Tres cosas que nos han gustado de 'Falcon y el Soldado de Invierno'... y otras tres que no tanto
Disney +
Tres cosas que nos han gustado de 'Falcon y el Soldado de Invierno'... y otras tres que no tanto

El Capitán América dejó a dos personas al cargo de su legado al final de 'Vengadores: Endgame'. Pero es un legado demasiado difícil de asumir y mantener. Tanto Sam Wilson como Bucky Barnes las han pasado canutas para asumirlo y hacerle frente. Ahora que 'Falcon y el Soldado de Invierno ya ha terminado, no nos vamos a andar con rodeos... ¿lo han conseguido?

Por Israel Alejandre Carbajo - 26 Apr 2021

Al igual que pasaba con las películas, cada serie que Marvel Studios estrena es un acontecimiento. Pasó con Bruja Escarlata y Visión y ha pasado con Falcon y el Soldado de Invierno. Aunque el sabor de boca que han dejado una y otra es bastante distinto.

Nosotros no queremos comparar. Más que nada porque cada una de ellas juega a una cosa y porque el COVID-19 ha modificado su orden de estreno y, por consiguiente, el impacto que han provocado es muy diferente al que habrían tenido si el maldito virus no hubiese aparecido. Pero cada serie es hija de su tiempo así que nosotros vamos a hablar solo de esta serie sin mirar a ninguna otra. Y como somos de ver el vaso medio lleno empezamos con lo que nos ha gustado... y con SPOILERS.

Acción 'made in Marvel'

Es indiscutible que cuando Marvel se pone seria da igual peli que serie. No miran la cartera porque las escenas de acción, sobre todo la que abre la serie y la que la cierra son prácticamente indistinguibles de la acción que hemos visto tantas veces en pantalla grande. Bien rodadas y con unos efectos especiales muy conseguidos. Bien es cierto que aquí entran menos elementos en pantalla que en las películas pero aun así no se le puede poner ni un pero. En cuanto al resto: tiroteos, peleas y un escudo que sigue repartiendo estopa de forma tan contundente como siempre. Da igual quien lo porte.

Podría pasar por cualquier escena de acción de las películas.
Podría pasar por cualquier escena de acción de las películas.

Las 'pullitas' entre Sam y Bucky

Una de las cosas que más refrescan la trama de la serie es la relación existente entre Falcon y el Soldado de Invierno. Algo que ya se apuntó muy por encima en Capitán América: Civil War y que aquí, al contar con seis episodios de casi una hora de duración cada uno (y no tener a una docena superhéroes a la vez en pantalla) han podido dedicar mucho más tiempo. Es una pena que a medida que avanza la serie y las cosas se ponen serias (y su relación se afianza) se pierdan esos piques de buddy movie que tan bien le sentaban a los primeros episodios. No podemos olvidar que unas de las cosas que han hecho que el Universo Cinematográfico de Marvel sea tan exitoso es su uso del humor. Bien es verdad que esto no es Thor: Ragnarok, pero esa competición entre Sam y Bucky ha sido de las cosas más refrescantes de la serie.

Una de las escenas con más chicha y más divertidas de toda la serie.
Una de las escenas con más chicha y más divertidas de toda la serie.

El difícil legado de el Capitán América

En un mundo en el que Steve Rogers se ha jubilado existe un vacío que hay que llenar. Él era el héroe incorruptible de Marvel. El de moral intachable, el que no tiene flaquezas ni una tía a la que cuidar y que le impide dedicarse al 200% a luchar contra el mal. Por eso el vacío es tan grande y por eso el Gobierno de los Estados Unidos post-lapso intenta cubrirlo tan apresuradamente. Porque necesitan un símbolo. El Capitán América es el escudo sí, pero sobre todo es la persona. Si para levantar el martillo de Thor hay que probar ser digno, para portar el escudo del Capi también. Y por eso es tan interesante la figura de John Walker. Porque nos demuestra que casi nadie está listo para soportar la carga de ese escudo y que en malas manos, los símbolos se pervierten a una velocidad pasmosa. Este quizás sea el simbolismo más fuerte y acertado que nos ha dejado la serie y puede que el único...

El escudo de El Capi: una patata caliente para Sam Wilson.
El escudo de El Capi: una patata caliente para Sam Wilson.

