De 'Beartown' a 'Sensación de vivir': tres décadas de series para adolescentes que los adultos no deberían perderse
HBO
De 'Beartown' a 'Sensación de vivir': tres décadas de series para adolescentes que los adultos no deberían perderse

Las series "para adolescentes" van dirigidas a un público muy en concreto, pero no podemos olvidar que estas ficciones son una puerta abierta para que los adultos puedan entender un poco más a sus hijos y comprobar qué tipo de conductas les están inculcado. Porque algunas veces, como ocurre en 'Beartown', los padres no son el mejor ejemplo.

Por Israel Alejandre Carbajo - 18 Oct 2020

En Beartown el equipo de hockey sobre hielo juvenil tiene la oportunidad de ganar las semifinales nacionales de Suecia por primera vez. Todo el pueblo está pendiente de ellos. Y claro, en vez de apoyarles, todo es presión porque todos los sueños de ese pequeño pueblo para salir momentáneamente de la monotonía ahora reposan sobre los hombros de un puñado de adolescentes.

Es una responsabilidad demasiado grande que acaba pesando demasiado a uno de estos chavales. Una carga que se acaba transformando en un acto violento totalmente injustificado que dejará a una joven traumatizada y a un pueblo confuso.

En 'Beartown' los padres son de todo menos un buen ejemplo para sus hijos

Confusos porque no saben a quién creer y qué hacer. En Beartown los padres están lejos de ser un buen ejemplo para sus hijos. De hecho son el espejo de sus frustraciones. Por eso, esos padres que quieren hacerlo bien, que quieren comprender bien a esos hijos que ya no pueden tratar como niños, pueden echarle un vistazo a estas series...

Sex Education

Es el gran tabú. El sexo. En Sex education, a ese gran elefante en la habitación se le enfoca con luces de neón. La falta de información, la inexperiencia, las dificultades de comunicación entre padres e hijos o la necesidad de intimidad adolescente. Todo eso, está en esta serie. Y lo muestra con gran naturalidad y una buena dosis de humor ocurrente y ternura. Por eso es una ficción que ningún padre con hijos con las hormonas disparadas debería dejar pasar de largo.

Atípico

Entramos en un terreno mucho más pantanoso, porque educar a un adolescente es algo complicado, sí. Pero hacer entender a tus padres todo lo que te pasa por la cabeza y que te entiendan es todavía más complicado. Y... ¿qué pasa cuando ese adolescente es autista? Atípico nos enseña precisamente eso. Su protagonista tiene un trastorno neurobiológico del desarrollo con el que le ha tocado convivir desde pequeño y que le marcará de aquí a que se convierta en un adulto.

'Atípico' es un ejercicio de empatía con el que no es fácil enfrentarse

Por no hablar de la relación que va a tener con su familia. Porque a Sam lo que le marca no es su inteligencia, de esa va sobrado. Le marca su forma de relacionarse con los demás. Atípico es un magnífico ejercicio de empatía que nadie que tenga hijos, (independientemente de si tienen un problema parecido o no) debería perderse.

Por 13 razones

Esta serie es un puñetazo en la mesa. Un serio toque de atención para que los padres se den cuenta de lo que ocurre en muchos institutos. Las enseñanzas que deja Por 13 razones son imprescindibles para abrirnos los ojos y poner fin al acoso escolar, el abuso sexual y sobre todo a esa palabra a la que tenemos tanto terror que la sociedad entera parece que quiere hacer invisible: el suicidio.

En nuestra sociedad invisibilizamos el suicidio. Le tenemos pavor

Porque si el suicidio en general es algo que da pavor mencionar, si ya hablamos del suicidio en la adolescencia, apaga y vámonos. Intentamos enterrarlo en el rincón más oscuro del sótano más profundo de nuestro cerebro. Y no. Por 13 razones es valiente justo por eso. Porque coge todos estos problemas, y los mira de frente.

