'Borgen' es el mejor ejemplo de las series que pusieron de moda la ficción escandinava
Movistar
'Borgen' es el mejor ejemplo de las series que pusieron de moda la ficción escandinava

La década de 2010 vio el nacimiento de un nuevo fenómeno en el mundo de las series: la ficción escandinava. En medio de los asesinatos en pueblos pequeños de atmósferas oscuras surgió una política danesa que ascendía a primera ministra por una carambola y que cimentó la buena forma de las series nórdicas. 'Borgen' creó tendencia y Movistar+ repone la serie completa.

Por Serielistas - 28 Jun 2021

Cuando se piden recomendaciones de series ambientadas en el mundo de la política, desde hace unos años se ha vuelto más habitual que, por delante de El ala oeste de la Casa Blanca, se recomiende más Borgen, una serie danesa que llegó a nuestras pantallas aupada por la ola de la ficción nórdica que se vivía durante la década de 2010. La historia de Birgitte Nyborg, primera mujer en convertirse en primera ministra de Dinamarca, representó, de alguna manera, la cima de aquel enorme interés por las novedades que llegaban desde Suecia y Dinamarca, sobre todo, y que luego se extenderían también a Noruega, Finlandia y hasta Islandia.

Es probable que fuera, también, la serie que popularizó el Scandi-drama, como lo llaman los anglosajones, en España. Su emisión en Movistar+, que la repone completa a partir de hoy, la colocó en el radar también de políticos e intelectuales, no solo de los aficionados a las series nórdicas. Se volvió muy habitual que se comparara la política española con lo que Borgen enseñaba de la danesa, y mientras en el Reino Unido se obsesionaron con los jerseys de Sarah Lund, la policía protagonista de Forbrydelsen (The Killing), en nuestro país nos fijábamos más en las dinámicas de un gobierno de coalición.

Aquella Forbrydelsen, de hecho, fue la que abrió las compuertas al desembarco de las series nórdicas en el resto de Europa. A través de su emisión en BBC Four, en 2008, el resto del mundo se enganchó a la desaparición de Nanna Birk Larsen y cómo afectaba a Lund, encargada de resolverla, a la familia Larsen y hasta a la política local. Su éxito llevó a que las televisiones europeas emitieran otras ficciones criminales llegadas de Escandinavia y hasta que producciones propias se imbuyeran de sus temas y sus rasgos estilísticos. Así nació el término nordic noir para englobarlas a todas.

Sofie Grabol se hizo conocida como la Sarah Lund de 'Forbrydelsen'.
Sofie Grabol se hizo conocida como la Sarah Lund de 'Forbrydelsen'.

En un estudio de dos profesores de la Universidad de Aarhus y de la Academia Alemana de Cine se identificaban varios elementos comunes a todas las series a las que se les aplicaba la etiqueta de nordic noir: paisajes invernales oscuros y desolados, violencia explícita y tristeza general y personajes femeninos con presencias muy poderosas, además de una crítica al estado del bienestar que hereda de la novela negra sueca. The Killing, el remake estadounidense de la original danesa, respetaba escrupulosamente todos esos rasgos, presentes igualmente en la otra gran serie del género, Bron (El puente).

Esta destacaba por su crimen, un cadáver que aparecía en la frontera entre Suecia y Dinamarca, y su protagonista femenina, Saga Norén, una policía en el espectro del autismo. Su premisa la convertía en un caramelo para las adaptaciones en otros países, como la estadounidense The Bridge o la francobritánica The Tunnel. Esta cerraría el triunvirato de las ficciones nórdicas que abrieron camino, un camino que luego seguirían Atrapados o la ciencia ficción de Real Humans.

Desde aquel 2007-2010, la oferta de series escandinavas accesibles fuera de esa región es cada vez mayor. Apostar por un modelo de coproducción y por la exportación de sus títulos las convirtió en un caso de éxito muy notable, solo superado después por el dominio actual de la ficción turca.