Las claves de 'Paraíso', la serie de fantasía de Movistar+ ambientada en los 90
Movistar
Las claves de 'Paraíso', la serie de fantasía de Movistar+ ambientada en los 90

Extrañas desapariciones y sucesos inexplicables en un pueblo de la costa levantina en la década de los 90. Con estos ingredientes se presenta 'Paraíso', la serie fantástica que estrena Movistar+ y de la que sus propios responsables nos cuentan lo que podemos esperar de ella.

Por Serielistas - 04 Jun 2021

El recuerdo de épocas en las que fuimos más jóvenes e ingenuos impulsa últimamente no pocas series, muchas de ellas de aventuras y de género fantástico o de terror. Desde la nueva adaptación al cine de It a las películas de Robert Zemeckis, Joe Dante o Steven Spielberg, sus creadores se inspiran en sus vivencias de entonces o, si no habían nacido aún en aquella época, en la cultura popular que marcó aquellos años.

En el caso de Paraíso, la serie de fantasía que estrena Movistar+, se mezclan las dos cosas: las memorias que sus creadores, Ruth García, David Oliva y Fernando González Molina, tienen de su adolescencia en los 90 y las películas, las series y los acontecimientos sin los que la década no podría entenderse, especialmente en España. Con esto en mente, estas son las claves de la ficción, que se estrena con tres capítulos y, después, emitirá un episodio nuevo cada viernes.

Apuesta por el fantástico

Lo más destacado de la serie es que se adentra sin ningún tipo de complejos en el género fantástico. Desde el primer episodio quedan claros los códigos que va a manejar, códigos a los que ayudaba mucho estar ambientada treinta años atrás. Fernando González Molina, director y cocreador, reconoce que irse al pasado resulta muy ventajoso cuando se está haciendo una obra de género:

"En nuestro caso, las razones eran retrotraernos a una época que conocíamos bien y, por otro lado, me parece que para el fantástico y para crear ese universo paralelo en el que hay unas reglas muy bestias y distintas al mundo real, con seres que no son de este mundo y también tienen sus propias reglas, creo que alejarte un poco de la realidad te viene bien. O bien te vas a un castillo en mitad del monte donde hay una escuela de magia, o bien te vas al año 92 a un pueblo de costa. Creo que ayuda a que el espectador viaje mejor a la historia".

Los jóvenes protagonistas, como mandan también los cánones, se verán propulsados a una aventura mucho mayor de lo que imaginaban casi por accidente, aunque la historia esté impulsada por la búsqueda de Sandra, la hermana de Javi, el personaje central, que desaparece con otras dos amigas de la discoteca Paraíso durante una de las últimas fiestas del verano.

Aparecerán siniestros personajes con aviesas intenciones, Javi y sus colegas descubrirán que hay todo un mundo oculto en Almanzora que parece tener su centro en la discoteca y acabarán convertidos en los héroes de las historias que les gusta leer y ver. Y, por supuesto, el fantástico también es una gran metáfora del proceso de crecimiento que están atravesando todos.

Nostalgia de los 90

Las tres chicas que desaparecer en 'Paraíso' son muy fans de Mecano.
Las tres chicas que desaparecer en 'Paraíso' son muy fans de Mecano.

Una parte importante de la serie es su ambientación en 1992. No es solo la utilización de canciones de Mecano porque las tres jóvenes desaparecidas eran grandes seguidoras, sino también la sensación de que sus guionistas vivieron aquella época. "Queríamos hacer una serie muy emocional, muy honesta y muy de verdad, y teníamos muy claro que queríamos hacer una serie sobre la adolescencia como ese momento en el que te estás formando como persona, empiezas a ser quien vas a ser, pero estás un poco perdido si te sientes un poco distinto, o un poco freak o tu orientación sexual no es la mayoritaria", apunta González Molina: "Hagamos que la serie suceda en una época en la que nosotros teníamos esa edad para poner nuestras propias historias y nuestras propias vivencias. También para volcar nuestras propias obsesiones musicales y los objetos que usábamos".

