, durante mucho tiempo se culpabilizaba prácticamente a las mujeres de que fueran violadas. El asesino sin rostro, una docuserie que gira alrededor de la actuación impune del violador y asesino de Golden State entre mediados de los 70 y principios de los 80, explica que el caso tardó décadas en resolverse, en parte, porque en aquella época no se daba la misma importancia a los delitos sexuales que a los homicidios. Y eran habituales los cortos de "servicio público" que aconsejaban a las mujeres que no vistieran de forma provocativa ni caminaran solas de noche por según qué sitios para no atraer la atención no deseada de los hombres, culpándolas implícitamente de lo que pudiera ocurrirles.

La serie chilena La jauría es, probablemente, una de las que sigue más el pulso actual de las protestas feministas contra casos de agresión y abusos sexuales muy mediáticos. Arranca con la desaparición de una estudiante de instituto que había participado en las acusaciones de abuso contra un profesor, y de la que se descubre que también sufre una violación en grupo. A partir de ahí muestra también, más por encima, cómo son los chicos jóvenes que se dejan llevar por la retórica misógina que encuentran en internet.

Y aunque en ocasiones acabara derivando hacia lo efectista y sensacionalista, Por trece razones se adentró igualmente en el clima social (en este caso, en un instituto) que favorece que haya chicos que se sientan legitimados para agredir sexualmente a sus compañeras, y las consecuencias que esto tiene para ellas. El esfuerzo por no culpabilizar a las víctimas y por plantear preguntas, más que emitir juicios, es lo que conecta a muchas de estas series que se animan a tratar la violencia de género como algo que hay que tomarse en serio.