'Chicago Med' y las series de médicos: una gran familia que no para de crecer
Noticias
'Chicago Med' y las series de médicos: una gran familia que no para de crecer

Qué tendrán los médicos que no pasan de moda. Por lo menos en la ficción, porque desde 'Urgencias' hace ya 26 años, las series que se desarrollan dentro de un hospital han proliferado como las setas. No hay año en el que no tengamos alguna. O incluso más de una.

Por Israel Alejandre Carbajo - 12 Oct 2020

Chicago Med ya enfila su 6ª temporada. A España nos llega hoy la 4ª. Una serie que pertenece a dos familias. La primera la de Chicago. Primero fue Chicago Fire, una serie que nos enseñaba la vida y los problemas del cuerpo de bomberos de la ciudad del viento y después fue Chicago P.D. En esta asistíamos a la rutina de los agentes de policía. La última en llegar fue Chicago Med. No solo a la familia de Chicago, también a la familia de las series de médicos. Un género en sí mismo.

Pero vayamos al principio. A la serie que llegó para cambiarlo todo y enseñarnos que un hospital podía ser tan atractivo para la ficción como un juzgado, una comisaría o un bar de Nueva York llamado 'Central Perk'.

Urgencias

Fue una de las pioneras. Y una de las más longevas de la historia. 15 temporadas y 331 episodios en los que no solo vimos cómo se las gasta el equipo de urgencias del hospital ficticio County General, por cierto, situado en Illinois, igual que el de Chicago Med, sino que llegaron a ser parte de nuestras vidas. Porque Urgencias iba más allá. Salía del hospital y nos mostraba las penas, las alegrías, los amores y los sinsabores de la vida de sus protagonistas.

George Clooney y compañía en plena faena.
George Clooney y compañía en plena faena. / NBC

Urgencias fue la serie donde conocimos a George Clooney y donde vimos a dónde había ido a parar Goose después que Maverick no pudiese hacer nada por él en Top Gun. En cada episodio un caso médico que servía para vertebrar el resto de la trama y también para que una generación entera quisiéramos o, por lo menos, pensáramos que íbamos a dedicar nuestra vida a honrar el juramento hipocrático.

'Urgencias' es la serie más nominada a los Premios Emmy de la historia. Tiene en su haber 124 nominaciones

Urgencias se convirtió en el drama médico en prime time más longevo en la historia de la televisión estadounidense. Se llevó 124 nominaciones a los Premios Emmy. Sigue siendo la serie más nominada en la historia. Ganó 23, entre ellos el premio a la mejor serie dramática en 1996.

En total, Urgencias se llevó 116 galardones, incluyendo el prestigioso Premio Peabody y cuatro Premios del Sindicato de Actores al mejor reparto de una serie dramática. Todas las series han bebido en mayor o menor medida del legado de Urgencias, de su estructura. Por ejemplo...

Anatomía de Grey

Un caso médico por episodio, exactamente igual que Urgencias, aunque aquí la vida de sus protagonistas es bastante más ajetreada que la de sus colegas de Chicago.

A los chicos del hospital Grey-Sloan de Seattle les ha pasado de todo. Han sufrido accidentes de avión, atentados, amenazas de bomba, y por supuesto: amores y desamores. Claro que en sus 16 temporadas les ha dado tiempo más que de sobra a vivir mil aventuras (algunas casi imposibles) pero no a aburrirse. Y aunque parece que a Shonda Rhimes, su creadora, se le van a acabar las ideas, siempre se las ingenia para acabar sobreviviendo una temporada más. Incluso a dar a luz un spin-off de la serie: Sin cita previa que duró seis temporadas.

Hospital Central

El nutrido reparto de 'Hospital Central'.
El nutrido reparto de 'Hospital Central'. / TeleCinco

Es nuestra Urgencias y nuestra Anatomía de Grey. Todo en uno. Estuvo 12 años en antena, en total 19 temporadas en las que el doctor Vilches y todo el reparto se hicieron un nombre. Hospital central fue una buena cantera de actores y actrices. Supuso el lanzamiento de la carrera de varios de ellos y la consagración de muchos otros. Pero no todo en nuestra ficción ha girado en torno a los médicos.

Pulseras rojas

Pulseras rojas fue un fenómeno en su momento. Antena 3 compró los derechos para emitirla en toda España (era una serie que solo se podía ver en TV3) y se convirtió en un exitazo. Hasta el punto de que el mismísimo Steven Spielberg se interesó por ella y compró los derechos para producir una versión en Estados Unidos. Versión de la que, por cierto, no se ha vuelto a saber nada desde hace 6 años.