Ideas potentes pero poco desarrolladas

El problema del racismo, los refugiados, el estrés post-traumático... Falcon y el Soldado de Invierno trata temas muy serios pero pasa por encima de ellos muy de puntillas. Esto es Marvel así que no podemos olvidar a lo que venimos aquí: a divertirnos. Y es una pena porque las implicaciones de tener un Capitán América negro en un país como Estados Unidos son tremendamente interesantes. La figura de Isaiah Bradley y cómo le trataron en el pasado es un golpe en la línea de flotación del orgullo estadounidense: hablamos de un soldado, un patriota al que le maltratan y experimentan con él durante décadas. Pero no lo desarrollan. Se quedan en la superficie porque Sam arregla el día en el último episodio dando un discurso aleccionador y lleno de moralina a un grupo de políticos. Y con eso y una estátua está todo arreglado. Igual que con ese otro problema tan interesante: todas las personas que reaparecen tras el chasquido de Thanos y que se encuentran sin trabajos, sin casas y perdidos psicológicamente. Reducen el problema de los refugiados a un grupo de terroristas adolescentes. Y todo el estrés y las pesadillas de Bucky por las atrocidades que cometió como Soldado de Invierno durante medio siglo desaparecen de repente con una nota de agradecimiento a su psiquiatra. Marvel es Marvel. No se puede pedir más.

Las implicaciones de un grupo como los 'Sin banderas' se tratan de forma muy superficial.
Las implicaciones de un grupo como los 'Sin banderas' se tratan de forma muy superficial.

Demasiadas vueltas para contar tan poco

Si nos ponemos tiquis-miquis, todas las vueltas y revueltas que se dan en la serie se podían resolver sin tanto lío. Pensadlo. Sam no quiere ser el nuevo Capitán América. Ponen a otro que no está listo y al final Falcon asume ese legado al ver que da igual el color de quién lo porte, lo importante es el símbolo. La serie trata de esto y para darle color nos entretienen con unos "activistas" cuyos actos son difícilmente justificables, unos viajes que aportan muy poco y algunas tramas sin interés en detrimento de otras que sí lo tenían. Por ejemplo. La familia de Sam: no sabíamos nada de ella pero... ¿después de terminar la serie aportan algo más allá de la fiesta y las cervezas del final? Sí, hay que darle trasfondo a los personajes pero un trasfondo que tenga interés... como por ejemplo del de Bucky. Ahí sí que hay tela que cortar, pero no nos dejan ver casi nada.

Bucky no quiere el escudo... bastante tiene con lo suyo.
Bucky no quiere el escudo... bastante tiene con lo suyo.

Villanos flojitos

Bucky fue un villano sin querer serlo. Igual que Karli. Es la líder de los Sinbanderas. Claman por un mundo sin fronteras, un mundo en el que el concepto de patriotismo se ha quedado anticuado. Pero en su empeño por conseguirlo no les tiembla el pulso en hacer saltar por los aires lo que se les ponga por delante. Y eso no les hace mejores que cualquier grupo terrorista. Karli quiere ser justa pero sus motivaciones son muy cuestionables y como villana, no funciona. Porque tampoco lo es. No pasa de antagonista de los personajes principales. Como tampoco lo es John Walker, el Capitán América elegido por el gobierno estadounidense que es todo buenas intenciones pero que en cuanto la cosa se pone seria enseña su verdadera (y predecible) mala cara.

Ese escudo manchado de sangre... así no, John Walker.
Ese escudo manchado de sangre... así no, John Walker.

Tampoco es de recibo ese Barón Zemo que mencionamos especialmente porque era de lo más refrescante de la serie pero en cuanto te paras a pensar un poco no sabes por qué hace lo que hace. No tiene explicación. Como tampoco la tiene la manera tan abrupta en la que desaparece de la trama. Siempre se ha dicho que un superhéroe es tan bueno como son sus villanos. Nos tememos que Falc... ¡perdón!, el nuevo Capitán América tendrá que seguir esperando para ganarse su lugar en el panteón de los héroes porque, de momento, sus villanos han brillado por su ausencia.

El nuevo 'outfit' de Sam Wilson ya convencido de llevar consigo las barras y estrellas.
El nuevo 'outfit' de Sam Wilson ya convencido de llevar consigo las barras y estrellas.