Bob Pop cuenta en 'Maricón perdido' su vida entre el realismo mágico y las memorias más duras
Noticias
Bob Pop cuenta en 'Maricón perdido' su vida entre el realismo mágico y las memorias más duras

Lo que 'Maricón perdido' cuenta es, en el fondo, bastante duro, pero lo hace de una manera que garantiza sonrisas y hasta cierta ternura por sus personajes. TNT estrena hoy esta comedia con tres capítulos y tuvimos ocasión de hablar con Bob Pop, su creador, sobre el proceso de construcción de su autobiografía en pantalla.

Por Marina Such - 18 Jun 2021

Roberto es un adolescente soñador en un entorno que lo asfixia entre su madre castradora y el bullying que le hacen en el colegio, pero también es un joven profesional que empieza a vivir libremente su identidad, aunque eso le lleve a darse de bruces con otras formas de asfixia y violencia. Y también es un escritor y colaborador televisivo que, bajo el nombre de Bob Pop, ha creado una serie que cuenta la historia de todos esos Robertos basándose en sus experiencias personales y, al mismo tiempo, creando a un personaje que ya no es él.

Maricón perdido llega hoy a TNT con tres capítulos que nos adentran en un mundo muy reconocible para todos los espectadores y nos acercan a un protagonista que, aunque tenga su mismo nombre, no es Bob Pop, como él mismo explica: "No soy yo, es mi obra. En eso, yo soy un poquito pedante, pero es algo que yo he escrito, que yo he construido. ¿Con un material que es mío? Sí. Al final, lo que me importa es que yo lo que he escrito y creado aparezca de la mejor manera posible, se entienda muy bien y que la gente disfrute. Da igual que sea yo o no porque, además, ese yo ya no está, ya no existe".

En la construcción de ese yo de ficción resulta muy importante un elemento de fantasía que, en parte, emparenta la serie con Veneno, y que deja algunos momentos de realismo mágico que unen recuerdos y sensaciones de la misma manera en la que trabaja la memoria, asociando entre sí sentimientos, lugares y momentos. Dicho elemento fantástico también entra en acción para contar una de las escenas más duras de la serie. "La clave era explicar cómo me hace sentir ese momento", apunta Bob Pop sobre la secuencia que muestra una violación en el madrileño parque del Retiro.

'Maricón perdido' se basa en las experiencias vitales de Bob Pop.
'Maricón perdido' se basa en las experiencias vitales de Bob Pop.

Continúa señalando que "hay momentos en la serie en los que juego con lo onírico de manera voluntaria, pero en este momento, después de la violación, todo el componente onírico tiene que ver con un componente de supervivencia, de que la cabeza hace click en ese momento y no sabe si está en un sueño, en la realidad. Quería transponer lo que yo recuerdo haber sentido en ese momento, de no saber si estaba despierto o dormido, la sensación horrible de estar desnudo en un lugar público, que es un componente de pesadilla, todo eso, quería contarlo a través de imágenes".

La importancia de la fabulación y la imaginación en la supervivencia en medio de un mundo en el que no encajas es un tema importante durante sus seis capítulos. Bob no es el único que tira de la fantasía, sino que también lo hace su madre, una Candela Peña que afirma que quería interpretar a la madre más castradora posible. Para el creador, "se parecen mucho en esa necesidad de ficcionar, de imaginarse otras personas para tener otras vidas que les gusten más, y se diferencian en muchas cosas más. Se diferencian en que la madre tiene la responsabilidad de ser madre, de ejercer un modelo que probablemente no le interesa, no ha aprendido o no sabe y se encuentra con un niño que tampoco es fácil de manejar porque vive en un mundo que le desconcierta y que le genera impotencia".

La inclusión de Peña en el reparto es solo una muestra del talento que Maricón perdido ha conseguido reunir delante delante de la cámara. Ella, Alba Flores como la mejor amiga de Roberto, Carlos Bardem como su padre o Miguel Rellán como su abuelo eran todas las opciones que quería Bob, pero no quería inmiscuirse en la labor de casting y se la confió a la agencia y a la productora. Ellas encontraron también a Gabriel Sánchez y Carlos González para ser las dos versiones del protagonista.

Miguel Rellán y Gabriel Sánchez, en 'Maricón perdido'.
Miguel Rellán y Gabriel Sánchez, en 'Maricón perdido'.

La creación de la serie surgió a propuesta de TNT y, aunque a Bob Pop le costó un poco hacerse a la idea, luego tenía enseguida preparado el esbozo del primer capítulo y tenía también claro que quería que El Terrat y, en concreto, Berto Romero fueran sus socios en la aventura. Y otro aspecto que estaba meridiano en sus guiones, y que se aprecia en la serie, es la importancia de tener redes de apoyo y, sobre todo, de apoyo familiar para sobrellevar los entornos hostiles que algunas personas pueden encontrarse.

"Cuando hay acoso, maltrato o hay dolor en la escuela o en la calle, las familias tienen que entender que tienen que ser un refugio. Es su función principal", explica Bob: "En la casa le tienes que dar a alguien todas las fuerzas para soportar la hostilidad que se va a encontrar fuera; si llega a casa y la casa es una transposición de ese mundo exactamente igual, homófobo, machista e injusto que hay fuera, solo te queda la opción de la imaginación y, a veces, esa imaginación cuesta alimentarla".