'Pulseras rojas' era una oda a la amistad, las ganas de vivir y el espíritu de superación

Pulseras rojas nos contaba la vida de un grupo de niños y adolescentes que coinciden en la Pediatría de un hospital a causa de sus enfermedades. La serie trataba un drama semejante siempre con humor y ternura. Se centraba en el valor de la amistad, las ganas de vivir, el afán de superación y el deseo de superar las adversidades. Un punto de vista que fue clave en un éxito que duró dos temporadas, aunque su creador siempre ha afirmado que habrá una tercera. Pero tendrá lugar años después de las dos primeras. Por eso hay que dejar que sus actores sigan creciendo.

House

En el centro de la imagen, el médico más sociópata de la televisión.
En el centro de la imagen, el médico más sociópata de la televisión. / FOX

Cambiamos de tema pero no de género. Hasta ahora os hemos hablado de series que se centraban en un colectivo. Si hablamos de series de médicos también tenemos que pasar por las series cuyo protagonista principal acaparaba toda la atención. Y no hay médico al que más le gusten los focos que al Dr. Gregory House.

Las primeras temporadas de 'House' fueron geniales y reconocidas con varios premios

Antipático, desagradable, drogadicto y extremadamente sincero. En resumen, un genio que tenía que hacer frente a los casos más raros en el hospital Princeton-Plainsboro. No había enfermedad que se le resistiese, ni enigma sin resolver. Aunque llevaba por la calle de la amargura a todos los que le rodeaban. El problema es que tanta mala baba y tanto enigma pasaron factura. House murió de éxito. Sus primeras temporadas fueron geniales y obtuvieron su reconocimiento en forma de premios, pero la serie se alargó hasta las ocho temporadas. Las últimas fueron dando unos bandazos hasta llegar a un punto final que no le hizo justicia ni a él ni, sobre todo, a los que tuvo alrededor (pobre Wilson).

The Good Doctor

Otra serie de médicos con vehículo estrella y que tiene relación con House. Uno de sus desarrolladores es David Shore, el mismo que se encargó de crear al médico del bastón y la mala leche. La diferencia es que el protagonista de The Good Doctor es diametralmente opuesto en personalidad que House. Los dos son unos genios en lo suyo, pero Shaun Murphy (Freddie Highmore) es autista y además padece el síndrome del sabio, o sea, que es un médico extraordinario pero no tiene ni idea de cómo relacionarse con su entorno. La ficción va ya por su 4ª temporada que se estrenará en España el próximo 10 de noviembre tras el parón que sufrió por el Coronavirus.

Hasta ahora, todas estas series que hemos mencionado tienen en común unas tramas en las que se apuesta directamente por el drama. Pero también hay series de médicos que abrazan otros géneros.

Scrubs

El doctor Dorian y sus compañeros curaban los males a base de risas.
El doctor Dorian y sus compañeros curaban los males a base de risas. / NBC

La serie toma su nombre del término inglés por el que se conoce la indumentaria del personal sanitario de un hospital. Y la trama, pues gira en torno a lo de siempre: las vidas personales y profesionales de los distintos personajes que trabajan en el hospital docente Sacred Heart. Las principales diferencias estriban en que sus personajes son parlanchines, bromistas, sus diálogos no son nada sesudos, a ratos incluso surrealistas. Al ser una sitcom, los capítulos nunca duraban más de 25 minutos. Aquí entramos de lleno en un mundo surrealista que le viene de perlas a la serie y por supuesto al género, sobre todo para dotarle de variedad.

The Knick

Clive Owen es John Thackery, un médico que aplicó métodos revolucionarios en la medicina de principios del siglo XX.
Clive Owen es John Thackery, un médico que aplicó métodos revolucionarios en la medicina de principios del siglo XX. / Cinemax

Y si hablamos de variedad, tenemos que hablar de The Knick. Aquí nos podemos olvidar de amoríos y dramas más grandes que la vida. Y cuando decimos vida, hablamos de la propia vida de los pacientes. A veces, una mera excusa en estas series para ir al verdadero meollo: la vida privada de los médicos. En The Knick lo que importa es la medicina. A ver... también acompañamos a sus protagonistas en su día a día. Pero esta serie viene a rellenar un importante vacío.

Otra época

Para empezar nos sitúa a principios del siglo XX, no en la actualidad como casi todas las demás. ¿Por qué? Porque fue una época de descubrimientos médicos, de avances importantísimos. De hecho, su protagonista John Thackery (Clive Owen), está basado en un personaje real, William Stewart Halsted, un innovador médico de principios de siglo XX, uno de los pioneros de la que hoy consideramos como cirugía moderna. Lo importante es que vemos una medicina distinta, una época distinta a la de nuestros días y eso ya, le da a la serie un aura diferente. La pena es que solo duró dos temporadas, pero son más que suficientes para disfrutar de una serie que intentó hacer algo distinto dentro del género médico. Lo bueno es que sus creadores han dicho hace poco que habrá una tercera temporada. ¿Cuándo? Esa es la gran pregunta.