El director era muy fan de Mecano en aquella época, por lo que tiene sentido que Sandra y sus amigas también lo sean, y tanto Ruth García como David Oliva y él mismo creían que situar la acción en 1992 tenía todo el sentido porque fue un año en el que, en sus propias palabras, "pasó lo mejor y lo peor, como muy referencia en la historia de España, así que nos pareció muy guay ir a ese verano". Desde los Juegos Olímpicos de Barcelona a la Expo de Sevilla, la última gira de Mecano o los programas de sucesos en televisión, Paraíso tira también de esos anclajes en la realidad aunque estén modificados para la ficción.

"Se juntó todo de manera natural y nos pareció que era el año más interesante para plantearlo, y también por una cuestión personal", explica el director, que añade que "habla de una época que está como perdida: veranear en un pueblo, los sandwiches de Nocilla, llamar al timbre, la cabina… Creíamos que usar esa época y nuestros recuerdos era importante".

Las consecuencias del duelo

Macarena García da vida a una joven Guardia Civil.
Macarena García da vida a una joven Guardia Civil.

Una parte fundamental también en la serie es la manera en la que cada uno procesamos el duelo de manera diferente. Mario, el padre de Sandra y Javi, tiene dificultades en aprender a convivir con esa herida abierta que es la desaparición de su hija y se aleja de todo el mundo, incluida Costa, la joven Guardia Civil que acabará siendo la más implicada en resolver todos los misterios que están produciéndose en Almanzora.

Vemos personajes que se obsesionan con la tragedia, otros que continúan adelante aunque el trauma los marque para siempre y otros a los que esa obsesión trae consecuencias inesperadas y, por supuesto, indeseadas.

Las referencias

Gorka Otxoa interpreta a un personaje de oscuras intenciones en 'Paraíso'.
Gorka Otxoa interpreta a un personaje de oscuras intenciones en 'Paraíso'.

Teniendo la década de los 90 como ubicación temporal y como inspiración, no es raro que la serie se nutra de muchas imágenes muy icónicas del cine y las series de entonces, y también de los hechos históricos de la época. "El nuevo It para mí sí que fue un referente", reconoce Fernando González Molina, pero también pueden encontrarse referencias y homenajes a slashers exitosos de la época y hasta a dramas románticos y fantásticos que fueron grandes éxitos en su momento.

Por supuesto, no puede dejar de lado aspectos que eran importantes en los 90 en la costa de Valencia y Alicante, como la ruta del bakalao o la costumbre de hacer autostop para ir al pueblo de al lado.

La localización

Fernando González Molina, en el rodaje de 'Paraíso'.
Fernando González Molina, en el rodaje de 'Paraíso'.

La atmósfera de Paraíso se consigue no solo a través de la iluminación y los juegos con el color, sino también con las localizaciones donde transcurre la trama. Esa Almanzora de la Vega ficticia es un pueblo de veraneo en la costa de Alicante, un lugar con mucha menos vida en otoño e invierno, algo que los creadores buscaban específicamente. El director señala que "los pueblos de costa fuera de temporada es una cosa que me tiene fascinado desde siempre. Me parecen medio tristes, medio melancólicos, los paseos marítimos en invierno… (...). Tiene una poética un poco decadente y, a la vez, inquietante, que para hacer una serie de misterio con esas calles largas, llenas de apartamentos vacíos, ese paseo marítimo en el que todo está cerrado… Te da una cosa super inquietante y que, por otro lado, es muy España porque somos un país turístico (...)".

En la fantasía, el sitio donde pasa todo es tan fundamental como el destino que el protagonista debe cumplir o los poderes del villano que hay que derrotar. En Paraíso, esas calles mojadas y poco concurridas, esa arquitectura tan característica de apartamentos turísticos de los 60 y los 70 contribuye a crear la atmósfera necesaria para que la historia cobre vida.