Quién es Birgit Meier, la protagonista del nuevo 'true crime' de Netflix sobre el caso que tardó 28 años en resolverse
Netflix
Quién es Birgit Meier, la protagonista del nuevo 'true crime' de Netflix sobre el caso que tardó 28 años en resolverse

Netflix estrena 'A fondo: la desaparición de Birgit Meier', su nueva serie documental del género true crime que nos traslada a la Alemania de finales de los 80 cuando se produjo la desaparición de una mujer en la misma zona en la que fueron asesinadas cuatro personas. Su caso ha permanecido abierto durante casi tres décadas.

Por María G. Lomas - 26 Nov 2021

"Guapa, atractiva, positiva y enamorada de la vida", esas son las palabras con las que Wolfgang Sielaff describe a su hermana desaparecida en la docuserie A fondo: la desaparición de Birgit Meier. Si esta semana conocíamos en Lucía en la telaraña la lucha incansable de una hermana coraje, el nuevo true crime de Netflix nos descubre el ejemplo de perseverancia de Siellaf por saber dónde estaba su hermana y qué le pasó.

La desaparición de Birgit Meier es uno de esos casos en los que se acumulan las desdichadas casualidades. Birgit era una fotografa de 40 años que tenía una hija con su marido, un exitoso empresario del que estaba en proceso de divorcio en el momento de la desaparición, en 1989. De hecho, ambos habían acordado el pago de una compensación de 500.000 marcos por parte de su marido. La desaparición se produjo en Luneburgo, la ciudad alemana de la Baja Sajonia en la que vivía y en la que paralelamente fueron hallados los cadáveres de dos parejas en diferentes zonas de un bosque situados en Göhrde, cerca de la casa de Meier.

La falta de pistas llevó inicialmente a las autoridades a sospechar del marido pero, tras ser descartado, el caso comenzó a estancarse porque, además, la policía estaba centrada en la investigación de los otros asesinato ocurridos al mismo tiempo en la zona. El hermano de Meier era Wolfgang Sielaff un policía de la cercana Hamburgo y no dejó de presionar para evitar que el caso cayera en el olvido.

Después de tres o cuatro años, la investigación llevó a la policía hasta Kurt-Werner Wichmann, un jardinero de 44 años que trabajaba en casa de los vecinos de Meier y que coincidió con ella en una fiesta. El historial de delitos violentos y sexuales llevó a los agentes a registrar la casa de Wichmann, que fue detenido tras un intento de huida. En abril de 1993, el detenido se suicidó impidiendo seguir con la investigación. El caso de Birgit Meier volvía a estancarse.

Lejos de rendirse, su hermano formó un equipo con el que inició su propia investigación privada tras jubilarse en 2002 y consiguió reabrir el caso en 2013. Sin embargo, los resultados de las pesquisas no llegaron hasta 2017 -28 años después de la desaparición- cuando Sielaff halló en la antigua casa de Wichmann unos restos que fueron identificados como de Birgit Meier. El terrible hallazgo de centenares de objetos enterrados en el jardín de la vivienda como armas, zapatos, ropa, llaves, matrículas, joyas e incluso un vehículo, dan una idea de la magnitud del historial delictivo del fallecido que podría estar relacionado con alrededor de 200 desapariciones y que conectaría el crimen de Meier con los cuatro asesinatos de Göhrde. Teniendo en cuenta las cifras, la policía cree que Wichmann habría contado con un cómplice que no se ha llegado a identificar.

El escalofriante caso que mantuvo a Alemania en vilo durante décadas ha sido trasladado también a la ficción en la serie Dark Woods que llegó recientemente a Cosmo.