La nueva 'Aquellos maravillosos años' es el mejor ejemplo de cómo relanzar un clásico
Disney +
La nueva 'Aquellos maravillosos años' es el mejor ejemplo de cómo relanzar un clásico

Los reboots de series clásicas están a la orden del día, pero no siempre se saben hacer bien. Por cada 'Battlestar Galactica' hay tres 'MacGyver'. Sin embargo, en el caso de 'Aquellos maravillosos años' se ha encontrado la manera de ofrecer algo diferente a las nostálgicas peripecias de Kevin Arnold sin perder su esencia.

Por Marina Such - 22 Dec 2021

Si hablamos de series nostálgicas, Aquellos maravillosos años es la reina. Estrenada en 1988, echaba la mirada a veinte años atrás, a 1968, para contar cómo el pequeño Kevin Arnold iba dejando atrás la infancia mientras la sociedad estadounidense perdía también la inocencia con todos los disturbios raciales de aquel año, los asesinatos de Martin Luther King y Robert Kennedy y los efectos que la guerra de Vietnam empezaba a tener en la consciencia social del país.

Kevin se movía relativamente alejado de todo aquello porque su mundo eran sus padres, su pesado hermano, su hermana hippie, su mejor amigo Paul y Winnie, la chica que le gustaba, y todo lo que veíamos estaba narrado por la versión adulta de Kevin, que recordaba su infancia apuntando siempre todas las cosas que no entendía y de las que no se enteraba porque no dejaba de tener 12 años.

Disney+ estrena hoy una nueva versión de este clásico que desde el principio encuentra la manera de contar lo mismo sin que parezca que es una repetición. Esta nueva Aquellos maravillosos años se sitúa igualmente en 1968, pero su familia protagonista es negra, lo que altera completamente la experiencia que el joven Dean y sus padres tienen.

Dean, como Kevin, también tiene a su Winnie Cooper: Keisa Clemmons.
Dean, como Kevin, también tiene a su Winnie Cooper: Keisa Clemmons.

Una escena en el primer capítulo lo deja bien claro: Dean y sus amigos están a punto de entrar a clase y uno de ellos bebe de una fuente en el pasillo del instituto. Dos chicos blancos lo ven y se dan la vuelta para buscar otra fuente. Ni Dean ni sus amigos se dan cuenta, pero ese detalle manifiesta el ambiente en el que se mueven. Porque, además, viven en Montgomery (Alabama), uno de los lugares en los que arrancó la lucha por los derechos civiles con el boicot a los autobuses municipales segregados a partir del incidente con Rosa Parks, en 1955.

Ese contexto histórico y social determina la experiencia vital de la familia de Dean, pero él está pensando en otras cosas y, como le ocurría a Kevin, no termina de comprender qué está ocurriendo a su alrededor. Mantiene del original su cuelgue por una chica a la que no se atreve a pedirle que sea su novia y esa aura nostálgica que dan la narración de su versión adulta (aportada por Don Cheadle) y la manera en la que se fotografían las escenas, con la pátina de los recuerdos a los que tenemos cariño.

Una imagen de la nueva 'Aquellos maravillosos años'.
Una imagen de la nueva 'Aquellos maravillosos años'.

El arranque de la serie es más que prometedor. Presenta a la familia, a Dean y su entorno, al ambiente en el que se mueven (Montgomery ya no está segregada, pero blancos y negros no se mezclan) y tiene esos momentos que los espectadores adultos comprenden perfectamente, pero que Dean ni registra. La relación entre sus amigos es simpática y añade a Brad, un chico judío que es la principal interacción del protagonista fuera de su barrio.

Más adelante comprobaremos cómo maneja el equilibrio entre el drama que los hechos históricos van a acarrear (el hermano mayor de Dean está en Vietnam, por ejemplo), la realidad de que la experiencia de esa familia afroamericana es diferente de la de Kevin Arnold y el otro drama asociado a hacerse mayor, más personal, que Dean irá viviendo.