'Con amor, Víctor', de la polémica en Disney+ a consolidar su amable comedia romántica con un adolescente gay
Disney +
'Con amor, Víctor', de la polémica en Disney+ a consolidar su amable comedia romántica con un adolescente gay

'Con amor, Víctor' se estrenó con el sambenito de haber sido rechazada por Disney+ y trasladada a Hulu por sus "temas adultos", que incluían la asunción de la homosexualidad de su protagonista. En su segunda temporada, la ficción se ha liberado de esa sombra y ha consolidado una propuesta para todos los públicos.

Por Marina Such - 28 Jun 2021

La película Con amor, Simon fue una pequeña sorpresa en la taquilla de 2018. Era la primera película de un gran estudio de Hollywood que se centraba en una historia de amor homosexual y contaba el proceso por el que su protagonista, un joven adolescente llamado Simon, descubría y contaba a su familia y sus amigos que era gay. Resultó ser un pequeño éxito, recaudando más de 66 millones de dólares cuando había costado solo 17, y sonó lógico que Disney quisiera desarrollar una serie basada en el universo de la película para su plataforma de streaming, sobre todo porque Con amor, Simon ya era una película amable para toda la familia.

Sin embargo, la andadura de Con amor, Víctor fue algo accidentada. Terminó emitiéndose en Hulu porque Disney consideraba que trataba temas demasiado adultos para Disney+, lo que generó una gran controversia. ¿La plataforma consideraba que un chico que aceptaba su homosexualidad no era apto para su público familiar? Los showrunners de la serie, Elizabeth Berger e Isaac Aptaker, han explicado en algunas entrevistas que aquella polémica fue confusa: "cuando le vendimos la serie a Disney+, la vendimos directamente para temporada completa. Fue antes de la que la plataforma se lanzara. No tenían aún programación original. Al mismo tiempo que nosotros estábamos encontrando qué serie era, Disney+ estaba buscando qué era y para qué audiencia".

"En la serie se ve claramente que la primera temporada está inicialmente pensada para Disney+. Era mucho más light y mojigata al principio", explica el periodista Pedro J. García: "En la segunda salta a la vista que ya no tienen la presión de tener que hacerla tan kid-friendly y está explorando más el sexo y subiendo bastante el tono de los diálogos. Todo sin perder su esencia. No es como si se hubiera convertido en otra serie de repente, sino que le han dejado crecer entre un año y otro".

Esta evolución de Con amor, Víctor la convierte en una serie un poco más "gráfica" según Pere Solà, crítico de series en La Vanguardia: "Aunque me parece una serie muy correcta para todas las edades, sí que es verdad que tiene más factores sexuales" que no habrían tenido cabida en aquella primera temporada pensada como un original de Disney+: "se notaba que era una serie que no quería ofender, claramente positiva y optimista y donde la sexualidad no estaba tan vinculada al sexo".

La segunda temporada ha evolucionado y ha aprovechado mejor su hogar, y no solo en el aspecto de las relaciones íntimas. Con amor, Víctor trata también la salud mental a través de la madre de otro personaje y Solà destaca la manera en la que se muestra la onda expansiva que tiene el reconocimiento del protagonista de su orientación sexual ya que, al fin y al cabo, pertenece a una familia latina religiosa y conservadora: "la madre tiene problemas para aceptar la homosexualidad de Víctor. Es interesante porque es algo que sucede en la comunidad LGTBI; que tengas una madre la mar de amorosa no significa que se lo tenga que tomar bien".

Ana Ruiz interpreta a la madre de Víctor.
Ana Ruiz interpreta a la madre de Víctor.

Para el periodista es, también, uno de los aciertos de la serie y uno de los puntos donde mejora a la película de la que parte, ya que esta era, para él, "una historia sin conflicto porque todo giraba alrededor de la salida del armario de un chico que sabía que, en cuanto lo hiciera, no pasaría absolutamente nada". Para ambos periodistas, si Con amor, Victor hubiera continuado en Disney+ quizá habría seguido ese mismo camino, por lo que la mudanza a Hulu en Estados Unidos fue una bendición para ella.

"Yo fui de los que se indignaron mucho cuando dio el salto a Hulu, me pareció una decisión muy hipócrita por parte de Disney", señala Pedro J. García: "Pero lo cierto es que en Hulu tiene mucha más libertad para explorar mejor y más a fondo temas importantes de la etapa adolescente, y especialmente la queer, que en Disney+ simplemente habrían sido impensables. En Disney+ no habría podido crecer, se habría estancado, como le ha pasado a tantas series de Disney Channel".

Con amor, Víctor, de todos modos, pretende llegar a todos los públicos. Sus historias son las clásicas de las series juveniles de instituto: problemas familiares, triángulos amorosos, dudas sobre qué camino tomar al graduarse... Además, aquí se añade la sensación, para Pere Solà, de que en la relación de Víctor con Benji, su amor de la primera temporada,"no se esfuerzan por crearla, no la construyen. Simplemente, se gustan y son guapos".

Esa pretensión de ser una ficción que se pueda ver en familia lleva a otro asunto que apunta García: "Para mí lo mejor de la serie son sus buenas intenciones y su valor social. En ocasiones me parece demasiado 'homosexualidad para heteros', pero creo que está hecha con mucho cariño y convencimiento de que están haciendo algo positivo por el público, especialmente por los adolescentes LGBTQ+". Su consolidación como una serie juvenil que ofrece referentes a los adolescentes no deja de ser una buena noticia.