5 claves de 'The Killing', la 'Seven' televisiva que llega a Disney+
Disney +
5 claves de 'The Killing', la 'Seven' televisiva que llega a Disney+

Disney+ incorpora a su catálogo las cuatro temporadas de 'The Killing', la adaptación norteamericana de una de las grandes del 'nordic noir'. Repasamos las claves que convirtieron a esta versión en una de las mejores series criminales que han llegado a nuestras pantallas en los últimos años.

Por Serielistas - 29 Jul 2021

Borgen, Bron/Broen y Forbrydelsen. Para muchos, la Santa Trinidad del 'nordic noir'. Tres series que hicieron del género un fenómeno mundial. Tanto que el éxito de esta última, estrenada en 2007, llamó la atención de la industria hollywoodiense, quien, a través de una AMC que daba sus primeros pasos, acabó adaptándola de la mano de Veena Sud, entonces guionista del drama criminal Caso abierto, protagonizado por Kathryn Morris.

La versión yanqui de The Killing narra la historia que se desencadena a partir del brutal asesinato de la joven Rosie Larson en un lago a las afueras de Seattle. Al frente de la investigación se encuentran los agentes Linden y Holder, quienes serán testigos de cómo el caso se vuelve más y más espinoso a medida que se adentran en sus profundidades. Y es que las pruebas apuntan que la muerte podría estar relacionada con las altas esferas y con algún tipo de interés oscuro.

Aprovechando que La Casa del Ratón ha decidido repescarla para su catálogo, la redacción de Serielistas ha analizado las claves que han convertido a The Killing en una de las series criminales más estimulantes de la década pasada. Los motivos son muchos: desde su original estructura narrativa al tenebrismo de su ambientación, pasando por su ritmo tardo y flemático.

'Forbrydelsen' a la americana

'The Killing' es la versión norteamericana de 'Forbrydelsen'.
'The Killing' es la versión norteamericana de 'Forbrydelsen'.

La televisión estadounidense ha cargado siempre con el sambenito de no saber adaptar con éxito las series extranjeras, especialmente las británicas. The Killing es una de las excepciones. Entre las claves que le han permitido convertirse en una gran adaptación está el hecho de respetar escrupulosamente el material previo. Es más, durante los primeros episodios, la serie es un calco de la danesa. No es hasta la mitad de la primera temporada cuando empiezan a verse las diferencias, pero siempre para añadir detalles que enriquezcan la trama principal y sin desviarse de la historia original.

La herencia del 'nordic-noir'

El paisaje claustrofóbico de 'The Killing' aporta un sello inconfundible a la serie.
El paisaje claustrofóbico de 'The Killing' aporta un sello inconfundible a la serie.

Pese a que la adaptación de Veena Sud cambia Copenhague por Seattle, la serie se mantiene fiel a su origen escandinavo y, además, exprime una de las señas de identidad del 'nordic-noir': la ambientación oscura y asfixiante. De hecho, al igual que sucede en títulos como Bron/Broen o Trapped, aquí, esa atmósfera opresiva, marcada por una lluvia densa y constante y un tempo narrativo pausado, cobra un protagonismo especial, hasta el punto de convertir al escenario en un personaje más dentro del relato.

¿Quién mató a... Rosie Larson?

La inolvidable 'Twin Peaks' influyó notablemente en la versión de Veena Sud.
La inolvidable 'Twin Peaks' influyó notablemente en la versión de Veena Sud.

Otra de las claves de su éxito fueron sus referentes. The Killing no quiso ser un procedimental policíaco más, sino que prefirió acercarse más a productos como Seven o la propia Twin Peaks. Salvando las distancias, la serie recuerda por momentos al thriller de David Lynch, del que trata de emular sobre todo su ambientación húmeda y pesada. También se nota su influencia en dónde pone el foco: Sud sabe la importancia de conocer al asesino de Rosie Larson, pero le da aún más protagonismo al duelo de la familia, explorando las consecuencias desde las víctimas y sus circunstancias, y al cómo intentar salir adelante cuando la tragedia ha derrumbado tu vida.

Una estructura narrativa muy peculiar

La estructura narrativa de 'The Killing' contribuye a la inmersión del público en la historia.
La estructura narrativa de 'The Killing' contribuye a la inmersión del público en la historia.

Las hay con tramas lineales, inversas, y algunas hasta desordenan los eventos con tal de crear un rompecabezas todavía más complejo. A la hora de narrar su historia, The Killing es bastante tradicional; aún así, cuenta con una peculiaridad muy interesante, y es que la trama se articula en días naturales, por lo que cada episodio corresponde a un día en la investigación. Al tener 26 episodios en total, el argumento se desarrolla literalmente en 26 días, el tiempo que pasa desde el descubrimiento del cadáver hasta la fecha en que se vota a los candidatos a la alcaldía.

Protagonistas imperfectos

Los personajes de Mireille Enos y Joel Kinnaman destacan por su tridimensionalidad.
Los personajes de Mireille Enos y Joel Kinnaman destacan por su tridimensionalidad.

Es otra de las herencias del 'nordic-noir'. La compleja personalidad de los detectives Linden y Holder encaja con la tradición escandinava de situar a personajes imperfectos en el centro del relato. Ella es fría y egoísta; él, informal y arrogante. Ambos quedan muy lejos del prototipo de héroe clásico e inmaculado, conformándose con ser, por suerte, auténticos antihéroes llenos de contradicciones y cuya motivación principal es la obsesión compulsiva que desarrollan con el caso. Esto hace que los protagonistas de The Killing sean tremendamente más interesantes al sentirse reales, mundanos, de carne y hueso.