Euphoria

Esta serie son palabras mayores porque nunca una ficción sobre adolescentes había sido tan controvertida y, sobre todo, tan explícita. Euphoria no se corta un pelo a la hora de presentarnos unos adolescentes depresivos, totalmente dependientes e imprudentes con las redes sociales y sexualmente activos, igual hasta demasiado, si se ve desde el prisma de unos padres.

'Euphoria' es una serie que no enmascara la realidad de ser adolescente en la actualidad

Los creadores de la ficción dijeron en su día que muchos padres "se sentirán incómodos ante algunas de sus imágenes, la mayoría difíciles de ver en una ficción sobre adolescentes". Y no mentían porque el ejercicio de ver cómo viven los adolescentes de hoy desde fuera puede ser extenuante. Sobre todo porque la serie es totalmente honesto. No enmascara ni edulcora.

Física o química

Es el ejemplo patrio por excelencia de serie al que todo progenitor debería echarle un ojo. Porque fue la primera que se atrevió a ir tan lejos. Sí, Compañeros fue la pionera, pero Física o Química dio un paso más. Dio "el paso". Porque en el instituto Zurbarán había problemas cotidianos que ocurrían en todos los centros del país, pero que pasaban de puntillas, si es que lo hacían, al llegar a casa después de clase.

FoQ mostró cómo visibilizar la homosexualidad sin que supusiese un estigma, puso el foco sobre el racismo en nuestra sociedad y en nuestras aulas, trató el acoso escolar gracias a la evolución de sus personajes, retrató el despertar sexual de los adolescentes y para acabar, terminó representando a toda una generación.

Dark

Entramos en el terreno del puro entretenimiento. Pero no por ello, estas series evitan los subtextos. En el pueblo ficticio de Winden, entre tanto viaje en el tiempo, tanta dimensión paralela y tanto galimatías cuántico, hay familias. Dark va de familias. De padres con hijos. Con hijos adolescentes. Y de hijos con traumas por culpa de sus padres.

Hay series que se centran en el puro entretenimiento como 'Dark', pero que esconden un mensaje sobre la familia y la adolescencia

Porque están divorciados y se tiran los trastos a la cabeza, porque son infieles y pagan sus inseguridades con quien no les toca o porque directamente tu padre es un chiquillo de 11 años que ha viajado hacia atrás en el tiempo, no ha podido soportarlo y se ha suicidado. Y claro, esto deja tocado a cualquiera.

The end of the f***ing world

Adolescentes rebeldes, perdidos y con ciertos toques sociópatas. Los protagonistas de The end of the f***ing world son así en un principio. Y son así precisamente por los adultos que les han educado desde que eran bebés. Es curioso como cuanto más se van distanciando de sus padres, Alyssa y James se van volviendo cada vez más humanos. Sí, sin perder ese toque que los hace tan "ellos", pero mil veces más humanos que cuando vivían en sus "casas".

Sensación de vivir

Los problemas de 'Sensación de vivir' parecen estar a años luz de los adolescentes de ahora, pero fueron los primeros en enseñarlos.
Los problemas de 'Sensación de vivir' parecen estar a años luz de los adolescentes de ahora, pero fueron los primeros en enseñarlos. / Fox

Y dejamos para el final a la más mítica todas. Una de las pionerísimas. A ver, los problemas de Sensación de vivir eran los que eran: "qué me pongo hoy para ir al insti", "Dylan me mola", "Brenda no me mira"... Problemas de adolescentes de clase alta, vamos. Ni por asomo llegaban a la complejidad de la series adolescentes que podemos ver hoy.

'Sensación de vivir' fue una de las primeras series que se atrevió a tratar tramas de adolescentes

Pero fue el germen. Hasta esta serie, los adolescentes eran casi invisibles en la ficción. Simplemente, no existían. Pero el 90210 de Beverly Hills les puso en la picota. Solo por eso, merece la pena echarle un vistazo. Por eso y por comparar. Porque los problemas de hace 20 años no son los mismos que los de hoy, pero sirven para darse cuenta de que para comprender a nuestros adolescentes, tenemos que ponernos en su lugar.