Sean Bean y Stephen Graham, sobre su experiencia en  'Condena': "Si sirve para abrir la conversación, será un honor"
Movistar
Sean Bean y Stephen Graham, sobre su experiencia en 'Condena': "Si sirve para abrir la conversación, será un honor"

Movistar+ estrena la miniserie de la BBC 'Condena', un drama carcelario protagonizado por Sean Bean y Stephen Graham. En un encuentro organizado por la cadena británica los actores charlaron con varios medios internacionales, incluido Serielistas, sobre lo que ha supuesto para ellos este trabajo que les vuelve a reunir en una creación de Jimmy McGovern.

Por María G. Lomas - 23 Aug 2021

Condena es la nueva serie de la BBC que llega este verano a Movistar+ con una sublime interpretación de Sean Bean (Juego de tronos) y Stephen Graham (Line of duty). La miniserie narra en tres episodios las historias de dos hombres que confluyen en una cárcel del norte de Inglaterra. Uno es Mark Cobden (Sean Bean), un profesor alcohólico que una noche que conduce ebrio mata por accidente a un ciclista. El error le llevará a cumplir cuatro años de prisión en la cárcel en la que Eric McNully (Stepphen Graham) lleva 22 años trabajando como guardia con un historial intachable y una honorabilidad fuera de toda duda. Varios presos utilizarán la situación de su hijo, preso en otra prisión, para chantajearle obligándole a hacer una difícil elección.

Bean y Graham hacen gala de profesionalidad y naturalidad en la presentación virtual en la que, desde sus casas, charlan con varios periodistas extranjeros. No es la primera vez que estos dos actores veteranos, Sean Bean y Stephen Graham, trabajan juntos y eso se nota en la complicidad durante la mesa redonda. Compartieron pantalla en Accused, otra serie creada por James McGovern, que también explora la culpabilidad y los fallos del sistema, en su caso, el judicial.

Ambos interpretes coinciden en la maestría de McGovern para sumergirnos en lo que Graham enmarca como "realismo social" y que a él le recuerda a películas como Cathy come home, The loneliness of the long distance runner o A taste of honey. "Jimmy tiene es un maestro poniendo a hombres honestos en circunstancias extraordinarias", asegura Graham. Las de McGovern son historias sobre personas corrientes en situaciones extremas que llevan a la audiencia a identificarse con los personajes y a plantearse cómo actuarían en su lugar.

Sean Bean no quiso prepararse demasiado el papel para que todo fuera nuevo para él.
Sean Bean no quiso prepararse demasiado el papel para que todo fuera nuevo para él. / Movistar+

La situación de las cárceles de un país es algo que no está presente en el día día de nadie hasta que una serie como Condena te lleva a través de Mark Cobden (Sean Bean) a entrar por primera vez en un centro penitenciario desde el traslado en el furgón policial, hasta el registro inicial o el momento de conocer al compañero de celda que, como vemos en la serie, puede ser malo o estar loco o ambas. Sin ser una crítica intencionada, la serie muestra los entresijos del sistema penitenciario británico con sus virtudes y sus carencias. "Pinta una imagen del sistema y es cuestión del espectador asimilar y analizar las evidencias que les ponemos delante" afirma Graham. Personalmente, los dos actores coinciden en señalar los problemas relacionados con la salud mental y las adicciones en la cárcel, algo que queda perfectamente reflejado con la actuación de un compañero que ambos actores destacan: el papel de Jack McMullen como Daniel, un compañero de celda del protagonista.

Graham y Bean han abordado sus papeles de manera muy diferente. El actor de El señor de los anillos o Juego de tronos, asegura que no quiso prepararse demasiado el papel, más allá de trabajar al personaje, porque quería que al igual que para Mark Cobden "todo fuese nuevo y chocante" y así conseguir más autenticidad. Al contrario, Graham sí que utilizó todo el trabajo de documentación que aportó el director y pasó "un día con un guardia en la cárcel para aprender detalles técnicos". "Traté de absorber como una esponja toda la información que podía, desde la manera en la que abren la puerta de la celda mirando antes por el ventanuco o entran sin dar la espalda al interior de la celda", explica.

A pesar de que los dos son protagonistas, sus historias son de alguna manera paralelas y son pocas las escenas que comparten pero todas son "poderosas" y el secreto, afirman, es el respeto y la admiración mutua. Graham asegura que después de coincidir en Accused querían repetir y si tienen que elegir una escena se quedan con “el momento en el que McNulty va a entrar en prisión y Cobden va a salir en libertad y la dinámica de la relación cambia completamente”.

Stephen Graham pasó un día con un guardia para aprender todos los detalles técnicos.
Stephen Graham pasó un día con un guardia para aprender todos los detalles técnicos. / Movistar+

Condena explora sentimientos como la culpa, el arrepentimiento y la honestidad sin entrar en la dicotomía del bueno frente al malo o quién gana y quién pierde. Mientras el personaje de Sean Bean debe afrontar un error, asumirlo e intentar avanzar convirtiéndose en alguien mejor mientras vive la difícil experiencia de pasar por prisión; el papel de Graham es el de un hombre decente con una buena vida junto a su mujer (interpretada por Hannah Walters, su mujer en la vida real) que se ve en la situación de hacer una difícil elección para salvar a su hijo que también está en la cárcel.

Se nota al escucharles hablar que han disfrutado el trabajo en Condena y Graham confiesa que fue "uno de esos rodajes a los que es una alegría ir cada mañana". Ambos destacan al director Lewis Arnold como responsable del buen ambiente que se vivía en el set y Bean asegura que "además de Stephen, se siente orgulloso del trabajo de todos los actores porque están increíbles y auténticos".

Aunque quizá sea una serie intensa y algo oscura para la época estival, sin duda merece la pena invertir tres horas en esta miniserie que como dice Sean Bean habla de "gente real, de trabajadores y de personajes con significado que persiguen la verdad" y "puede ser como un espejo" tal y como apunta Stephen Graham. "Si abre la conversación en una familia sobre el sistema penitenciario, si puede hacer eso es un honor formar parte de ello", afirma.