'Atípico' y 'Bright Minds' muestran lo que se ha avanzado (y lo que no) en el retrato del autismo en las series
Noticias
'Atípico' y 'Bright Minds' muestran lo que se ha avanzado (y lo que no) en el retrato del autismo en las series

Siempre que había algún personaje en el espectro del autismo en una serie, o aportaba el elemento cómico o era el sumamente inteligente que solucionaba cualquier problema. Con el tiempo, su retrato ha ido evolucionando y acercándose más a la realidad de estas personas, algo que se aprecia en series como 'Atípico', 'Bright Minds' o 'The Good Doctor'.

Por Marina Such - 06 Jul 2021

Cuando se estrenó Parenthood en Estados Unidos, en 2010, uno de los aspectos que más llamó la atención fue el hecho de que el hijo de una de las familias protagonistas empezara la serie siendo diagnosticado de síndrome de Asperger. Era una oportunidad para que esas personas en el espectro del autismo (TEA, por sus siglas en castellano) tuvieran una representación que se saliera de los estereotipos y los clichés marcados por, entre otras cosas, la película Rain Man.

Porque aunque todos compartan ciertas características, no todos son iguales. Y el entorno que los rodea tampoco es el mismo ni reacciona de la misma manera. Parenthood, por ejemplo, se centraba bastante en cómo los padres de Max se adaptaban a la noticia, algo que estaba basado en la vida de su creador, Jason Katims, que señalaba que "mi esperanza es que lo normalice. No hay estigma, no hay ningún misterio".

El componente familiar es igualmente importante en Atípico, que estrena su cuarta y última temporada en Netflix. Sobre el papel, el protagonista es Sam, un joven autista de 18 años que está empezando la universidad y dando los pasos hacia llevar una vida más independiente de sus padres, pero en realidad, traza un retrato de toda su familia, desde su madre sobreprotectora a su hermana, con el descubrimiento de su orientación sexual.

A Sam lo interpreta un actor neurotípico (Keir Gilchrist) y en su momento fue tanto criticado como bien recibido por su interpretación. Una adolescente australiana con autismo de alto funcionamiento, Karly Browne, contaba, por ejemplo, que ella se veía reflejada en la obsesión de Sam con detalles que para otras personas serían irrelevantes o en su necesidad de mantenerlo todo ordenado. Sin embargo, también apuntaba que es muy raro que se vea a mujeres con TEA en televisión.

'Bright Minds' es el tipo policiaco de detectives con personalidades opuestas.
'Bright Minds' es el tipo policiaco de detectives con personalidades opuestas.

En ese aspecto, la serie francesa Bright Minds está protagonizada por dos mujeres que resuelven casos para la policía de París complementándose en sus personalidades y puntos fuertes: Raphaëlle es una inspectora impulsiva que no se calla sus opiniones, mientras Astrid es una archivista con Asperger muy educada y con un gran ojo para los detalles. Recoge de alguna manera el legado de personajes como Saga Norén en Bron (El puente) o Temperance Brennan en Bones.

La segunda temporada se estrena en COSMO y tendrá que afrontar uno de los dilemas que tienen siempre estas series, que es ser coherentes en el retrato de sus personajes con TEA y, al mismo tiempo, hacerlos evolucionar a lo largo de los años sin que parezca que se han convertido en otras personas. Es la gran espada de Damocles que pende sobre The Good Doctor, cuyo protagonista es un médico brillante que va aprendiendo poco a poco a relacionarse con sus compañeros de trabajo y, también, a identificar sus sentimientos.

Freddie Highmore, el actor que interpreta a Shaun Murphy, siempre ha afirmado que él solo está dando vida a una persona con TEA y que, en su retrato, "había presión en cuanto a representar el autismo de la forma más auténtica posible. Queríamos todos hacerlo bien". Para él, es importante reflejar el lado emocional de Shaun, no solo el intelectual: "es un estereotipo que la gente crea que las personas con autismo no tienen emociones. Él siempre tuvo esos sentimientos en su interior y creo que solo está aprendiendo a cómo comunicárselos a la gente neurotípica".

Freddie Highmore es el protagonista de 'The Good Doctor'.
Freddie Highmore es el protagonista de 'The Good Doctor'.

Estas representaciones, sin embargo, son todavía insuficientes aunque puedan verse como un paso en la dirección correcta. Tanto las personas con TEA como los expertos en el tema afirman que los hombres blancos están representados en exceso en la ficción y que la manera en la que se presenta a estos personajes corre el riesgo de valorarlos solo por lo que aportan a su entorno neurotípico. Al mismo tiempo, se suele elogiar que The Good Doctor que no intente que Shaun sea un destilado de todas las personas autistas: es simplemente una persona con autismo.